Día Mundial contra el Cáncer de Cabeza y Cuello: la sexta neoplasia más común del mundo

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

27 Jul 2020 | 16:06 h
Los cánceres de cabeza y cuello puede comprometer la cavidad nasal y la garganta, pero es más común en la boca, la laringe y la faringe. Foto: Composición LR

Los cánceres de cabeza y cuello tienen implicancias sociales y psicológicas, pues pueden alterar el comer, hablar y respirar. Sin embargo, en su mayoría, son prevenibles.

De acuerdo a Global Cancer Observatory, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el Perú, durante el 2018 se diagnosticó 1.871 casos vinculados a algún tipo de cáncer de cabeza y cuello. Esta plataforma del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) clasificó que las neoplasias localizadas en el labio y la cavidad oral; las glándulas salivales; la laringe; y la orofaringe eran los más comunes dentro de esta categoría en el país.

Si bien su diagnóstico no es frecuente, los cánceres de cabeza y cuello tienen implicancias tanto psicológicas como sociales, ya que el desarrollo de este tipo de enfermedad involucran órganos que tienen repercusión en actividades básicas como comer, respirar, beber y hablar. Revisamos algunos conceptos y datos en torno al tema.

PUEDES VER: Ivermectina para animales, negativo para uso humano

¿Qué son los cánceres de cabeza y cuello?

Los cánceres de cabeza y cuello agrupan a un conjunto de neoplasias que comienzan en las células escamosas que cubren las superficies húmedas y mucosas del interior de estas zonas. El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos incluye en este grupo a los que se desarrollan en la cavidad oral, la faringe, la laringe, los senos paranasales, la cavidad nasal y las glándulas salivales.

Localización de los cánceres de cabeza y cuello. Foto: Terese Winslow en Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos

De acuerdo a Mivael Olivera, médica oncóloga y miembro de la Sociedad Peruana de Oncología Médica, casi el 90 % de las células cancerígenas de este tipo de cánceres localizados en estas zonas son escamosas.

Es importante mencionar que el instituto especializado de cáncer estadounidense excluye los cánceres de cerebro, ojo, esófago, glándulas tiroides, de cuero cabelludo, piel, músculos y huesos de la cabeza y el cuello dentro de esta clasificación.

¿Qué causa los cánceres de cabeza y cuello?

Dos de los factores de riesgo más importantes de los cánceres de cabeza y cuello son el consumo de alcohol y tabaco. Según el Instituto Nacional de Cáncer de EE. UU., por lo menos el 75 % de este tipo de neoplasias son causados por el consumo de estas sustancias.

También el desarrollo de estas enfermedades está asociado con el virus del papiloma humano (VPH), especialmente el tipo 16. De acuerdo a la oncóloga Olivera, en el país, en los últimos años se ha incrementado el cáncer de orofaringe, vinculado al VPH, sobre todo en los más jóvenes.

PUEDES VER: El dióxido de cloro podría ser mortal en el tratamiento de la COVID-19

De igual manera, otros factores de riesgo están vinculados al consumo excesivo de alimentos salados o preservados; la exposición ocupacional, relacionado al polvo de madera, de níquel u otros productos industriales; la exposición a la radiación; y la infección por el virus de Epstein-Barr.

Síntomas de los cánceres de cabeza y cuello

El diagnóstico de este tipo de cánceres no es fácil, según Mivael Olivera, ya que los síntomas que se presenta en el desarrollo de estas enfermedades son muy generales y principalmente se asocian a un problema menor. “Epifanía en la voz, sensación de un cuerpo extraño en las cavidades bucales, dificultad para pasar los alimentos, pero no hay una forma muy frecuente”, expresa la doctora.

El Instituto Nacional de Cáncer estadounidense especifica síntomas para cada área que pueden desarrollar algún tipo de cáncer en estas zonas:

- Cavidad oral: inflamación de la mandíbula; sangrado o dolor poco común en la boca: o un parche blanco o rojo en la encía, la lengua o el revestimiento de la boca.

- Faringe: dificultad para respirar o hablar; dolor o zumbido en los oídos; dificultad para oír; dolor en el cuello o la garganta que no desaparece; o dolor para pasar comida.

- Laringe: dolor al pasar comida o dolor de oído.

- Senos paranasales y cavidad nasal: congestión que no despeja los senos nasales; sangrado por la nariz; dolores frecuentes de cabeza; inflamación u otros problemas de los ojos; o dolor en los dientes superiores.

- Glándulas salivales: dolor en la cara, el mentón o en el cuello que no desaparece; parálisis de los músculos de la cara; o hinchazón debajo del mentón o alrededor de la mandíbula.

La prevención en el cáncer

Los cánceres de cabeza y cuello, de acuerdo a los datos de la OMS, representaron aproximadamente el 2,81 % de los tipos de neoplasias en el país durante el 2018. Sin embargo, en las estadísticas solo se visualizó los cánceres localizados en el labio y cavidad oral; las glándulas salivales; la laringe; la orofaringe; la hipofaringe; y la nasofaringe.

Cáncer localizado en:Nuevos casosMuertes
Labio, cavidad oral705272
Glándulas salivales42069
Laringe276136
Orofaringe26259
Hipofaringe12035
Nasofaringe8844

Además, de acuerdo a la información del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), para el mismo año, el INEN confirmó 75 casos nuevos de diagnóstico de cáncer ubicado en los senos paranasales y la fosa nasal.

PUEDES VER: ¿Qué se sabe sobre la inmunidad de la COVID-19 y las posibles reinfecciones?

Para la oncóloga Olivera, si bien los cánceres de cabeza y cuello no son frecuentes en el país, sí es necesario considerar los efectos que puede tener una detección tardía de estas enfermedades, ya que pueden afectar funciones básicas como comer, hablar o respirar.

Por ello, la doctora enfatiza en la necesidad de realizarse chequeos preventivos sobre síntomas que puedan afectar zonas específicas de la cabeza o cuello para evitar que los cánceres se compliquen y puedan afectar otras áreas.