A cuidar su retina que no se puede reemplazar

Rumi Cevallos

rumi.cevallos@glr.pe rumicef

04 Oct 2020 | 11:44 h
Renzo Cañote Flores, cirujano oftalmólogo, especialista en Retina.

Renzo Cañote Flores, cirujano oftalmólogo, especialista en Retina de Oftalmosalud, recomienda no descuidar de esta parte del ojo con chequeos de por lo menos una vez al año, pasados los 40 años de edad.

Al ser vital para la visión, el tratamiento de las enfermedades en retina no se detuvieron durante el aislamiento social obligatorio que implicó atender la Covid-19, porque la atención a las enfermedades de retina es algo que no espera. Es importante tener en cuenta e identificar las señales de alarma de que algo no anda bien en la retina y cuál es el tratamiento que se debe seguir.

Lazy loaded component

-¿Por qué es importante cuidar la retina y cuál es la función de este órgano?

-La retina es un tapiz que se encuentra dentro del ojo. El ojo es como una pelota de fútbol, la pelota está llena de aire, el ojo está lleno de un líquido y la cara interna del ojo representa la retina. Es como una antena parabólica y lo que hace es recibir la imagen que viene del mundo que nos rodea y a través del nervio óptico lleva la información hacia el cerebro para ser procesada y convertirse en el fenómeno llamado la visión.

-Cuando no hay un adecuado cuidado de la salud visual ¿cómo se puede afectar la retina?

-El ojo, a pesar de ser un órgano extremadamente pequeño, y uno podría pensar que tiene pocas partes, en realidad tiene muchísimas partes importantes y vitales. Una de ellas es la retina y es la parte neurológica del ojo. Existe un sin número de enfermedades inflamatorias, infecciosas, metabólicas, traumáticas, que pueden afectarla.

PUEDES VER: Salud visual en pandemia

-¿Qué puede afectarla?

-La retina puede ser afectada por enfermedades vasculares. Los diabéticos son propensos a tener daño en la retina. La retina se puede afectar por enfermedades que se arrastran en la genética; por ejemplo, los miopes altos tienen más riesgo de tener enfermedades de la retina en muchas variedades, incluyendo el desprendimiento de retina. La retina se puede afectar desde el nacimiento, hay enfermedades congénitas que también afectan la retina.

-¿Cuáles son las principales enfermedades que afectan la retina?

-Consideraría que las más importantes son las degenerativas y las vasculares. En las degenerativas, a la cabeza está la degeneración macular, que es una enfermedad que afecta el centro de la retina. A esa parte le llamamos la mácula y es la parte de la retina que se encarga de la lectura o de ver los detalles. Es con lo que centramos la mirada, con lo que nos fijamos de los pequeños detalles. La degeneración macular daña la mácula y el paciente pierde la capacidad de la lectura, por ejemplo. Pierde la capacidad de ver las letras de la televisión, pierde la capacidad de ver los rostros. Es una enfermedad altamente invalidante. Luego vienen las enfermedades vasculares. Los pacientes hipertensos, los pacientes diabéticos, los pacientes con arterioesclerosis, pueden tener daño de la vasculatura de la retina que puede ir perdiendo su función en el tiempo. Lo otro, que es relevante, son las enfermedades vinculadas a los errores refractivos, es decir, la miopía. Los pacientes miopes son, aunque muchas veces no lo saben, vulnerables a enfermedades de retina. La gente cree que tener miopía es solo el hecho de necesitar lentes porque no ve de lejos. Ser miope no significa solamente no ver de lejos, sino implica tener una serie de riesgos que amenazan estructural y orgánicamente la visión.

PUEDES VER: ¿Es seguro el uso de lentes de contacto durante la pandemia por Covid-19?

¿Desde qué grado de miopía se puede decir que es riesgoso y puede generar complicación en retina?

En general, las miopías leves son las que menos riesgo tienen y entendemos miopías leves hasta 2 dioptrías, pero arriba de 2,5 dioptrías, y en la medida que la graduación sea mayor, el riesgo aparentemente se incrementa y amerita una evaluación periódica a través de un examen de retina, llamado Fondo de ojo u Oftalmoscopía indirecta. Esto nos sirve para valorar cómo va esa retina en el tiempo y si encontramos algún elemento de riesgo, poderlo solucionar a tiempo.

