¿Qué es el beso negro?: guía para practicarlo en las relaciones sexuales

Es un mito que el beso negro o annilingus sea una práctica exclusiva de parejas homosexuales. Aquí te mostramos algunas ideas a tomar en cuenta para introducir esta práctica en el sexo.

Para realizar de forma satisfactoria el annilingus es importante la comunicación con la pareja. Foto: Deon Black
Para realizar de forma satisfactoria el annilingus es importante la comunicación con la pareja. Foto: Deon Black
La República

Existe la creencia de que el annilingus, más conocido como el beso negro, solo es practicado en relaciones sexuales de parejas homosexuales. Esta falsa idea ha ido decreciendo y cada vez más personas, independientemente de su orientación sexual, desean experimentar las sensaciones de esta práctica sexual.

Para que el beso negro pueda ser realizado, la terapeuta sexual Gillian Myhill brindó al portal Vice algunas recomendaciones como guía para explorar esta práctica.

Limpieza ante todo

La limpieza es básica e importante para el beso negro, tanto para la persona que lo recibirá como aquella que lo realizará. Para ello existen duchas anales que se pueden encontrar en los sex shops pero, de no contar con uno en el momento, Myhill recomienda hacer un lavado previo de la zona. “Si no tienes demasiado tiempo para limpiarte el ano por completo, ve al baño y asegúrate de que te lavas y secas lo mejor posible”, señala.

“Es importante señalar que, en el ano se pueden encontrar bacterias digestivas y bichos como el E. Coli o la salmonela que pueden enfermarte, así que lávate. Y si vas a dar un beso negro a alguien con vagina, asegúrate de que no extiendes nada al canal vaginal porque podrías causar una infección”, hace énfasis.

Además de la limpieza física, también es importante conocer sobre la salud sexual de la otra persona, como con cualquier otro tipo de práctica sexual, pues se podrían contagiar Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) como herpes, verrugas, gonorrea, sífilis, o hepatitis A y B. En caso de no querer realizar esta pregunta a la pareja, se puede hacer uso de las barreras bucales, efectivas tanto para el ano como para la vagina.

Encuentra una posición que más te guste

Colocarse en la posición conocida como ‘El perrito’ es lo usual para iniciar a practicar el annilingus. Es una pose cómoda que además rinda la posibilidad de estimular otras partes del cuerpo.

Sin embargo, la terapeuta sexual Gillian Myhill resalta que es importante experimentar otras posturas en las que ambas personas se sientan cómodas.

Relájate

Myhill sugiere que cuando la persona ya esté realizando la práctica, se tienen que dejar las dudas de lado. “No hay nada peor que un beso negro perezoso”, resalta.

Para quienes aún tengan dudas y/o les entusiasme tanto la idea, la especialista cree que lo mejor es ir despacio y a buen ritmo. “Hay muchas técnicas que se pueden usar, desde dar rodeos alrededor del ano hasta empujar la lengua por el recto, pruébalo todo”, sugiere.

Asimismo, recomienda que ambas personas involucradas deben estar relajadas para poder disfrutar esta práctica, pues la tensión puede influir durante el encuentro. “Habla con tu pareja, ve despacio. Si es algo nuevo para ambos es probable que estén igual de nerviosos. Procura que tu pareja se sienta segura y sexy”, explica la experta.