Autismo: ¿Qué es y cuáles son sus características?

Nicol Leon
2019 M02 25 | 10:00 h

El autismo es un tipo de Trastorno del Espectro Autista (TEA) y una condición cuyas características son imposibles de detectar en los primeros años de edad.

En los últimos años, las características del autismo se han hecho cada vez más presentes en las personas. Esta alteración neurobiológica es un tipo de Trastorno del Espectro Autista (TEA) que se encuentra en uno de cada 160 niños en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Se suele pensar que las personas con autismo son hábiles y poco emocionales. Pero esto no es más que un estereotipo. Aquí te explicamos por qué.

PUEDES VER El autismo, una condición que es invisible pero costosa en el Perú

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno neurológico que afecta el funcionamiento cerebral. Esto no quiere decir que las personas que lo tienen sufren de una discapacidad intelectual.

Según la Organización Mundial de la Salud, algunas personas con autismo pueden ser muy inteligentes y otras no.

En una publicación del diario 'El País', se le preguntó "¿qué es el autismo?" a una mujer que tiene uno de los Trastorno del Espectro Autista (TEA). Ella respondió lo siguiente:

"Un transtorno, un modo diferente de pensar, un modo determinado de gestionar mentalmente la información. Tenemos conexiones cerebrales diferentes, una manera de sentir y expresar sentimientos distinta. Ese trastorno conlleva frustraciones e impotencias que facilitan la aparición de la depresión, la ansiedad, el pánico, fobia social, crisis obsesivo - compulsivas. Yo estuvo en depresión crónica desde los 13 años. No era capaz de salir a la calle y, a veces, ni de mi propia habitación. Me rompí".

Características del autismo

La poca capacidad de comunicación, poca interacción social y las conductas repetitivas son algunos de las características del autismo. Otras evidencias de este TEA son la flexibilidad del pensamiento y de la conducta.

Puede que un niño viva en esta condición si es que insiste en seguir una rutina, no quiere que se le impongan cambios y le gusta jugar lo mismo, condiciones que se hacen visibles entre los 12 y 18 meses de edad.

Conforme van creciendo, las personas con autismo pueden sentir reacciones de hiper o hiposensibilidad a través de distintos estímulos sensoriales (auditiva, visual, táctil).

En ocasiones las manifestaciones de esta condición se presentan en la etapa adulta, lo cual puede generar problemas.

Sin embargo, cada persona con autismo puede mostrar estas características en mayor o menor medida. Por ello, se advierte que no se las prejuzgue como extraordinarias. Este no es más que un estereotipo que las ha perjudicado porque ha impedido que su desarrollo educativo y laboral se de en igualdad de condiciones.

Causas del Autismo

En los últimos 20 años, investigadores han revelado más detalles sobre la detección y el diagnóstico del autismo.

Sin embargo, estos esfuerzos aún no son suficientes para determinar cuáles son las causas de este TEA.

La hipótesis de que esta condición se presente por la inyección de vacunas fue descartada a través de investigaciones.

Pero la posibilidad de que se deba a los genes persiste, pues en estudios clínicos desarrollados con mellizos se reveló que cuando se detecta el trastorno en uno de los hermanos, existe una alta probabilidad de que el otro también lo desarrolle.

Estas investigaciones pretendían determinar los genes involucrados en la aparición del TEA. Incluso, algunas teorías, afirmaban que el autismo tenía relación con el síndrome del X frágil o discapacidad intelectual hereditaria.

Lo que sí es cierto es que las personas con el autismo tendrán vivirán para siempre con estas características.

Tratamiento del Autismo

Durante los primeros 12 meses de vida, detectar el autismo es muy difícil. Por lo general, el diagnóstico se da cuando la persona cumple los dos años.

Se recomienda que el reconocimiento de las condiciones de este TEA se haga rápidamente para que la persona tenga un desarrollo saludable.

Si es que se detecta, los padres de los menores con autismo deben garantizarles el mejor servicio sanitario y educativo. Además del apoyo especializado. Solo de esta forma se reducirán las brechas de desigualdad en cuanto a educación y trabajo respecto a las personas que no viven con este trastorno.

La familia es el principal apoyo de las personas con autismo por lo que deben ser pacientes y saber orientarlos para que la calidad de vida que lleven sea la mejor.