Trabajo híbrido: cinco recomendaciones para cuidar nuestra visión

Próximo a celebrarse el Día Mundial de la Salud y Seguridad en el Trabajo, conoce algunas recomendaciones oculares en las labores semipresenciales.

Se sugiere que las pantallas estén a menos del 50% del brillo. Foto: Adobe Stock
Se sugiere que las pantallas estén a menos del 50% del brillo. Foto: Adobe Stock
La República

Un estudio ha revelado que el 81% de latinoamericanos consideran que el trabajo híbrido o modelo semipresencial es el ideal. No obstante, un mayor uso de computadora desencadena altos índices de fatiga visual, debido al mayor uso de estas máquinas al virtualizar la información.

“La fatiga ocular se da por el tiempo prolongado e ininterrumpido en actividades de fijación, como es el trabajo frente a una computadora, ya que se parpadea menos. Entonces, la lágrima que baña el ojo para lubricarlo se evapora con más facilidad. Además, la luz azul, que es emitida por las pantallas, promueve el cansancio visual. Todo esto genera una sintomatología muy particular: fastidio, dolor, ojos rojos y sensación de arenilla al interior del ojo”, señala el doctor Rodrigo Arana en una nota de prensa, oftalmólogo y director médico de Oftálmica Clínica de la Visión.

Por ello, el especialista otorga cinco recomendaciones que ayudarán a la salud ocular de los colaboradores durante el trabajo híbrido:

PUEDES VER: ¿Qué es un controlador aéreo y cuáles son los requisitos necesarios para estudiar y trabajar en este puesto?
  • Cuidarse del aire acondicionado: ante un cierto grado de resequedad ocular de algunos pacientes, se recomienda no exponerse por largos periodos al aire acondicionado, ya que podría generarse un ojo seco severo, lo cual puede degenerar en una queratitis (inflamación de la córnea) o, inclusive, en úlceras de la córnea.
  • Buscar el brillo correcto en la pantalla: esta debe tener un brillo adecuado. Se sugiere que estén a menos del 50%.
PUEDES VER: ¿Cómo quitar las manchas de kétchup de la ropa?: 4 trucos caseros para removerlas
  • Medida de lentes apropiada: para ello el paciente tiene que ser evaluado por un oftalmólogo. Y es que la medida crece a partir de los 40 años. La medida dependerá de la actividad que se tenga.
  • Cuidado con los componentes de limpieza: elementos como el alcohol, peróxido de hidrógeno o amonio cuaternario nos protegen contra virus y bacterias, podrían ser nocivos si caen dentro del ojo, pueden generar irritación o, en casos más severos, quemaduras corneales.
  • Utilizar lubricantes oculares: a partir de los 40 años, es especial las mujeres, se recomienda usar lágrimas artificiales media hora antes de empezar a usar las computadoras, durante un descanso y al finalizar el uso de las pantallas. Estos deben ser recetados por un profesional.