De cinco mujeres agredidas solo una lo denuncia

VIOLENCIA SILENCIOSA. Según la Defensoría del Pueblo el Perúes uno de los países más violentos contra las mujeres. A diario hay 261 víctimas que denuncian ante las  autoridades. Pero hay un grueso número que prefi ere el silencio por temor al abandono.

14 Mar 2018 | 6:00 h

Todos los días 261 mujeres denuncian algún tipo de violencia en el país. En 2012, hubo 30 mil  víctimas, en seis años esa cifra se triplicó según el Ministerio de la Mujer.

Este diagnóstico que coloca al  Perú en el  segundo puesto de Sudamérica con más casos de  ataques a la mujer no necesariamente reflejan la realidad. Quizá esta sea peor.

Y es que solo una de cada tres mujeres abusadas acuden  a la Policía o los centros especializados.

 La coordinadora regional de la Mujer, Adriana Valencia, indica que muchas no lo hacen por miedo. Tampoco saben dónde efectuar la denunciar. A esto se denomina: la violencia silenciosa.

La apreciación coincide  con un reporte  de la Defensoría del Pueblo presentado  ayer en  Arequipa. Para el representante de esta institución, Walter Gutiérrez Camacho, las instituciones públicas tienen una tarea importante en prevenir la violencia femenina. El protagonismo lo asume el Ministerio de la Mujer pero también le compete a la Policía, Poder Judicial, la Fiscalía hacer un mejor  papel. 

Es moneda corriente que una agredida acude a una comisaría para denunciar un maltrato físico. Allí el policía la convence de que desista. A veces hasta se burla de ella.

"Si eso pasa en una comisaría de la ciudad, ¿pueden imaginarse lo que pasa en una de un pueblo alejado? ", se pregunta Valencia.

El defensor del Pueblo también se refirió al papel del  Ministerio de Educación que  promueve  la igualdad de género con el nuevo currículo Sin embargo, para la  organización "Con mis  hijos no te metas" este impulsa  la homosexualidad y las relaciones sexuales entre escolares . Por eso   está  judicializado.

"Para mí es un retroceso en la lucha contra la violencia de género", aseveró Gutiérrez.

Para efectuar su reporte la Defensoría del Pueblo se basó en el Plan Nacional Contra la Violencia de Género (PNCVG). Este busca cambiar los patrones socioculturales del país que reproducen relaciones desiguales de poder y legitiman la violencia de género. 

En su reporte la Defensoría indaga en el trabajo de 11 ministerios y 25 gobiernos regionales. Además de la Fiscalía y el Poder Judicial. El principal problema es la carencia de recursos para cumplir con el PNCVG. 

Además 10 regiones tampoco asignan dinero para luchar contra la violencia de género. Entre ellas Cusco, Moquegua, Puno y Madre de Dios.

En cuanto a la lucha frontal del abuso contra la mujer, en el Sur solo Arequipa tiene algunos resultados. Cusco, Apurímac y Madre de Dios no tienen información sobre algún avance.  Puno, Tacna y Moquegua tampoco hicieron nada.

Otro problema es la falta de capacitación de los trabajadores públicos para que sepan cómo afrontar algún caso de violencia. El estudio indica que solo el Ministerio de la Mujer tiene personal capacitado. Policía y la fiscalía se capacitan por su cuenta.

Otras brechas

Pero la violencia de género no solo se presenta con la física o psicológica, también con la económica y política.

En el país el 45% de mujeres en edades de entre 15 y 45 años no culminan su educación secundaria. Esto provoca que también se vean en desigualdad de oportunidades frente a los hombres.

Se suma a esto la poca participación que hay de mujeres en la política. Solo el 2.3% de puestos de elección popular en municipios provinciales los ocupan mujeres. 

Te puede interesar