Feliz día, Lima [VIDEO]

Roberto Ochoa
2018 M01 16 | 22:35 h

La capital peruana celebra su aniversario en plena ejecución de un ambicioso programa de recuperación y restauración de antiguas casonas monumentales ejecutado por ProLima.

Ahora que Lima cumplirá 483 años de fundada el jueves 18 de enero, es bueno recordar que su paisaje urbano no siempre se caracterizó por las tonalidades de gris de sus edificaciones cubiertas de hollín bajo su cielo panza de burro.

"Las viviendas estaban pintadas con una paleta de colores sorprendente", reconoce el arquitecto Luis Martín Bogdanovich, gerente del Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima, más conocido como ProLima.

PUEDES VER Denuncian penalmente a Luis Castañeda por corte de luz durante marcha 

En sus primeras décadas el patrón cromático de las casonas limeñas era blanco y en algunos casos con pinturas murales. Pero todo cambió con la reconstrucción de la ciudad luego del terremoto y tsunami de 1746, cuando se impone el color entero de las fachas con tonos verdes y rosados.

"Hasta los tradicionales balcones tenían colores", añade Bogdanovich. Lo cierto es que los restauradores de ProLima han hallado frontis de la iglesias –algunos de piedra– que también lucieron pintados en algún momento de su existencia.

Para recuperar el esplendor de la Lima antigua, ProLima emprendió una titánica tarea de identificación y reconstrucción de casonas ubicadas en el Cercado de Lima. Muchas de ellas aún mantienen sus tradicionales balcones.

Con el método de raspado de pintura se han hallado fachadas hasta con 20 capas de pintura, pero el promedio sigue siendo de 5. Lo importante es que el Centro Histórico de Lima lució multicolor, como si se tratara de un mecanismo de defensa ciudadano para remediar esa nube gris que cubre la capital peruana durante casi todo el año.

Como se sabe, en el Centro Histórico de Lima existe un millar de inmuebles declarados monumento. De ellos, ProLima ha identificado 19 –propiedad de la Municipalidad de Lima y de la Beneficencia– que necesitan urgente restauración. Incluye bellos balcones como la Casa del Oidor (foto inferior) en plena Plaza Mayor, vecino a la Casa de Pizarro y que forma parte de la rehabilitación peatonal del jirón que da a la Casa de la Literatura, antes Desamparados.

Impulso al turismo

El programa de recuperación de casonas no solo ampliará el circuito turístico, también beneficiará la oferta inmobiliaria del Centro Histórico capitalino.

Hoy en día se cuentan por miles los turistas peruanos y extranjeros que a diario recorren los circuitos ubicados entre la Plaza Mayor y la Plaza San Martín, una zona que también se ha visto embellecida por la visita del papa Francisco, quien sostendrá reuniones con sus hermanos jesuitas en la Sacristía de la iglesia de San Pedro y rezará el Ángelus desde el balcón del palacio arzobispal, luego de visitar la Basílica Catedral de Lima. Un balconazo santo frente a los célebres balcones limeños. ❧