La oración del médico

Por José Luis Pérez Albela
Médico

Los padres y maestros deben ser un poco médicos naturistas, nutricionistas, músicos, artistas, psicólogos, deportistas, ecologistas y maestros espirituales y capacitarse en estas áreas para cumplir mejor el rol que desempeñan con amor y sabiduría. El médico judeoespañol Moisés Maimónides (1135-1209), a quien considero mi maestro, es el padre de la curación holística que integra el cuerpo, la mente y el alma. Estudiar su biografía es una puerta al conocimiento de los tradicionales métodos de sanación. Con la oración creada por él, actualmente juran los médicos egresados de muchas universidades. Así lo hizo la promoción 14 de la Facultad de Medicina de la Universidad Federico Villarreal, a la que pertenezco y que está cumpliendo 25 años.

El texto es el siguiente:

“Tú, Eterna Providencia, me has escogido para vigilar la vida y la salud de tus criaturas. ¡Que el amor por mi arte me guíe en todo momento! ¡Que nunca esclavicen mi mente ni la avaricia ni la sed de gloria!, porque las distracciones de la verdad y del amor pueden fácilmente engañarme o llevarme a olvidar tu mandamiento de hacer solamente el bien a tus hijos. ¡Que nunca vea yo en el paciente, algo más que un prójimo que sufre! Dame fuerzas, tiempo y oportunidad para mejorar lo que he aprendido y para hacerlo más útil. Porque lo que hay que saber es infinito y el espíritu humano puede extenderse infinitamente permitiendo el diario ingreso de nuevos conocimientos. Permite que hoy pueda descubrir mis errores, y que mañana pueda ver nueva luz sobre lo que hoy creo que es totalmente cierto. ¡Oh Dios mío! Tú me has escogido para vigilar la vida y la salud de tus criaturas, listo estoy para atender a mi vocación y acudir a tu llamado. Así es”.

Como decíamos en un principio los padres deben ser conscientes de que son los primeros maestros de sus hijos. Durante los primeros siete años, los niños aprenden imitando, por eso la importancia de enseñarles con el buen ejemplo. Saber sobre nutrición y medicina natural va a asegurar una mejor calidad y salud.

Siendo un poco psicólogos sabrán que la pareja nunca debe pelearse delante de los niños ni ser violentos con ellos porque dañan su alma. Para ser maestros espirituales hay que leer sobre teología y escrituras sagradas y sabremos transmitir valores. Con una educación que mantenga al menor en contacto con la naturaleza, participando en biohuertos y excursiones contribuiremos al surgimiento de una nueva generación que cuide su primer hogar que es la tierra. El maestro Douglas Pundsack decía que el arte es muy importante y los alumnos motivados en la música clásica, danza, pintura, dibujo y escultura difícilmente se dejan llevar por sus instintos. Mañana, a las 7.00 amen el programa Bien de Salud, por Red Global, aprenderemos más con dos maestros el Dr. Juan Succar Rahme, ginecólogo, y el periodista y abogado Arturo Salazar Larraín. (Edición impresa La República )

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO