Satipo: joven sin piernas ejemplo de tenacidad en el cultivo del café

La República
26 08 2018 | 00:10h

Mañuco trabaja en el cultivo del café. A pesar de que carece de sus piernas, trepa árboles y realiza los quehaceres en su cafeto, en Satipo.

Tenacidad y lucha. Un joven de 18 años, llamado Mañuco Pichikama Santosa, quien nació en la comunidad nativa asheninka de Tiahuanaski, sector Gran Pajonal de Oventeni, distrito de Raimondi, provincia de Atalaya, en la región Ucayali, lucha día a día con la ausencia de sus extremidades inferiores pero se dedica al cultivo del café, en una pequeña chacra en la comunidad de Coviriali en Río Tambo provincia de Satipo.

Sus padres, Anibal Pichikama Mancori y doña Santosa, tuvieron 5 hijos. Cuando Mañuco aun tenía dos años, lo envolvieron, como siempre, en su cushma y para darle calor se acercaron a una vicharra que aparentemente estaba apagada, pero se prendió el fuego afectó los pies del niño.

PUEDES VER Huancayo: 28 nuevos brigadistas actuarán en desastres naturales

Luego de aquel día, los padres de Mañuco le atendieron con medicinas naturales entre hierbas y algunas bebidas, que no calmaron la infección que se había originado en sus extremidades inferiores, razón por la cual los médicos le amputaron las piernas para evitar el avance de la infección.

Pero Mañuco se adaptó a su discapacidad y poco a poco logró desenvolverse en los quehaceres de la chacra en el cultivo del café. Él trepa los árboles para retirar la fruta, machetea la maleza, carga leña al hogar de sus padres, cocina, entre otras actividades.

Mañuco ha demostrado a las rondas campesinas de Coviriali que es un buen elemento para la comunidad. Él habla asheninka y siempre conversa una sonrisa entre sus labios.

Lo único que le entristece es el poco dinero que tiene para mejorar su vida y el de sus padres. Por ello solicita el apoyo económico de las personas, para lo cual pueden comunicarse al 957599902.

Video Recomendado