Dexametasona: conoce los efectos secundarios que produce consumirlo sin receta médica

La República

larepublica_pe

16 Jun 2020 | 15:54 h
La dexametasona se usa para aliviar la inflamación (hinchazón, calor, enrojecimiento y dolor). Foto: Composición LR
La dexametasona se usa para aliviar la inflamación (hinchazón, calor, enrojecimiento y dolor). Foto: Composición LR

La dexametasona tuvo resultados positivos en los pacientes más graves de COVID-19, sin embargo su automedicación ocasiona algunos efectos adversos en algunos casos.

Dexametasona contraindicaciones | De acuerdo a los resultados preliminares de una investigación en Reino Unido, la dexametasona reduce un tercio la mortalidad y mejora la supervivencia de los pacientes más graves de COVID-19. Este medicamento, que alivia la inflamación, es económico y está disponible en cualquier farmacia; sin embargo, es necesario recordar los efectos secundarios que implica su consumo.

El Ministerio de Salud, a través de la Resolución Ministerial N° 302-2020, considera la dexametasona, en su condición de inyectable, como un medicamento genérico, aunque también es común su uso a través de las tabletas o pastillas. En ambas presentaciones existen efectos secundarios y la aparición de estos ocurre comúnmente en pacientes que los consumen por periodos largos.

PUEDES VER: ¿Qué es la dexametasona, el fármaco que podría reducir la mortalidad en paciente graves de coronavirus?

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (Medline Plus), el consumo de dexametasona puede provocar malestar estomacal, irritación del estómago, vómitos, dolor de cabeza, mareos, insomnio, ansiedad, depresión, agitación, entre otros. Aunque la institución enfatiza en que “los efectos secundarios de este medicamento no son comunes, podrían llegar a presentarse”.

Además, en el caso de su uso a través de la inyección también se pueden presentar manchas de color rojo o púrpura o líneas debajo de la piel; cicatrización lenta de cortes y golpes; mayor sudoración; dolor de articulaciones; piel delgada, frágil o seca; períodos menstruales irregulares o ausentes; cambios extremos de humor y personalidad, y 10 síntomas más identificados.

En algunos casos más graves, el consumo de dexametasona podría ocasionar convulsiones; dificultad para respirar o comer; sarpullido; inflamación de la cara, piernas o tobillos; problemas de visión; debilidad muscular; heces negras o alquitranadas (color verde petróleo); aumento de peso repentino, y dolor de garganta, fiebre u otros síntomas de infección.

PUEDES VER: OMS alerta aumento de microorganismos resistentes a los fármacos debido a la automedicación

Es necesario mencionar que otro dato preliminar del ensayo clínico Recovery, realizada por la Universidad de Oxford, señaló que este fármaco no tiene ningún beneficio entre los pacientes menos graves, es decir, entre aquellos que no necesitan asistencia respiratoria. Por ello, los investigadores recomendaron no automedicarse ante la COVID-19.

Javier Llamoza, decano del Colegio Químico Farmacéutico, expresó que los efectos secundarios de los pacientes que consumen dexametasona suelen aparecer en aquellos que lo usan durante largos periodos.

Además, indicó que cuando se usan en un corto tiempo, no suelen aparecer efectos adversos. Sin embargo, pidió a la población no automedicarse y ser precavida con el consumo de medicamentos.