¿Utilizas lejía como desinfectante?: conoce estas recomendaciones y aspectos importantes

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

17 Jul 2020 | 14:05 h
Expertos recomiendan algunos consideraciones a tener en cuentan cuando se utiliza la lejía. Foto: Composición LR
Expertos recomiendan algunos consideraciones a tener en cuentan cuando se utiliza la lejía. Foto: Composición LR

La lejía es un producto de fácil acceso que permite desinfectar diversos objetos y alimentos. Conoce algunos aspectos importante a considerar en su uso cotidiano.

La lejía es un desinfectante de uso común y económico que permite limpiar pisos, superficies inertes y, frutas y verduras cuando se respetan las proporciones indicadas en agua. Por ello, es necesario tener en cuenta las recomendaciones y aspectos negativos que advierten algunos especialistas.

Con la COVID-19, los cuidados en limpieza constante en casa han aumentado. Si bien la lejía parece ser la mejor opción de uso a nivel doméstico para desinfectar ambientes, un correcto uso de este producto evitará urgencias y problemas en su empleo. Conoce los aspectos positivos e indicaciones que dan algunos expertos sobre este desinfectante.

PUEDES VER: Sistemas de desinfección contra el coronavirus: ¿en cuáles se pueden confiar?

La lejía es un hipoclorito de sodio que tiene acciones contra muchos microorganismos como virus, hongos y bacterias. Javier Llamoza, decano del Colegio Químico Farmacéutico, y Alfonso Zavaleta, profesor de Farmacia y Bioquímica de la UPCH, explican la importancia de este producto de fácil acceso.

El Minsa brinda recomendaciones para el uso de la lejía de acuerdo a cada necesidad. Foto: Captura de pantalla Digesa

Desinfectar pisos, superficies inertes, frutas y verduras

Su utilización en pisos y superficies inertes en espacios domésticos funciona para eliminar algunos agentes patógenos. Para ello, Javier Llamoza expresa que es recomendable colocar una taza de lejía en cinco litros de agua para lograr una limpieza adecuada sobre estos objetos.

En el caso de las frutas y verduras, el decano del Colegio Químico Farmacéutico sostiene que siempre se debe utilizar en estos alimentos, ya que muchas veces las plantas se riegan con aguas servidas, lo que provoca que sean productos contaminados para consumo humano. En especial, se debe utilizar en aquellos alimentos que crecen cerca a la superficie del piso como las lechugas y las fresas.

Uso de lejía es recomendable para frutas y verduras. Foto: Municipalidad de Lima.

De acuerdo a Llamoza, el protocolo a considerar es colocar una cucharada de lejía en un litro de agua. Posteriormente, poner las verduras y frutas en la solución de lejía con agua y, finalmente, enjuagar los alimentos para eliminar algún residuo de la mezcla.

PUEDES VER: ¿Qué se sabe sobre la inmunidad de la COVID-19 y las posibles reinfecciones?

Recomendaciones en el uso de la lejía

Alfonso Zavaleta detalla que una sobrexposición con este producto puede provocar dolores de garganta, dolor de nariz, malestar general e irritación. Por ello, el investigador de la UPCH asevera que en caso exista una sobredosis o exposición severa con el desinfectante es necesario acudir a un médico.

Otra indicación a considerar sobre su uso es que la solución de lejía con agua se debe usar en el mismo día de la preparación, ya que el principio activo desinfectante se degrada con el tiempo.

Las superficies también deben ser limpiadas con agua y lejía. Foto: Difusión

Por otro lado, Llamoza advierte que la lejía no se debe ingerir bajo ninguna circunstancia, debido a que quemaría la zona traqueofaringea de la persona y provocaría un grave problema de salud. Además, el químico farmacéutico reitera que un contacto directo excesivo puede irritar y quemar la piel.

Finalmente, ambos especialistas recomiendan mantener este producto fuera del alcance de los niños o guardarlo en un lugar de difícil acceso para los más pequeños de la casa. De igual manera, es necesario enfatizar en que la lejía siempre debe estar guardada en sus depósitos o envases original, pues un cambio en empaques o botellas de otros productos de consumo humano puede ocasionar una confusión y puede ser ingerido.