Educación sexual: qué es el himen y cuál es su función en la vagina

El mito más conocido en torno al himen es que fue creado como una garantía de virginidad, un concepto sin sustento científico utilizado para controlar la sexualidad femenina.

Existen casos en que las mujeres nacen con un himen totalmente cerrado. Foto: Museo de la Vagina
Existen casos en que las mujeres nacen con un himen totalmente cerrado. Foto: Museo de la Vagina
La República

El himen ha sido considerado como una prueba de virginidad de las mujeres por siglos, lo que ocasionó que sean juzgadas, humilladas e incluso asesinadas por costumbres e idiosincrasias machistas que sancionan la vida sexual de las féminas.

Este mito aún prevalece en la actualidad, por lo que especialistas descartan algunas creencias que existen en torno a este tejido y detallan su verdadera función en la vagina.

La 'virginidad' es una construcción social, que está relacionada a la ruptura del himen: un hecho que no es validad por la ciencia. Foto: difusión.

¿Qué es el himen?

Diferentes estudios científicos han demostrado que el himen es un tejido membranoso que se desarrolla en la abertura vaginal. Contrario a la creencia popular, este no es una barrera que se rompe y/o impide el paso.

La publicación Virginity testing: a systematic review, de Claudia Moreno y Rose McKeon Olson, de la Universidad de Minnesota, asegura que, a medida que la mujer crece, el himen se retrae.

Esta membrana ha sido considerada un símbolo de la virginidad femenina. Por ello, la directora de Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) de España, Norma Bernad, sostiene que este concepto es uno de los mandatos construidos en el sistema patriarcal para controlar y dominar la sexualidad femenina, y asevera que la obligación de este cumplimiento social genera violencia de género y la vulneración de los derechos sexuales de las mujeres.

La función del himen en la vagina

Las y los médicos sostienen en los estudios citados que el himen tiene la función de servir como capa protectora a la cavidad vaginal durante la etapa de niñez. Protege a las menores de agentes externos que podrían ser perjudiciales.

Existen casos en que las mujeres nacen con un himen totalmente cerrado, el cual se denomina “imperforado” y se abre de manera natural durante el proceso de crecimiento para dar paso a la llegada de la primera menstruación.

Como el himen es una membrana compuesta por tejidos, es normal que exista presencia de sangre luego de que este se rompa. No obstante, expertos explican que hay casos en los que tras el rompimiento de la membrana no hubo presencia del tejido sanguíneo debido a que no existió o estuvo retenida dentro de las paredes vaginales.