Revolucionaria cocina peruana

Nicky Ramos

Hace pocos años si hablabas de Perú en Europa solo se mencionaba la inseguridad, la falta de empleo y detalles que no son nada agradables para ninguno de nosotros.

Nuestro desarrollo indiscutible como país estrella en América generó menor desigualdad entre nuestro pueblo. Cada ves que visito el Perú me quedo sorprendido de los cambios que solo son evidentes si no vas muy a menudo. Hay muchos aspectos en los cuales hemos mejorado desde la gastronomía, con chefs que actúan como embajadores peruanos y quizá merecedores de un pasaporte diplomático. O, diversas figuras del carácter de Mario Testino en la fotografía y Juan Diego Flores con su voz maravillosa. Como publicó el escritor Santiago Rocagliolo hace dos años en el diario El País de España, hay un cambio en el Perú de sentimiento hacia lo positivo que se logra a través de la cocina peruana.

Por nuestra parte, los chefs o cocineros fomentamos cual embajada peruana en nuestros restaurantes un orgullo constante por cada plato de nuestra gastronomía. Los comensales en general quedan admirados por nuestro conocimiento, que día a día sorprende y es tema de conversación para foodies y entendidos profesionales del sector.

Por mi parte, suelo tener amplias conversaciones con clientes de todas partes del mundo. A los rusos les encanta el ceviche y el lomo saltado; a los chinos les fascina los anticuchos y secos; los españoles aman el ají de gallina y las causas. Es sorprendente cómo en pocos años hemos cambiado la imagen de nuestro país. Muchos amigos especialistas admiran nuestra riqueza y esto genera que quieran ir a visitarnos.

Se empieza a escuchar temas como el desarrollo de la moda, se comenta la llegada de técnicos peruanos que vienen a Europa más a menudo a hacer maestrías y especializaciones en medicina, marketing o finanzas. Se empieza a valorar a los técnicos peruanos de manera constante.

Sí, quizá la revolucionaria cocina peruana sea el punto de equilibrio para poder generar menos desigualdad, para que nuestro pueblo comience a valorar la importancia de seguir el camino de progreso en todo ámbito. En el futuro recordaremos cómo este impulso y esta difusión mundial nos ayudó a valorarnos como peruanos y comprender lo capaces que somos con nuestros defectos y virtudes en un mundo globalizado y que nos requiere para el futuro mundial.