Aborto terapéutico: responsabilidad del Estado