EN VIVO - Mirtha Vásquez se presenta en el Congreso para el voto de confianza

Sexualidad: guía para una higiene correcta en la zona genital masculina

Una de las principales recomendaciones es no hacer uso de desodorantes o polvos de talco en la zona genital, pues pueden ser perjudiciales para la salud sexual.

Las personas con pene no cuentan con mecanismos de protección como el flujo vaginal. Foto: Deluvio
Las personas con pene no cuentan con mecanismos de protección como el flujo vaginal. Foto: Deluvio
La República

La higiene íntima es de suma importancia tanto para personas con vulva o con pene. Pese a que los genitales masculinos no tienen la misma exposición a contraer una infección, sí son propensos a concentrar múltiples bacterias que podrían ser dañinas con el paso del tiempo para la persona misma y para su pareja, así como puede generar un fuerte olor de la flora natural.

“Los genitales masculinos comparten canal con la orina, están muy próximos a la zona anal y su función sexual implica un incremento en el riesgo de infecciones con su pareja”, según indica la revista Wapa.

Al igual que los órganos femeninos, los masculinos cuentan con pliegues que favorecen la acumulación de secreciones y la reproducción de microorganismos como bacterias y hongos. Sin embargo, las personas con pene no cuentan con mecanismos de defensa específicos, como el flujo vaginal para el caso de quienes tienen vulva.

Para realizar una higiene correcta en la zona genital masculina esta debe realizarse a diario, sobre todo luego de la práctica de algún deporte o de transpirar. Estas son algunas sugerencias:

  • Limpiar la zona con papel luego de cada vez que se micciona.
  • Lavar a diario con agua y jabón. Este procedimiento debe realizarse con un jabón neutro, ya sea para vulvas o penes. No se sugiere utilizar guantes o esponjas porque pueden ser una fuente potencial de contaminación.
  • Lavar todas las zonas y pliegues, desde la zona anal, una de las zonas con mayor presencia de bacterias, hasta las ingles, pene, testículos y escroto.
  • Para las personas que no han sido circuncidadas, deberán recoger suavemente el prepucio hacia atrás y limpiar, incluido el glande.
  • Secar la zona con una toalla blanca y limpia destinada específicamente para usar en esa zona.
  • No se debe hacer uso de desodorantes o polvos de talco, pues son prejudiciales para la salud sexual de los genitales.