Junín: corrida de toros en Sicaya fue rechazada por activistas

Yoselina Alfaro

La Republica
Publicidad

Activistas llegaron en buses y se trasladaron hasta la plaza de toros de Sicaya para protestar en rechazo a la corrida de toros.

No se amilanaron por la presencia policial, los activistas de distintos grupos defensores de los animales, provistos de carteles con imágenes de toros ensangrentados, protestaron frente a la Plaza de toros de Sicaya, donde se realiza anualmente la corrida de toros. 

El acontecimiento costumbrístico fue calificado de inhumano y despreciable por los defensores de los animales, quienes se trasladaron desde el parque Huamanmarca hasta Sicaya, en horas de la tarde, para hacer sentir su voz de protesta a pesar que su plantón era criticado por algunos pobladores, quienes no dudaron en insultarlos y llamarlos ignorantes.

PUEDES VER: Huancayo: organizan plantón contra corrida de toros en Sicaya

La corrida de toros que se realiza en esta parte de Huancayo, inicia con la matanza de los animales, es decir, el torero terminará por matar al animal, en cambio los posteriores días solo se realizará una "mofa" con personas que se enfrentaran a estas criaturas con la intención de divertirse siendo perseguidas, pero no las asesinarán. Por lo cual, los activistas gritaban a la policía que adentro del coliseo se cometía un delito en contra de la vida, un acto de violencia.

Afuera del coliseo, mientras los toreros se alistaban para realizar lo que denominan "arte", los protestantes gritaban a todo pulmón "Toro, amigo, el pueblo está contigo" "Entran niños, salen asesinos", frases que fueron cruciales para algunos ciudadanos quienes desistieron de ingresar al complejo, conmovidos por el discurso de los activistas.

En entrevista, los defensores lamentaron que la ley de protección y bienestar animal no se aplicara en cuestiones costumbrísticas, como la corrida de toros y jala pato, donde los animales son asesinados bajo la excusa de una tradición. Por otro lado, criticaron la asistencia de masiva de ciudadanos para disfrutar de un acto de violencia y humillación.

Con respecto a las agresiones verbales que sufrieron, mencionaron no tener miedo de decir lo que piensan, porque tienen la esperanza de ser oídos por alguien y así de a pocos cambiar esta tradición.