ELECCIONES 2022 - Dónde votar, a qué hora y todo sobre los comicios municipales de hoy, domingo 2 de octubre
Política

Pedro Castillo: buscando apoyo para quedarse, pese a denuncias y crisis que no cesa

Estrategia. Castillo busca respaldo de sectores sociales para no perder el poder, amenazado por las acusaciones de corrupción y la confrontación política. Recurre a dirigentes populares, algunos de los cuales lo apoyaron cuando fue candidato presidencial.

En Palacio. Castillo tuvo encuentro con dirigentes sociales de Lima y Callao que lo vivaron en un salón. Al día siguiente hizo lo mismo con líderes regionales. Foto: SEPRES
En Palacio. Castillo tuvo encuentro con dirigentes sociales de Lima y Callao que lo vivaron en un salón. Al día siguiente hizo lo mismo con líderes regionales. Foto: SEPRES
David Pereda

El presidente Pedro Castillo y sus colaboradores más cercanos han empezado una estrategia en busca de apoyo de sectores populares para no perder el poder, amenazado por las denuncias y la confrontación política, e intensifican coordinaciones con dirigentes sociales, varios vinculados con la Asamblea de los Pueblos, según afirman fuentes del entorno del Ejecutivo.

Esa estrategia es impulsada por el primer ministro Aníbal Torres, su círculo de mayor confianza, y el jefe del gabinete técnico de la Presidencia de la República, Alberto Mendieta. Los ministros de Trabajo, Alejandro Salas; Justicia, Félix Chero; Comercio Exterior, Roberto Sánchez; y Cultura, Betssy Chávez; participan en esta iniciativa.

La reunión de Castillo y algunos ministros con dirigentes sociales de Lima y Callao en Palacio de Gobierno el último miércoles 10, que por momentos parecía un mitin en un salón en el que avivaban al mandatario, muestra la nueva estrategia.

“Si ustedes, con esa energía que tienen, esa voluntad que tienen para defender sus intereses, los intereses de sus hijos y de los hijos de sus hijos, trajeran a Lima 50 personas cada uno, entonces, se haría arrodillar a los golpistas, los obligarían a que tengamos una Constitución que beneficie a todos y no solo a una determinada clase o poder económico”, les dijo Torres.

“Acabo de tener una comunicación de aquellas organizaciones de las regiones del país y las provincias que están siendo autoconvocadas para hacer su marcha a Lima”, adujo Castillo.

Al día siguiente tuvo otro encuentro en Palacio con dirigentes sociales de las regiones.

En las calles. Seguidores de Castillo marcharon ayer en Lima. Foto: Félix Contreras/La República

El viernes 12 fue a entregar títulos de propiedad en el poblado de San Rafael, en Ucayali, acompañado de su esposa, la primera dama, Lilia Paredes.

Ayer, sábado 13, los prefectos de todo el país se reunieron en Lima para coordinar acciones de respaldo al Ejecutivo. Alistan una marcha de organizaciones sociales para mañana, lunes 15.

En tv. Torres ayer en canal del Estado en defensa del Gobierno. Foto: difusión

Efecto posible

“Es una estrategia cuyo efecto va a ser probablemente muy limitado. El gobierno ha fallado en movilizar a la ciudadanía hasta el momento. Aunque invocó varias veces a que ‘el pueblo’ defienda su gobierno, esto no se ha traducido en movilizaciones. De ahí que haya pasado a una estrategia más efectiva: convocar a organizaciones sociales y líderes locales que pueden garantizar al menos la movilización de sus bases”, dice el politólogo Paolo Sosa, investigador del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

“Sin embargo, incluso estas organizaciones son bastante débiles y fragmentadas. Pueden convocar a movilizaciones y paros, pero no en la intensidad en la que el gobierno necesitaría para desequilibrar el poder político de la oposición”, añade.

Asesor. Alberto Mendieta es consejero influyente en Palacio. Foto: difusión

Reacciones

Omar Coronel, sociólogo, PUCP

“Si Castillo quisiese actuar con movimientos sociales, le sería muy difícil porque desde el gobierno hay muy poca capacidad para articular con estos, y en las organizaciones sociales hay mucha debilidad”.

Paula Távara, politóloga

“Discursos entre el clientelismo, la retórica vacía y la xenofobia. Esta estrategia puede acercar más a algunas bases por ahora, pero no es sostenible sin resultados reales y esos parecen difíciles”.