De las donaciones de órganos, menos del 20% son de corazón

Un milagro para Alejandrito. Niño de 6 años espera un trasplante urgente.

Un milagro para Alejandrito. Niño de 6 años espera un trasplante urgente.

Alejandrito necesita un corazón. Un corazón que pueda reemplazar al suyo de tan solo seis años. Uno sano, anónimo y donado. Uno que pueda dejar atrás la insuficiencia cardiaca terminal que lo mantiene en una Unidad de Cuidados Intensivos. Alejandro necesita un corazón que le salve la vida.

En abril pasado, el pequeño fue diagnosticado con insuficiencia cardiaca terminal, cuya causa era una cardiomiopatía no compactada. Eso quiere decir que su miocardio (pared muscular del corazón) no tiene el grosor, ni la consistencia necesaria, lo cual impide que se contraiga y se relaje con normalidad. Con el tiempo se dilata más de la cuenta y su función contráctil disminuye. El órgano, entonces, falla, crece en exceso y la sangre no llega de manera regular a todos los órganos.

A los seis años, Alejandro espera un trasplante de corazón en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pediátrica del Instituto Nacional Cardiovascular (Incor) de EsSalud. Está sedado, con pronóstico reservado, y máquinas que le brindan soporte cardiovascular.

El pequeño, que llegó desde Chiclayo, forma parte de una larga lista que espera un trasplante en medio de una estadística poco alentadora: de cada millón de peruanos, solo 1.5 (menos de dos personas) son donantes de órganos. "Y de este total, al año, menos del 20% dona un corazón", dice Franz Soplopuco, coordinador quirúrgico de trasplantes del Incor, donde dos niños necesitan de este órgano.

Las donaciones de órganos y sangre son voluntarias, anónimas y no pueden ser dirigidas. Los pacientes a la espera están organizados según los órganos y hospitales. Las personas que quieran donar solo deben expresar su voluntad en su DNI, con su familia o en un acta especial. Así se suman a un ciclo que salva vidas. Es el camino para ayudar a los Alejandros que esperan en silencio.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO