Sexo: guía para alcanzar el orgasmo con la estimulación de los pezones

Los pezones son puntos de alta concentración de terminaciones nerviosas, por lo que son considerados zonas erógenas que pueden intensificar el placer sexual.

Todos los cuerpos pueden experimentar orgasmos, o intensificarlos, a través de la estimulación de los pezones. Foto: Unsplash
Todos los cuerpos pueden experimentar orgasmos, o intensificarlos, a través de la estimulación de los pezones. Foto: Unsplash
La República

Las partes del cuerpo destinadas al placer van más allá de los genitales. Hace no mucho tiempo atrás se pensaba que solo en el pene y la vagina, órganos relacionados con la reproducción, podían proporcionar satisfacción sexual.

Sin embargo, con el pasar de los años se ha demostrado que hay una variedad de zonas del cuerpo humano que brindan gran placer sexual como los pezones, potentes zonas erógenas que todos los cuerpos comparten y que pueden llevar a experimentar orgasmos intensos.

Lazy loaded component

Una investigación publicada en el Journal of Sexual Medicine en el año 2011 reveló que cuando se masajeaban los pezones de las mujeres se activaba la misma región cerebral que cuando se estimulaba la vagina.

La sexóloga Megan Stubbs declaró a Vice que los pezones son puntos de gran concentración de terminaciones nerviosas y activan muchas vías de placer. “Si funcionará o no para ti depende de qué tan sensibles sean tus pezones, pero hay algunas cosas que puedes hacer para amplificar esas sensaciones y ayudarte a llegar a ese punto”, enfatizó. Estas son algunas de las recomendaciones que brindó la especialista.

Prueba técnicas diferentes

Una forma de iniciar es apretando ligeramente tus pechos y luego dirigirte a las areolas, el área de piel circular de color oscuro que rodea la zona, antes de comenzar a tocar los pezones. La rudeza o suavidad que aplicarás será de acuerdo a tu preferencia, por lo que la experta sugiere que las personas se dejen llevar por las sensaciones.

“Puede que tengas que pasar por una etapa de prueba y error hasta identificar qué técnicas funcionan mejor para ti. Tal vez te funcione pasarles el dedo por encima. Quizás te gusten los toques ligeros como una pluma alrededor del pezón”, detalla Stubbs.

También se puede probar enrollando el pezón erecto entre sus dedos, y con diferentes niveles de presión mientras se pellizcan los pezones, o pellizcarlos y torcerlos ligeramente para ver si eso se siente bien.

Si te encuentras en un encuentro sexual con pareja, esta podría probar lamiendo o succionando la zona, o darle pequeños golpes con la punta de la lengua. Incluso pueden probar morderlos suavemente para amplificar la sensación.

Incorpora juguetes sexuales

Hay muchos juguetes sexuales en el mercado diseñados para jugar con los pezones. Existen las pinzas para pezones, que restringen y luego reactivan el flujo de sangre, dando paso a todo un abanico de sensaciones.

Otra alternativa son los succionadores de pezones, que actúan como pequeñas bocas en la zona y se adhieren a ellos de forma suave.

Paciencia

La especialista detalla que hay una gran posibilidad de que este juego de descubrimiento no produzca el resultado esperado de un día para otro. “Lo mejor es que disfrutes el placer del juego en sí, en lugar de presionarte pensando ‘debo tener un orgasmo de esta manera’. Si tienes un orgasmo, ¡genial! Si no, ¡también está bien! Al menos te diviertes y conoces mejor tu cuerpo”, finalizó la sexóloga.