Debate municipal - ¿A qué hora y dónde ver la contienda entre candidatos?
Sexualidad

¿Por qué el squirting no debe ser confundido con la eyaculación femenina?

Al squirting se le suele confundir con la eyaculación femenina, aunque no tienen nada que ver. Descubre AQUÍ lo que verdaderamente es, además de cómo lograrlo.

El squirt es una respuesta natural que genera nuestro cuerpo ante la estimulación de zonas erógenas. Foto: Unsplash/referencial
El squirt es una respuesta natural que genera nuestro cuerpo ante la estimulación de zonas erógenas. Foto: Unsplash/referencial
La República

En algún momento hemos oído acerca del famoso término squirting o squirt, que suele tratarse erróneamente como la eyaculación femenina. Quizá te gustaría llegar a tener uno o estimular a la persona con la que tienes relaciones sexuales para que llegue a experimentar esta sensación.

Sin embargo, aunque todas las personas con vagina están preparadas para lograrlo, no siempre resulta tan fácil. Acompáñanos para conocer más sobre el squirting y algunos consejos para conseguirlo.

El término del squirting es ampliamente conocido, pero suele ser confundido con la eyaculación vaginal. Foto: Unsplash/referencial

¿Qué es el squirting?

De acuerdo con la sexóloga Eirelyn Gómez Arcia, el squirting hace referencia a la expulsión de un líquido transparente e inodoro que algunas mujeres pueden expulsar con o sin orgasmo. Sin embargo, para poder alcanzarlo tiene que haber un nivel de excitación bastante alto.

A menudo se suele confundir el squirting con la eyaculación vaginal, pero se trata de diferentes términos. Los órganos y los mecanismos con que se producen son diferentes. “El squirting sale de la uretra. Contiene úrea y otros componentes”, indica Eirelyn Gómez.

¿En qué se diferencia el squirting de la eyaculación vaginal?

“En el caso de la eyaculación, es un líquido blanquecino que ocurre generalmente con el orgasmo. El líquido, en ese caso, es más pequeño. Sale de las glándulas parauretrales o las glandulas de Skinner, que están alrededor de la uretra”, menciona Gómez.

Entonces, una de las principales diferencias es a nivel fisiológico. Mientras la eyaculación vaginal se produce alrededor de las glándulas antes mencionada, el squirting sale de la misma uretra.

Para la sexóloga Gómez, las sensaciones son independientes. “El squirting puede venir acompañado de eyaculación, pero es independiente de la eyaculación. Las mujeres eyaculan, es más, todas eyaculamos, pero como la proporción es tan pequeñita no nos damos cuenta. En el caso de la eyaculación también puede ocurrir antes o después del orgasmo”, apunta.

Asimismo, recalca que “es más sencillo, de una forma fisiológica, que ocurra la eyaculación que el squirting, por la cantidad de líquido que esto tiene.”

¿Cómo lograr un squirting?

Para poder alcanzarlo, Eirelyn Gómez recomienda relajarse. “A veces nos obsesionamos tanto por lograrlo que segregamos cortisol. El cortisol es una hormona que es enemiga del placer y produce estrés”, indica.

De igual manera, recomienda tener en consideración los siguientes puntos:

  • Tener un nivel de excitación muy alto.
  • Conocer muy bien nuestros cuerpos. Además, asegurarnos de que el suelo pélvico esté bien fortalecido.
  • Mantener una alta hidratación. No solo antes del encuentro sexual, sino como parte de una rutina diaria.
  • Probar la estimulación directa o con juguetes sexuales, del punto G y el clítoris. Puede ser de manera individual o en conjunto.
  • Orinar antes de las relaciones sexuales. La orina sale por la uretra y el squierting también. La sensación puede ser muy parecida a las ganas de orinar.

Recuerda que el squirting no mide el nivel de satisfacción sexual que hayas alcanzado en el encuentro íntimo, así que puede que tengas un encuentro sin squirting e igual haya sido una relación satisfactoria.