Arequipa: Gerente de Trabajo contrató a su testigo de boda como inspector

Controversia. José Luis Carpio integró comisión que evalúo a Jaime Velarde para ingresar a laborar en Camaná. Implicados niegan que haya conflicto.  

Controversia. José Luis Carpio integró comisión que evalúo a Jaime Velarde para ingresar a laborar en Camaná. Implicados niegan que haya conflicto.  

El gerente regional de Trabajo, José Luis Carpio Quintana, está envuelto en un problema. Permitió se contrate como inspector de trabajo en la provincia de Camaná a su amigo y testigo de matrimonio Jaime Velarde Cáceres. 

De acuerdo a la documentación a la que tuvo acceso La República, el pasado 30 de mayo el exgerente regional de Trabajo y Promoción del Empleo, Carlos Zamata Flores, constituyó una comisión para convocar a un concurso público. El objetivo del proceso era contratar un inspector de trabajo para la oficina zonal de Camaná.

Tres días después de convocado el proceso, Zamata fue destituido por la gobernadora Yamila Osorio. Su lugar  fue ocupado por José Luis Carpio Quintana.

El concurso continuó sin contratiempos. Y tuvo como jurados al nuevo gerente, Carpio Quintana, al subgerente de Prevención y Solución de Conflictos, Ángel Amézquita Flores, y al abogado Alan Romero Vera, representante de la Subgerencia de Promoción del Empleo y Promoción Laboral.

Tras la primera evaluación de expedientes, tres postulantes fueron seleccionados para la etapa de examen de conocimientos. La prueba se realizó el 07 de agosto. La aprobó Jaime Velarde Cáceres con 26 puntos. Dos días después, el comité de evaluación que dirigía Carpio le hizo la entrevista personal, la cual pasó y ganó la plaza.

Fuentes de la Gerencia de Trabajo indicaron que el concurso debió anularse, porque  el único postulante hábil tenía un vínculo con el gerente de Trabajo e integrante de la comisión. 

Según la constancia de matrimonio del Arzobispado de Arequipa, se indica que Velarde fue testigo en el matrimonio de Carpio Quintana. La boda se realizó el 21 de febrero de 2009 en la parroquia San Fernando Rey de Socabaya. 

Lo niega

La República conversó telefónicamente con el ahora inspector de trabajo Jaime Velarde. Este negó tener algún vínculo amical con Carpio. “Solo conozco a Carpio Quintana por el ambiente laboral. Sé que es el gerente de Trabajo, pero nada más”. 

Su actitud cambió cuando se le indicó la existencia de la constancia de matrimonio,  donde su nombre figura como testigo. 

“Solo fui testigo de su matrimonio, no somos amigos. Nos conocimos cuando trabajábamos en la Gerencia de Trabajo, hace muchos años. No lo recordaba”, indicó Velarde. 

Por su parte, cuando se le consultó a Carpio Quintana sobre su relación con Velarde, señaló que en el momento de evaluar el expediente no se acordó que este fuera testigo de su matrimonio.

“Es amigo de mi esposa, ella lo propuso para que sea nuestro testigo”, contó.

Para Velarde y Carpio, no hay nada de malo en el proceso de contratación. Refieren que la ley dice que hay conflicto (nepotismo) hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad. Este no sería el caso.

Debió inhibirse

Para el especialista en Derecho Municipal, Jorge Sumari, Carpio Quintana debió abstenerse de participar como jurado, “ya que es una falta grave al código de ética del servidor público, y ameritaría un proceso disciplinario en su contra”, explicó. 

El numeral 4 del artículo 84 del código de ética de los servidores públicos indica que una causal de abstención se da “cuando tuviere amistad íntima [...] con cualquiera de los administrados intervinientes en un procedimiento, que se hagan patentes mediante actitudes o hechos evidentes en el proceso”. La sanción podría ir desde la amonestación hasta la destitución o el pago de una multa de hasta 12 Unidades Impositivas Tributarias (UIT).

Sumari agregó que la justificación de que el funcionario no lo recordaba no es convincente.

Malos antecedentes

Jaime Velarde Cáceres tiene un historial de cuestionamientos. Fue gerente de Recursos Humanos en el Municipio Distrital de Socabaya en 2008. Allí se le abrió un proceso administrativo en 2014 por permitir el pago indebido de gratificaciones y bonificaciones al alcalde Wuilber Mendoza en 2008. 

Sobre ello, Velarde sostuvo que no fue notificado. “Este proceso se me inicia después de muchos años. Debo aclarar que cuando llegué (a la comuna) esos pagos ya se realizaban a los alcaldes". 

En 2015, Velarde fue nombrado por la gobernadora regional de Arequipa, Yamila Osorio, como procurador adjunto. Mientras ejerció el cargo perdió siete procesos que generaron perjuicio a las arcas de la institución. A pesar de ello, pasó a la Jefatura de Recursos Humanos.

Allí nuevamente fue cuestionado. Se le inició proceso por supuestamente manipular la lista de docentes que debían acceder al pago de la deuda social de 2015. Fue sancionado, pero la resolución fue emitida fuera de tiempo y no se hizo efectiva, así que Jaime Velarde salió bien librado. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO