Bolas Kegel, la herramienta que ayuda a fortalecer el suelo pélvico

Fortalecer el suelo pélvico con las bolas chinas, o esferas vaginales, tiene diferentes beneficios no solo en la salud, sino también para el sexo.

Las bolas chinas o Kegel pueden traer diferentes beneficios en la sexualidad de las personas con vulva. Foto: Luda Mx
Las bolas chinas o Kegel pueden traer diferentes beneficios en la sexualidad de las personas con vulva. Foto: Luda Mx
La República

¿Alguna vez has oído hablar sobre las bolas chinas? Conocidas como esferas Kegel, son herramientas que ayudan a fortalecer el suelo pélvico, ese conjunto de músculos que va desde la pelvis hasta el coxis y se encarga de sostener la vejiga, el útero y el recto, además de la contención de los esfínteres.

Los expertos recomiendan la actividad física para mejorar la flexibilidad, fuerza, masa muscular y, sobre todo, prevenir o evitar enfermedades; pero también sirve para mejorar la actividad sexual. Por ello, aquí te contamos sobre las bolas Kegel o chinas y cómo pueden contribuir a mejorar tu salud física y sexual.

Existen diferentes tamaños y pesos de bolas Kegel. Foto: Platanomelón

¿Cómo utilizar las bolas Kegel?

El doctor Arnold Kegel creó en la década del 40 algunos ejercicios que contribuyen a controlar la incontinencia urinaria femenina luego del parto, según señala el portal Malvestida. No obstante, se descubrió que también ayudan a conseguir un mayor placer sexual, pues fortalecen los músculos que se encuentran debajo del útero y permiten que las personas con vulva alcancen el orgasmo con más facilidad.

Los ejercicios Kegel consisten en colocarse boca arriba, con los pies apoyados en el suelo y las piernas flexionadas. Luego se aprietan los músculos de la pelvis durante 15 segundos para después relajarlos. Especialistas sugieren hacer 10 repeticiones dos veces por semana, como mínimo.

Sin embargo, muchas personas no suelen ser disciplinadas con dicha práctica, por lo que aquí entran las bolas chinas, esferas con diferentes pesos unidas por un cordón elástico. Para empezar a familiarizarse con este utensilio, se puede iniciar con 5 o 10 minutos al día, que equivaldría a 3 o 4 sesiones tradicionales de los ejercicios Kegel.

Dentro de las bolas hay un sistema de esferas metálicas más pequeñas, las cuales giran con los movimientos y chocan entre ellas, provocando una suerte de vibración que causa que los músculos de la vagina se muevan de manera involuntaria y se contraigan, ayudando a tonificarlos.

Beneficios de las bolas Kegel

Estos ejercicios no solo contribuyen a fortalecer el suelo pélvico y a mantener todo en su posición, sino que también previenen la incontinencia urinaria y disminuyen los síntomas de la menopausia. Además, aumentan la lubricación natural de la vagina e incrementan el deseo sexual.