EN VIVO - Comisiones parlamentarias eligen a su Mesa Directiva para el periodo 2022-2023
Política

Polémica entre Patricia Benavides y Pedro Castillo por citación fiscal

Disputa. Ni la fiscal de la Nación ni el presidente de la República cedieron en la controversia generada al definirse si la declaración del mandatario debía darse en el Ministerio Público o en Palacio de Gobierno. En el fondo, asoma una lucha de poderes que puede perjudicar la investigación. Testimonio crucial queda en el aire.

El dato. La fiscal de la Nación, Patricia Benavides, insiste en que al presidente Castillo no le alcanza la potestad de elegir dónde declarar y debe acudir a la sede del Ministerio Público. Foto: composición Fabrizio Oviedo / La República
El dato. La fiscal de la Nación, Patricia Benavides, insiste en que al presidente Castillo no le alcanza la potestad de elegir dónde declarar y debe acudir a la sede del Ministerio Público. Foto: composición Fabrizio Oviedo / La República

Un nuevo frente de batalla se ha abierto en las últimas horas entre el Ministerio Público y el presidente Pedro Castillo Terrones. Hasta las cuatro de la tarde de ayer, el abogado del mandatario había adelantado, en respuesta a la citación fiscal por el caso de ascensos irregulares en las Fuerzas Armadas, que el jefe de Estado iba a recibir a la fiscal de la Nación, Patricia Benavides, en el despacho presidencial este jueves a las 9.00 a. m.

Como la petición de Castillo se había presentado el miércoles temprano, hasta entonces la información manejada era incluso que la misma fiscal de la Nación estaba de acuerdo en acudir hoy a interrogar al jefe de Estado. Sin embargo, el escenario cambió con las horas con una respuesta tajante y frontal por parte de la máxima autoridad de la Fiscalía, que contradecía por completo lo que había decidido por la mañana.

En una entrevista con Radioprogramas, en horas de la tarde, Benavides aprovechó para responder que no acudiría al Ejecutivo para tomar la declaración de Castillo. “La diligencia será en el Ministerio Público. El pedido de la defensa se basa en el Art. 167 del Código Procesal Penal. Esa prerrogativa solo es aplicable cuando el alto dignatario es un testigo. Al ser investigado, tiene la condición de asistir a la sede de la Fiscalía”, apuntó Benavides.

Más tarde, la cuenta oficial del Ministerio Público en Twitter difundió el documento oficial con los argumentos específicos del fiscal adjunto supremo Marco Huamán Muñoz, quien detallaba por qué se rechazaba la petición de Castillo. Se mencionó así que “la comunicación” de su defensa “no tiene amparo legal y contraviene lo dispuesto por este despacho”. El asunto no quedó allí, sino que se dejó como tema resuelto el hecho de que Castillo debe acudir hoy a la Fiscalía.

Dado el cambio, Benji Espinoza también cerró filas con la misma energía indicando que tampoco irían al Ministerio Público, pues la respuesta de Castillo era clara. “La fiscal de la Nación no puede obligar al presidente a ir a la sede del Ministerio Público. Los miembros de su equipo fiscal se han comunicado conmigo y con Palacio para coordinar la diligencia de mañana ahí, no en Fiscalía”, apuntó en sus redes sociales el letrado. Más tarde, en Canal N afirmó: “Si quieren tomar la declaración, que vengan a Palacio”.

En el escrito de Espinoza, que llevaba las firmas de todo el equipo legal que defiende al mandatario, Castillo llegó a añadir lo siguiente: “Debo señalar que niego totalmente los cargos por los que se me está investigando y lamento profundamente que, de parte de la Fiscalía de la Nación, exista una politización de la justicia”.

Las fuentes consultadas por La República apuntan a que el cambio en la postura de Benavides de asistir a no asistir a Palacio obedece al tuit que publicó Castillo el martes por la noche, donde alertaba a la comunidad internacional “por qué el equipo de investigación fiscal del caso de Los Cuellos Blancos del Puerto ha sido desmantelado”, en relación a los últimos cambios que ha hecho la fiscal Benavides. Esa fue la gota que rebalsó el vaso. Previamente, además, uno de los abogados del presidente, Eduardo Pachas, atacó a la Fiscalía por “politizar” el caso y no ofrecer “garantías” en el proceso contra Castillo.

El rechazo para acudir a Palacio, indicaron las fuentes, se dio también a partir de una relectura del artículo 167 de la Constitución. “Cuando se lee bien el documento, se coteja lo solicitado por la defensa [de Castillo], se estima que no es posible acudir y que él debe más bien ir a la sede fiscal”, manifestaron.

Ya en un comunicado, incluso, la Junta de Fiscales Supremos encabezada por la misma Benavides, había respondido a lo dicho por Pachas resaltando que “todas las acciones realizadas por el Ministerio Público se hacen en el marco de la autonomía constitucional sin ningún tipo de injerencia política, económica o mediática”.

La consecuencia inmediata de esta serie de golpes a distancia entre la Fiscalía y el Ejecutivo es que queda en incertidumbre, al menos por el momento, lo que pasará con la declaración de Castillo. El escenario más probable, ante lo anunciado por ambas partes, es que si el presidente no acude hoy a la sede central de la Fiscalía, Benavides puede reprogramar esta citación e inmediatamente enviar una exhortación a cumplir lo dispuesto por su despacho.

El abogado del presidente de la República, Benji Espinoza, fue tajante al decir que su defendido no acudiría a la sede de la Fiscalía. Foto: La República

Breve historia de choques

Esta especie de ruptura de relaciones entre ambas instituciones es el punto culminante de una serie de desavenencias que en los últimos días se ha agudizado más a través de declaraciones y en las redes sociales.

