Inmunidad innata e inmunidad adquirida: ¿qué son y cómo responden frente al coronavirus?

Andi Chero

carlo.chero@glr.pe Andichecha

31 Jul 2020 | 18:11 h
La inmunidad innata es aquella que evolucionó hace más de 2.500 millones de años. (Foto: Rafer)
La inmunidad innata es aquella que evolucionó hace más de 2.500 millones de años. (Foto: Rafer)

La inmunidad innata existe, sin duda alguna; pero no es lo suficientemente fuerte para protegernos ante un patógeno tan agresivo como el SARS-CoV-2.

En los últimos meses, ante la aparición del coronavirus, se ha hablado mucho de la inmunidad innata y la de tipo adquirida, ambas pertenecen al sistema inmunitario del ser humano; el cual se encarga de proteger a nuestro organismo ante el ingreso de algún patógeno como el virus SARS-Cov-2.

PUEDES VER “Voy a desaparecer”: viróloga china tras afirmar que el virus no procede de la naturaleza

¿Qué es la Inmunidad innata y la inmunidad adaptativa?

José Luis Aguilar, jefe del servicio de inmunoreumatología del Hospital Cayetano Heredia, sostiene que la inmunidad innata es aquella que evolucionó hace más de 2.500 millones de años y es la base para el ser vivo; sin ella este no podría existir.

Es decir, es nuestra primera línea de defensa ante cualquier tipo de agresión. Esta se inicia en las barreras físicas de nuestro cuerpo como la piel y la mucosa; reaccionando frente a cualquier peligro endógeno para el organismo, se desarrolla con la exposición a diversos antígenos.

“La inmunidad innata es un sistema muy primitivo mu simple hace uso de metodologías muy simples para su desarrollo y así controlar los patógenos”, sostiene el médico.

La COVID-19 se originó en la provincia china de Wuhan. (Foto: 65Ymás)

Por su parte, la inmunidad adaptativa es muy nueva pero mucho más sofisticada, esta se desarrolla dentro de un lapso de 5 a 14 días.

Esta es un tipo de respuesta inmunitaria superespecializada, y que comienza a actuar porque los componentes de la respuesta innata les mandan señales para que comiencen a actuar porque no pueden con el peligro generado. Nos referimos a linfocitos T (CD4 o cooperadoras y CD8 o citotóxicas) y B.

PUEDES VER Científica de Oxford confía tanto en su vacuna contra COVID-19 que experimenta con sus trillizos

¿cómo funcionan ambos tipos de inmunidad ante la COVID-19?

Aguilar, quien además se desempeña como director médico de Biotec, en el marco de la COVID-19, la inmunidad depende de tres tipos celulares o mecanismos: el primero de ellos es la producción de interferones siendo el más importante el de tipo 1 y tipo 3 (lambda) que se ubican en el epitelio de la vía respiratoria.

Este virus es un ser vivo, es el más inteligente que hay en el planeta que utiliza una célula nuestra para ingresar al, de esta manera bloquea la producción de interferones. Esto desencadena que nuestro cuerpo produzca la citoquina quienes van en ayuda de las células lambda, pero que finalmente son destruidas por el SARS ocasionando la muerte del huésped, en este caso el paciente.

El ARN del SARS-CoV-2 destruye los pulmones. (Foto: Rehab)

“El principal factor de muerte del huésped es por un bloqueo producido por el virus sobre la inmunidad innata, por la destrucción del parénquima pulmonar”, advierte el especialista.

En tanto, la inmunidad adaptativa funciona igual, ya que captura al virus y buscar los linfocitos T y B para poder producir la inmunidad celular contra el virus.

PUEDES VER “El virus no se detendrá cuando estemos todos inmunizados”, advierte experto de Yale [VIDEO]

¿Cómo cuidar nuestro sistema inmunológico?

El también jefe del laboratorio de inmunología del Departamento de Ciencias Celulares Moleculares de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), recomienda llevar una vida sana evitando el estrés, la fatiga y una alimentación balanceada. El galeno resalta que no existe manera extraordinaria de reforzarlo.

Por ello, recomienda que “debe ser muy importante que en el proceso de desarrollo de las vacunas contra el coronavirus no solo se estudie los anticuerpos que estos produzcan sino las respuestas inmunitarias de las células T y B”.