EN VIVO - Perú vs. Egipto: sigue en directo el duelo por el Mundial de Voleibol sub-18
EN VIVO - Barcelona vs. Granada: mira el minuto a minuto del partido por LaLiga

Enterrarán en Arequipa a restos del héroe de la Guerra del Pacífico

La Republica

Identidad. Tras 4 años de investigación, se conoció que la identidad de los restos es de un oficial hallado donde se desarrolló la batalla de Alto de la Alianza, Tacna. Todo apunta a que se trataría del teniente arequipeño Carlos Llosa y Llosa. 

Un equipo de arqueólogos y forenses, ayer ingresaron al cementerio general de La Apacheta en Arequipa. Se dirigieron al mausoleo de la familia Llosa y una vez ahí, abrieron uno a uno los 15 ataúdes dispuestos al interior de la cripta. 

El objetivo era descubrir si los restos del combatiente de la Guerra del Pacífico, Carlos Llosa y Llosa, se encontraban reposando ahí. Vieron cuerpos de mujeres y hombres vestidos a la usanza de la época en la que fueron enterrados, pero ninguno vestía uniforme del Ejército Peruano. 

PUEDES VER: Martín Vizcarra: “Yo le dije a PPK que lo que más quería era que termine su mandato”

Necesitaban hacer esto para tener una prueba más que el cadáver del teniente Llosa no se encontraba ahí y que la osamenta hallada en el campo donde se desarrolló la Batalla de Alto de la Alianza en 1880 (Tacna) sí le correspondería.

Para la arqueóloga Milena Vega-Centeno, ese era el indicio final por corroborar para asegurar que la identidad del "soldado desconocido", encontrado en Tacna en 2015, era el combatiente baleado por los soldados chilenos. 

Han pasado 138 años desde que se desarrolló esta contienda, que marcó la retirada de Bolivia de la guerra tras la victoria de las fuerzas del país sureño. El cadáver del combatiente por fin será enterrado con todos los honores en el cementerio general de La Apacheta. 

La ceremonia se realizará el 25 de mayo. Sus restos serán velados un día anterior, en el salón consistorial de la Municipalidad Provincial de Arequipa

La duda

Desde hace un par de meses Milena Vega–Centeno y el gobierno local gestionan el traslado de los restos del oficial para ser enterrados en la tierra del Misti. La idea de regresar a Llosa surgió luego que la encargada de la investigación anunció que la identidad de “Felipe”, como se le bautizó inicialmente, se trataba del héroe. 

Explica que para determinar quién era ese soldado desconocido, se realizaron al cuerpo estudios de odontogramas forenses, se estudió la ropa con la que fue encontrado. También se hicieron exámenes de ADN con la familia Llosa. Los forenses determinaron que murió por impacto de bala, dos realizados durante el fragor de la batalla y uno durante el repaso (remate). 

Tras la difusión del descubrimiento, el historiador arequipeño Enrique Chávez Jara cuestionó la identidad del cadáver. Explicó que existe una publicación del diario La Bolsa, donde se señala que los restos de Llosa llegaron al puerto de Mollendo en 1890. Entonces los pobladores quisieron que fuera sepultado ahí, pero sus familiares lo enterraron en la ciudad de Arequipa. 

El cementerio de La Apacheta se construyó en 1860, por lo que sería el único lugar donde pudo ser enterrado el oficial, a quien en 2016 se le entregó la Medalla del Combatiente Mariscal Andrés Avelino Cáceres.  

En la inspección realizada ayer en el mausoleo de los Llosa, no se encontró el cuerpo del teniente. Milena Vega–Centeno señala que lo que pudo pasar es que se le dio un entierro simbólico. En realidad, el cadáver nunca llegó, pero la familia decidió hacerlo en su memoria, lo cual ocurrió con varios mártires de la Guerra del Pacífico.

Su vida

Sobre Carlos Llosa existe abundante información histórica. Nació en Arequipa en el año 1849. Fue un militar que participó en diversas gestas, como la guerra civil en la toma de Arequipa, la revolución de Mariano Ignacio Prado y el combate del 2 de Mayo. 

Tras dejar el servicio, fue subprefecto de la provincia arequipeña de Islay. Pero cuando estalló la Guerra del Pacífico, pidió a Andrés Avelino Cáceres regresar al combate. Ello se narra en cartas que el "Brujo de los Andes" envió a Nicolás de Piérola.