Lazy loaded image

Mochilas escolares no deben exceder el 15% del peso corporal del niño

Especialista asegura que un elevado peso en las mochilas de los estudiantes puede llegar a ocasionar dolores en la espalda y desviaciones en la columna.

La República
25 Feb 2020 | 14:55 h

A pocas semanas del inicio de un nuevo año escolar, los padres de familia ya comenzaron a comprar las famosas e infaltables mochilas escolares. Actualmente se pueden encontrar una variedad de modelos al gusto del estudiante. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la correcta elección de este artículo podría evitar graves problemas en la columna.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el peso de las mochilas escolares no debe superar el 15% del peso corporal del niño. Por ejemplo, si el niño pesa 30 kilos, la mochila no debería superar los 4,5 kilos.

Para la especialista en Terapia Física y Rehabilitación de la Universidad Católica Sedes Sapientiae, Rocío Pizarro, la sobrecarga de útiles que se transportan en las mochilas pueden producir dolores y problemas en la espalda, así como alteraciones musculoesqueléticas.

PUEDES VER COAR: resultados del primer examen se publican este viernes 21 de febrero

La especialista también señaló que de no tomar medidas adecuadas que eviten llevar grandes cantidades durante los cinco días de la semana, las lesiones se podrían volver crónicas en el futuro.

Pizarro indicó que los principales problemas que pueden desarrollar los escolares son la sifosis, hipercifosis, hiperlordosis y escoliosis, males relacionados a la curvatura de la columna.

Recomendaciones

Al escoger la mochila del escolar se deben considerar aspectos ergonómicos que permitan que el estudiante transporte sus útiles escolares de manera cómoda, segura y saludable. Para ello, la especialista recomienda lo siguiente:

- La altura de la mochila no debe superar a la del tronco, conviene que tenga correas a la altura de la cintura (adaptables al torso, regulables y con arnés ajustable). La misma que pueda ajustarse a la anatomía del estudiante.

- El ancho de la mochila no debe de ser mayor a la distancia entre los hombros del estudiante. Poca profundidad para garantizar que el centro de gravedad de la carga se sitúe lo más cerca posible del cuerpo.

- El respaldo debe de ser acolchado para mejorar el apoyo de la mochila sobre la espalda y evitar que el contenido pueda lesionar o fatigar al estudiante.

- Las correas superiores de la mochila debe ser acolchados y no muy firmes, regulables y con arnés ajustable. Así se garantiza una superficie de apoyo que permita una distribución de peso adecuado. Por último, un asa superior para levantar la mochila del suelo de forma cómoda.

PUEDES VER Los 10 colegios más caros de Lima: ¿Cuál es la mensualidad y cuánto ha aumentado? [INFOGRAFÍA]

- Si se usan mochilas con ruedas, estas deben ser ajustables en altura para que el niño pueda caminar lo más recto posible y así su espalda sufra menos.

- La mochila con ruedas siempre se debe empujar y no arrastrar, porque al hacerlo aumentará la curvatura de la espalda. Si el menor debe subir escaleras, lo recomendable es cargarla pegada a su cuerpo.