Demandan medidas urgentes para impedir desaparición de glaciares peruanos

Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña presentó hoy en el Cusco libro en el que precisa situación actual de los nevados altoandinos y el grave peligro que corren debido al cambio climático.

 

7 Jun 2018 | 22:25 h

Los glaciares están agonizando. Están muriendo gota a gota por un acelerado proceso de deglaciación a causa del cambio climático. 

Si no se hace nada para evitarlo en menos de cien años los glaciares desaparecerán dejando sin agua a la mayoría de peruanos. Hay otros que dejarán de existir en apenas 20 y 30 años. 

La mala noticia está en el libro Inventario nacional de cordilleras glaciares del Perú, presentado hoy en el Cusco por el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (INAIGEM). Contiene datos actualizados al 2016 sobre el estado de 18 cordilleras glaciares y dos cordilleras extinguidas por el efectos del cambio climático. 

Benjamín Morales Arnao, presidente ejecutivo del INAIGEM, explicó que el estudio se hizo tomando en cuenta datos desde 1962. 

PUEDES VER: El 57% de glaciares del Perú se perdieron a causa del calentamiento global

En el 2111 desaparecerá la Cordillera Blanca, se pronostica en el estudio. En 54 años, de 1962 al 2016, su masa glaciar se redujo a 277.45 kilómetros cuadrados. Hubo más de 4 km2 de retroceso por año. Actualmente solo queda  el 61.80% de su capa blanca, y se perdió 38.29%. 

Mucho antes, en 2048, dejará de existir la Cordillera Central. Ha perdido el 63.79% de su masa glaciar, es decir, 74.76 km2, y solo queda 36.21% (42.44 km2). La tasa de retroceso fue de 1.3 km2 por año.

Mientras que la Cordillera de Ampato, que incluye el nevado de Coropuna que es la fuente de agua para Camaná y Ocoña, desaparecería en 2052.

Desde 1962 perdió 65.89% (96.68 km2) del cuerpo de nieve, a un ritmo de1.55 km2 por año. 

Asimismo, el nevado Ampay de Abancay ya perdió el 73% (2.3 km2) de su masa glaciar, solo queda 27%. "Tiene una vida muy corta", dijo Benjamín Morales Arnao.

En la cordillera del Vilcanota habrá nieve solo hasta el 2075. Ha perdido el 48% (339 km2), queda 48% (255.61 km2). Su retroceso fue de 4.7 km2 por año. La laguna de Sivinacocha está en esa cordillera y ahí se origina el río Vilcanota. 

La Cordillera de Apolobamba, en Puno, desaparecerá en 2066. Ese glaciar es la principal fuente de agua en la región altiplánica. Su  tasa de retroceso ha sido de 0.80 km2 por año. Se perdió el 52% (43.49 km2), queda 47.68 (39.83 km2)

Morales Arnao sostuvo que la desaparición de los glaciares tiene graves efectos. Afecta la seguridad alimentaria porque los campos producen menos, el pasto es pobre, y el abastecimiento de agua se ve afectado.

Además puede ocasionar catástrofes de origen glaciar como aluviones y avalanchas de hielo.

Para evitar eso urgen, dice Morales Arnado, medidas urgentes. Tenemos que adaptarnos al cambio climático  y ejecutar obras de afianzamiento hídrico mediante técnicas de siembra y cosecha de agua, gestión integrada de recursos hídricos, uso racional de recursos hídricos y repoblamiento de pastos naturales, subraya.

 

Te puede interesar