ELECCIONES 2022 - Por primera vez Minedu no suspenderá clases escolares a nivel nacional
Política

¿Cuál es el perfil que debería tener el reemplazo de Aníbal Torres en la PCM?

La República conversó con analistas políticos tras el anuncio de Aníbal Torres de poner su cargo a disposición del jefe de Estado. Expertos coincidieron en que la elección del nuevo primer ministro estará relacionada a lo que Pedro Castillo busque a futuro: confrontar o alcanzar consensos.

La salida de Aníbal Torres producirá una crisis ministerial que obligará al presidente Pedro Castillo a juramentar a su quinto gabinete. Foto: composición de Jazmín Ceras / La República
La salida de Aníbal Torres producirá una crisis ministerial que obligará al presidente Pedro Castillo a juramentar a su quinto gabinete. Foto: composición de Jazmín Ceras / La República
Miguel Ángel Candia

El desgaste de Aníbal Torres como presidente del Consejo de Ministros es —sin duda alguna— la principal motivación de su renuncia al cargo. Una carta de dimisión, enviada este miércoles 3 de agosto durante las primeras horas del día, fue el aviso de que Pedro Castillo tendrá la oportunidad de oxigenar su Gobierno con la elección de un nuevo jefe de la PCM y la conformación de otro gabinete que lo ayude a remontar un partido que se aprecia algo cuesta abajo para el mandatario, con más de una investigación preliminar abierta en el Ministerio Público y una sombra de desconfianza que le pisa los callos.

Desde el Parlamento, la salida de Aníbal Torres congregó voces al unísono a favor. El consenso sobre la necesidad de su renuncia parece estar escrita en piedra. En diálogo con La República, la politóloga Paula Távara considera que la poca capacidad de diálogo y el carácter confrontacional que mostró en los últimos meses hizo de su salida un clamor casi popular.

“Dadas las características de confrontación que Torres ha tenido, su poca capacidad de diálogo hace necesario en este contexto, pensando en la gobernabilidad, pensar en tener una persona que tuviese más credibilidad, que es una cosa que ha ido perdiendo. Así como la legitimidad y el respeto”, opina.

Por su parte, el analista político José Carlos Requena afirma que la salida de Torres Vásquez, lejos de sorprender, lo que hace es consolidar la idea de que era un cambio que estaba demorando en ejecutarse: “Era una salida de la que se venía hablando desde abril, creo que era un cambio que se caía de maduro y, para 28, a mí me llamó la atención que el cambio no se concretara. Yo creo que, más allá del desgaste que tendría Torres, ya era un cambio largamente esperado”.

En esta línea, Requena es poco optimista respecto a lo que podría traer el nuevo primer ministro, ya que ve complicado que este PCM venga de filas externas a Perú Libre o a Pedro Castillo.

“Yo creo que el Gobierno de Castillo está tan arrinconado por las denuncias por corrupción que se hace difícil pensar en algún cambio positivo porque dudo que alguien fuera del entorno que ya ha colaborado con Castillo acepte un cargo con una persona como Castillo, que enfrenta investigaciones bastante sólidas. (…) En términos globales no veo posible una mejora”, apunta.

En tanto, Paula Távara advierte que, antes de evaluar qué perfil podría tener el nuevo jefe de la PCM, se debería reflexionar sobre qué busca el Gobierno de Pedro Castillo.

“Para pensar qué se necesita (en la PCM), se necesita pensar qué se quiere. Si el presidente quiere seguir generando un nivel de gobernabilidad que esté vinculado con objetivos para el país, los logros de gestión, quizá lo que necesita es un premier más dialogante y más técnico, ¿no? Pero si el presidente está planteándose una posición más confrontacional con los otros actores (Congreso y Poder Judicial), quizá esté pensando que lo que necesita es alguien aún más confrontacional como Torres”, explica.

Sobre Alejandro Salas y Félix Chero como posibilidades

Algunos de los nombres voceados para reemplazar a Aníbal Torres son los ministros Alejandro Salas y Félix Chero. Al respecto, Távara refiere que sus aportes solo serían un mayor dinamismo producto de la juventud que ambos tienen en comparación con Torres Vásquez.

“Lo único que podrían dar a diferencia de Torres es quizá un mayor dinamismo, en tanto son más jóvenes y pueden tener más actividad porque son más activos en medios. Sobre todo Salas, quien es de los ministros que hay, es el que suele dar más respuesta a la prensa y estar más pendiente. En ese sentido, podría tener ese rol, aunque no ha cumplido los objetivos en su sector y a veces funciona más de abogado defensor que de responsable técnico”, expone.

En tanto, Requena considera que así se elija a Salas o Chero, ambos cumplirían un rol de defensores frente a los avances de las investigaciones en el Ministerio Público contra el jefe de Estado: “De los dos, creo que Salas tiene algo más de retórica para enfrentar a los medios de comunicación, pero por la naturaleza del Gobierno, va a terminar teniendo que mirar al techo en torno a las investigaciones porque cada vez involucran más a personas cercanas al presidente”.

¿El retorno a la relación Castillo-Cerrón?

A pesar de la aparente ruptura entre Pedro Castillo y Vladimir Cerrón, y la expulsión pública del jefe de Estado de Perú Libre, el último martes 2 de agosto llegaron a Palacio de Gobierno los abogados Raúl Noblecilla Olaechea y Ronald Atencio Sotomayor, ambos juristas son representantes legales del secretario general del partido del lápiz y Guillermo Bermejo, respectivamente. Esto podría indicar un acercamiento entre el mandatario y el partido del lápiz horas antes de que Aníbal Torres presentara su carta de renuncia.

Paula Távara considera que el mandatario nunca ha podido darse el lujo de no contar con los votos de Perú Libre en el Congreso, por lo que entiende que la relación Castillo-Cerrón nunca se quebró del todo, sino que habría sido un tema más de estrategia política.

“Yo he dicho muchas veces que esa relación nunca retrocedió, yo creo que parte de la estrategia de Perú Libre era alejarse del presidente era para poder presionarle más en las negociaciones porque no tenía los votos oficialistas y no tenían la obligación de entregarlos. No hay un retroceso, lo que hay es una continuidad de una relación constante de negociación”, precisa.

José Carlos Requena es de la misma opinión: “La verdad, viendo el rumbo que ha tomado el Gobierno desde hace mucho, yo lo veo como un poco más de lo mismo. Si bien hay un distanciamiento, no creo que haya un apartamiento total. Es todo parte del mismo juego”.