-En el caso del desprendimiento de retina ¿cuáles son los síntomas que las personas deberían conocer para atender una situación de este tipo?

-El desprendimiento de retina es un concepto que asusta a la gente porque está ligado y asociado a la pérdida visual permanente.

-Claro que asusta…

-Y es cierto, que el desprendimiento de retina es una condición de urgencia. Pero lo primero que hay que definir es cuál es el desprendimiento de retina que requiere más importancia o mayor urgencia.

-¿Cuáles son?

-Los desprendimientos de retina asociados a inflamaciones y los desprendimientos de retina asociados a fenómenos de tracción como los diabéticos, usualmente nos dan más tiempo para tomar cartas sobre el asunto. Pero existe un desprendimiento donde la retina se rompe, se hace un agujero. A ese tipo de desprendimiento, los médicos le llamamos desprendimiento de retina regamatógeno.

-¿Cuál es ese?

-El desprendimiento de retina regamatógeno es aquel que hemos escuchado de un familiar o amigo, que si no se resuelve en el corto plazo, la limitación visual puede ser muy severa. La historia natural del desprendimiento de retina es perder toda la visión o casi toda la visión.

-¿Y cómo es tratado o abordado por el especialista en retina?

-El único mecanismo que existe para poder revertir esa condición es hacer una cirugía de retina, que en la actualidad tiene usualmente una tasa de éxito de cerca del 90%.

-Y para esa cirugía de retina ¿qué tipo de implementos tecnológicos se utiliza? Porque la gente, cuando piensa en cirugía, piensa en bisturí y en una operación invasiva. ¿Cómo es ahora?

-Esa es una pregunta bien interesante, porque dentro de la oftalmología es una de las cirugías más complejas, y quien sabe más invasivas en el ojo. Se requiere la mano del cirujano, porque es quien va conducirla, pero para poder entrar al interior del ojo y hacer una serie de maniobras que pretenden pegar la retina, se requiere de equipos altamente sofisticados, de calibres muy pequeños, pero de alta precisión. Láseres, pinzas, forcets, que van a entrar en ese pequeño espacio llamado ojo para finalmente dar solución al problema.

-Cuando usted señala que parte de los daños en retina es que esta se abre, y se presentan agujeros, no es necesariamente un desprendimiento de retina. ¿Cuál es la diferencia?

-Excelente pregunta. Hay que saber diferenciar cuando nos dicen, usted tiene la retina desprendida a que le digan usted tiene un desgarro de retina. Los desgarros de retina son roturas en la retina que se pueden producir por muchas causas. Pueden ser desgarros asociados a trauma, desgarros por miopía, por enfermedades que se arrastran desde el nacimiento. Pueden ser desgarros porque hay lesiones que predisponen la formación de esos desgarros. Todas esas condiciones nos obligan a hacer un fondo de ojo permanente para tratar de encontrarlos, de tal manera que, si se encuentra a tiempo, si la retina todavía no está desprendida, se procede a sellar esos desgarros con láser y de esa manera a reducir drásticamente el chance de que el paciente tenga un desprendimiento de retina.

PUEDES VER: Hospital Almenara realizó 110 intervenciones oftalmológicas en plena pandemia

-¿Durante la pandemia y la cuarentena hubo más casos de problemas en retina?

-Una de las cosas que siempre comento es que, de la especialidad de Oftalmología, las únicas que no pudieron parar durante la pandemia, porque representan urgencia oftalmológicas, son las condiciones vinculadas a las enfermedades de retina. Un desprendimiento de retina no espera porque si tengo un paciente con desprendimiento por más de 90 días, usualmente es una condición quirúrgica que tiene muy mal pronóstico visual. Una infección dentro del ojo, que es algo que resuelve el retinólogo, es algo que no espera. Un infarto de la retina no espera. Una lesión infecciosa o inflamatoria de retina que tiene un tratamiento antibiótico, anti inflamatorio potente, es algo que no espera. Entonces, de todas las especialidades de oftalmología donde usualmente se utilizan cirugías electivas, el departamento de retina siempre tiene que lidiar con condiciones que no son electivas, sino que usualmente son de urgencia. Por tal razón, nosotros en el departamento de retina, con o sin pandemia, hemos sentido que la gente, independientemente de la Covid-19, se ha seguido enfermando en la misma frecuencia que lo ha venido haciendo siempre.