La alusión de Castillo a los cuestionamientos que pesan contra Benavides por los cambios que ha hecho desde mediados de julio en el equipo especial Cuellos Blancos, así como movimientos de fiscales a otras dependencias -como el de la fiscal suprema Bersabeth Revilla, que investigaba a su hermana Emma Benavides en un caso por narcotráfico-, no ha sido bien recibida en el Ministerio Público.

De hecho, allí consideran que no son ilegales ni “extraños” los cambios que se han efectuado últimamente y que chocan con casos como los Sánchez Paredes e incluso el de Kenji Fujimori, que veía la fiscal Revilla.

Durante los eventos de Fiestas Patrias, además, ambas autoridades, Castillo y la fiscal de la Nación, se evitaron a distancia ya que se comunicó que Benavides tenía síntomas de COVID-19.

A Castillo se le imputan en el caso FF. AA. -uno de los cinco que tiene en contra- los delitos de tráfico de influencias y organización criminal.

La citación de su declaración se dio poco después de que Benavides decidiera reactivar este caso, pues anteriormente, en enero de este año, su antecesora, Zoraida Ávalos, abrió el caso para luego suspenderlo hasta que Castillo terminara su mandato argumentando el antecedente del exmandatario Martín Vizcarra y las limitantes del artículo 117 de la Constitución.

No obstante, Benavides consideró que más bien debía reactivarse la investigación, pues los cargos contra Pedro Castillo eran lo suficientemente graves como para mantenerla congelada hasta 2026, ya que implicaba una organización criminal aún operativa al interior del Poder Ejecutivo acorde a las investigaciones que se tenían entonces en diversos despachos como el de la fiscal Karla Zecenarro y Norah Cordova.

Caso concreto

Según la investigación del Ministerio Público, se atribuye a Castillo pedir en octubre de 2021 al entonces comandante general del Ejército, José Vizcarra, ascender a dos coroneles EP a generales de brigada. También se indaga la presión que habrían ejercido el exministro Walter Ayala así como Bruno Pacheco, actual colaborador eficaz, para beneficiar a otros miembros en el Ejército.

La Fiscalía tiene en su poder conversaciones entre los involucrados sobre este caso.

El 9 de agosto también se citó a Castillo para que declare por el caso del retiro de Mariano González y las presuntas acciones para frustrar las capturas de Bruno Pacheco, Juan Silva y Fray Vásquez.

Citaciones

Reprogramaciones. Bruno Pacheco y Karelim López, ambos colaboradores en los casos contra Castillo, debían declarar ayer. Sin embargo, se pidieron cambios de fecha. La cita del exministro Mariano González de mañana a las 3.00 p. m. también cambiará.

Hay cinco investigaciones en contra del presidente Castillo

Provías. Se imputa a Castillo ser jefe de una organización criminal por favorecer en el MTC a empresarios con obra Puente Tarata III.

FF. AA. Injerencia irregular en el ascenso de generales por orden de Castillo. Intervinieron también Walter Ayala y Bruno Pacheco.

Petroperú. Compra irregular de biodiésel. Están involucrados Hugo Chávez, Samir Avudayeh y los sobrinos del presidente.

Encubrimiento. Salida irregular de Mariano Gonzáles del MININTER por presuntos actos de obstrucción.

Plagio. Fiscalía de La Libertad abrió caso por plagio en tesis de maestría de Castillo y su esposa en 2012.

Respuesta de la fiscalía

Despacho fiscal fue categórico: Castillo debe ir hoy al “despacho del Área Especializada de Enriquecimiento Ilícito y Denuncias Constitucionales”.

En Twitter

Ronald Gamarra, @ronaldgamarra

Presidente @PedroCastilloTe, en su condición de investigado por corrupción, debe acudir -sí o sí- a la sede del Ministerio Público a prestar su declaración indagatoria. Así de simple, así de claro. / Solo si fuera “testigo” podría comunicar el lugar en que prestaría su testimonio.

Mauricio Saravia, @ojoenlagente

Es absurdo agregarle la tensión de si va a la Fiscalía o si declara en Palacio. Incluso como cortesía hacia la figura presidencial se debería ceder. Ya tenemos suficiente con las cosas importantes como para agregar esto. Madurez. Victimizar a Castillo es muy mala estrategia.

Podría ser un acto de obstrucción

Enfoque por: Daniel Huamán, penalista

¿Qué pasaría si el presidente Castillo no acude por primera, por segunda o por tercera vez? A diferencia de lo que puede suceder en procesos en los que no hay prerrogativas procesales, a los que se podría conducir de grado o fuerza, en el caso del presidente eso no es posible por su alta investidura. No por el momento. Pero si llega a ser desaforado, la situación sería distinta. De ser vacado, podría ser causal de un pedido de prisión preventiva. Si mantiene su decisión de no ir, también podría ser visto como acto de obstrucción de la investigación.

Castillo Debe ir a la fiscalía

Enfoque por: Oscar Urbiola, constitucionalista

La fiscal de la Nación está aplicando el artículo pertinente del Código Procesal Penal que establece que los altos dignatarios, para declarar como testigos, pueden hacerlo en sus respectivos despachos. Pero el señor Castillo ya no está como testigo sino como imputado. La situación de investigado durante su mandato es inédita. Creo que esto va a sentar jurisprudencia para lograr el fin que persigue la justicia que es llegar a la verdad. La fiscal de la Nación hace bien en exigir al presidente que concurra a su despacho.

Lucha de poderes. Imagen: Composición La República