Sismo en Arequipa: Más de 10 mil personas se quedan sin agua

@larepublica_pe

15 Ene 2018 | 20:07 h
La Republica

Necesidades. Distritos de Acarí, Bella Unión y Jaqui en Caravelí se quedan sin agua hasta el viernes por lo menos. Mientras tanto, la necesidad de carpas, camas y frazadas se hace imperante. Ayer por la noche se confirmó la muerte de otro poblador. 

El sismo de 6.8 grados que sacudió la mañana del domingo a la provincia de Caravelí no solo dejó como saldo dos fallecidos y más de mil viviendas dañadas, vías bloqueadas y decenas de heridos; también provocó que más de 10 mil pobladores se queden sin agua potable. 

De acuerdo a la información que brindaron las autoridades de los distritos de Acarí, Bella Unión y Jaqui, el corte se produjo por el fuerte movimiento que provocó la rotura de una tubería matriz. Refirieron que los trabajos de reparación del tubo de agua deben concluirse en el mejor de los casos este viernes. 

PUEDES VER Así quedó Huanu Huano, la zona más afectada de Arequipa tras el sismo [FOTOS]

Para no dejar desabastecida a la población, Sedapar, el Gobierno Regional y el Ministerio de Vivienda enviarán cisternas de agua. Parte de estas llegaron la tarde de ayer a la zona del desastre, pero hasta el cierre de esta nota, no se habia iniciado el reparto del agua. Ello generó malestar en la población. 

Daño en tuberías

Los distritos de Acarí y Bella Unión comparten la misma matriz de agua que abastece a la población del líquido elemento durante nueve horas al día. Esta se rompió a unos 17 kilómetros de Acarí, en una zona de difícil acceso. La rotura es de 100 metros de longitud y la tubería es de 6 pulgadas de ancho. 

El alcalde del distrito de Acarí, Enrique Riveros, explicó que la recuperación del servicio de agua potable recién se reestablecería en 3 o 4 días.

Lo mismo pasó en el distrito de Jaqui. Allí la tubería matriz se rompió en 300 metros lineales. El problema también se resolvería en los próximos días.

En todas esas jurisdicciones el servicio de agua potable es administrado por las comunas distritales. 

El alcalde provincial de Caravelí, Santiago Neyra, señaló que el Ministerio de Vivienda apoyará la reparación de las tuberías de agua. Para hoy se estima la llegada de técnicos que se encargarán de los trabajos. 

Otro distrito afectado con el corte de agua potable es Yauca. Se detectó una rotura a 12 kilómetros del centro poblado en una tubería de 4 pulgadas de diámetro. El servicio de agua potable en Yauca es administrado por Sedapar.  

Según el gerente de Sedapar, Juan Carlos de Córdova, los trabajos de reparación debieron terminar ayer por la tarde. El servicio se repondría a más tardar hoy.

Llega ayuda

Para solucionar el problema de la falta de agua, el Ministerio de Vivienda, el gobierno regional y Sedapar enviaron cisternas. 

La tarde de ayer llegaron 2 cisternas de Vivienda a Acarí y a Bella Unión. El reparto de agua demoró un poco, pues las autoridades no decidían la forma de distribución a las comunidades.

Otra cisterna de la Región habría llegado en la noche al pueblo de Jaqui para abastecer de agua a los pobladores.

Además, la ayuda en carpas y alimentos llegó anoche a los distritos más afectados por el terremoto de 6.8 grados.

La encargada del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (Coer) Arequipa, Roxana Amache, informó que  llegaron 100 carpas, 900 camas, 900 colchones y 800 frazadas.

Además enviaron 4 mil raciones de alimentos. Estas comprenden latas de atún, botellas de aceite, además de paquetes de frejol y fideos. Se espera cubrir las necesidades  de los damnificados por 10 días.

Se vinieron abajo

De acuerdo al último reporte entregado por el COER, 1109 viviendas fueron afectadas (rajaduras o derrumbes de parte de muros) y 205 colapsaron (están inhabitables). 

El distrito de Acarí, a pesar de no ser la zona del epicentro del sismo (fue frente al poblado de Lomas), resultó siendo el más afectado. Reporta 300 casas con daños. 

El alcalde Enrique Riveros informó que la cifra sigue en aumento. Estima que al final 400 casas serían las afectadas. 

Del total de viviendas dañadas, 20 colapsaron y dejaron a sus ocupantes en la calle. Además, seis instituciones educativas registran daños. 

Riveros agregó que también hay cinco puentes colgantes, que ayudaban a cruzar el río Acarí, inservibles. También se tiene bloqueada la vía hacia Atapara, un centro minero. 

Además reportó deficiencias en el servicio de salud. Aseveró que los médicos sólo trabajan 15 días al mes en Acarí. "Por fortuna, estuvieron cuando el sismo ocurrió", dijo irónicamente. 

La segunda población con más daños fue Bella Unión. Allí 213 casas están con rajaduras o muros caídos, y 74 colapsaron totalmente. También hay 3 instituciones educativas afectadas, pero solo una colapsó. Se trata del Instituto Tecnológico Peruano Español. Además el techo de la iglesia del distrito colapsó. 

El alcalde de Caravelí, Santiago Neyra, informó que en el distrito de Quicacha dos colegios de nivel inicial colapsaron. Señaló que están alistando un informe de todas las instituciones educativas afectadas. Este será enviado al Programa Nacional de Infraestructura en Educación (Pronied) del Ministerio de Educación. Esta institución se encargaría de la reconstrucción de los colegios.

Sumado a esto, parte de los centros de salud de los distritos de Chala y Atiquipa fue afectada con el terremoto. En Chala, el médico encargado Gustavo Garnica informó que cayeron los andamios del almacén y parte del laboratorio. Aún así se atendieron a 28 pacientes. Dos fueron evacuados a Camaná pero no tenían comprometida su vida.

Carreteras libres

El único trabajo que tiene un avance considerable es la limpieza de las vías afectadas. Hasta el momento, el 80% ya fueron rehabilitadas.

Santiago Neyra señaló que la Panamericana Sur ya está libre. Allí hubo algunos derrumbes de rocas, pero nada tan grande como lo ocurrido en julio del 2017. Esa vez, 5 mil toneladas de tierra aislaron a la provincia por un mes.