-¿El mayor uso de laptops, tablets, celulares, televisores, y otros dispositivos en pandemia, implicó mayor deterioro visual con incidencia en la retina?

-Esa es una pregunta controversial. El uso de dispositivos de video, llámese celulares, tablets, televisores, etc. están asociados a la creencia de que pueden producir algún daño en las funciones visuales. No está demostrado que generen deterioro o daño. Está claro que el agotamiento visual, la exposición prolongada a los dispositivos de video producen sequedad ocular y eso produce muchas molestias en los pacientes. Los pacientes necesitan lubricación. Yo tengo pacientes de población pediátrica que vienen a pedirme gotas, porque tienen clases a través de los dispositivos de video o de la televisión, pero que de allí hablemos de daño permanente o de enfermedad relacionado con esto, todavía no hay nada demostrado.

-¿Cómo una persona puede identificar que tiene un serio daño en la retina? ¿Cómo puede identificar que tiene un desprendimiento grave o leve?

-Todo desprendimiento es potencialmente grave. Sin embargo, los retinólogos, tenemos signos de alarma que nos permite anticipar si un paciente está yéndose a un desprendimiento de retina.

-¿Cuáles son estos signos?

-El primer signo de alarma es la visión de puntos negros que aparecen súbitamente en uno de los ojos. El paciente reporta que desde unos días atrás comenzó a ver “moscas”, manchas flotantes que se cruzan en el eje visual y que eso no lo tenía hace poco. A eso lo llamamos miodesopsias, y esas miodesopsias son el primer signo de alarma. El segundo signo de alarma es la visión de flashazos, luces de aparición súbita, que puede aparecer en cualquier momento. A eso le llamamos fotopsias. Las fotopsias de aparición súbita, son el segundo signo de alarma que nos hace pensar que el paciente podría tener una lesión de retina. La lesión más evidente, clara y significativa es la pérdida progresiva del campo visual. Si uno ve una sombra en una esquina de nuestro campo visual y comienza a progresar, amerita una evaluación oftalmológica especialmente en el departamento de retina, lo más urgente posible.

-Lo importante es que esto tiene cura. Para eso están los médicos, para curar a los pacientes. En ese sentido, ¿qué porcentaje de recuperación tienen las personas que tuvieron un desprendimiento de retina u otras lesiones?

-La especialidad de retina es una de las más ingratas, porque si bien es cierto la tecnología nos permitió en los últimos 15 años optimizar y mejorar la estadística en cuanto a las llamadas curas, todavía queda un 10% ó 15% de pacientes que cuando presentan enfermedades de retina, lamentablemente su evolución es tórpida y afecta seriamente su visión. Pero es cierto hay avance en la medicina y hoy a los retinólogos nos permite dar solución o tratamiento a la gran mayoría de enfermedades que afectan este órgano.

-¿Qué tratamientos son los utilizados?

-Son variados. Pueden ser desde tratamientos por vía oral, y para ello utilizamos antioxidantes para enfermedades degenerativas, utilizamos láser en procedimientos de fotocoagulación para sellar lesiones, para tratar a los diabéticos, para tratar enfermedades vasculares. Utilizamos un método de congelamiento para generar un sellado de las lesiones, a la que llamamos Crioterapia. Empleamos medicamentos que se inyectan en el ojo y que son varios, antibióticos, anti inflamatorios, entre otros, para evitar enfermedades progresivas y sin lugar a duda, los tratamientos quirúrgicos.

-¿Cuáles son las recomendaciones para un adecuado cuidado de la retina?

-La mayor recomendación es que tengan en cuenta de que hay partes en el ojo que se pueden reemplazar. Si tengo problema en la córnea se puede hacer un trasplante de córnea, si hay problema en el cristalino se puede hace cirugía de catarata. Si tengo un problema en la parte blanca, que es la esclera, se puede poner un parche en la esclera.

-¿Y la retina?

-La retina no tiene reemplazo aún. Y es una parte vital del ojo y si se daña no hay manera de reemplazarla.

-¿Entonces, cuál es la recomendación?

-Que todos los pacientes deberían tener una evaluación de fondo de ojo, siquiera una vez al año, después de los 40 años de edad. Nosotros, en Oftalmosalud, somos una clínica especializada en la que no solo hay oftalmología general, sino que hay oftalmólogos especialistas y tenemos un departamento de retina con muy buenos profesionales dedicados al cuidado de la retina dentro del campo de la oftalmología.