Sociedad

El periodista arequipeño Carlos Meneses y su rechazo a la corrupción

La Republica
Roxana Mamani

Reconocimiento. Larga trayectoria del periodista fue homenajeada en la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa. Carlos Meneses contó cómo rechazó con un rotundo no una oferta deshonesta cuando presidía la Comisión de Avance Tecnológico en Arequipa

Dentro de su bitácora mental, el periodista Carlos Meneses saca un recuerdo que le dio tranquilidad para el resto de su vida. Rechazó una coima cuando presidía la Comisión de Avance Tecnológico para cuatro hospitales de Arequipa, durante el segundo gobierno de Fernando Belaúnde Terry (1980-1985). 

La tarea de Meneses era conseguir el equipamiento para los nosocomios de Arequipa, Mollendo, Camaná y Aplao. Después de realizar exitosamente las gestiones, los proveedores le ofrecieron "su parte". Meneses emitió un no rotundo a la oferta deshonesta, que desde entonces ya era una práctica común dentro del aparato estatal. Así, la compra quedó en nada. 

PUEDES VER: Declaran inadmisible la postulación de Alfredo Zegarra

"Fue como una patada al estómago", recordó ese momento el experimentado periodista. Tiempos lejanos a los de hoy, donde audios de jueces y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) son muestra de la corrupción del Poder Judicial.

Homenajeado

Meneses contó la anécdota durante la ceremonia donde se reconoció, ante un auditorio de intelectuales y generaciones de hombres de prensa formados por él, su trayectoria. Quienes lo antecedieron en el discurso, destacaron en el director del diario El Pueblo su honestidad.

El homenaje se desarrolló en la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, donde también se presentó el libro Carlos Meneses Cornejo, un rostro del periodismo arequipeño, escrito por Hélard Fuentes Pastor, donde en 76 páginas, se rememora su trayectoria  por la prensa escrita, radio y televisión de Arequipa.

El hombre de prensa nació el 28 de marzo de 1936, el mismo día -y con la misma partera- que el nobel arequipeño Mario Vargas Llosa. Meneses, que un tiempo utilizó para firmar sus escritos el acrónimo de 'Carcome', nunca dejó la Ciudad Blanca. 

"El segundo querer, después de Dios, es la ciudad donde se nace", dijo. El periodista narró que en sus primeros años de vida fue testigo de la gran ola migratoria a Arequipa. Fue tajante al señalar que arequipeño es todo aquel que vive en esta región.

Un amigo de toda la vida, el historiador Eusebio Quiroz Paz Soldán, recordó la infancia en la casa de Meneses, ubicada en la calle Melgar y cuyas puertas fabricadas en el siglo XIX son abiertas a los turistas por el periodista. Relató que el predio quiso ser comprado por la gestión de Juan Manuel Guillén Benavides para guardar los libros que donó Vargas Llosa. Sin embargo, rechazó el pedido, por un tema de transparencia