El dato. El fiscal supremo Sandro Paredes enfrenta una investigación por tráfico de influencias agravado y patrocinio ilegal, debido a sus vínculos con "Kiko" Mandriotti.

Fiscal Paredes envió a fiscal adjunta a la audiencia de Mandriotti

Sucedió en Ventanilla. El 15 de noviembre, la fiscal adjunta Silvia de la Cruz, amiga del fiscal supremo Sandro Paredes, intentó participar en la audiencia judicial en la que se definió la comparecencia restringida del gobernador regional del Callao. Testigos revelan reunión de fiscal y Mandriotti en pollería.

La República
19 Jun 2019 | 4:54 h

Por: Cesar Romero

Una hora después de que la jueza de Ventanilla, Elizabeth Ramírez Barrientos, inició la audiencia de comparecencia e impedimento de salida del país para el gobernador regional del Callao, Dante José “Kiko” Mandriotti, se produjo un inusual incidente: la fiscal de Lima Este, Silvia Nayda de la Cruz Quintana, solicitó presenciar la diligencia judicial.

La insistencia para ingresar de la fiscal De la Cruz, amiga del fiscal supremo Sandro Paredes Quiroz, obligó a la jueza a paralizar la audiencia. Según el registro de audio y video del juzgado, eran cerca de las 4:00 de la tarde del 15 de noviembre del 2018. A las 3:00 p.m., la jueza Ramírez había iniciado el debate de la comparecencia restringida que el Primer Equipo de la Fiscalía Corporativa contra el Crimen Organizado había pedido para Mandriotti.

La defensa de la solicitud de comparecencia estaba a cargo del fiscal provincial adjunto, Jhon Manuel García García. Elizabeth Ramírez le pidió a la fiscal Silvia de la Cruz que se identifique. Ella presentó su DNI y una credencial vencida del Ministerio Público. La jueza preguntó al fiscal García y los abogados defensores su opinión ante tal interferencia.

Jhon García respondió que la fiscal Silvia de la Cruz no pertenecía al subsistema de fiscalías contra la criminalidad organizada de Ventanilla, por lo que no tenía jurisdicción para participar en la audiencia y solicitó seguir adelante con la diligencia de restricciones e impedimento de salida del país.

Los abogados defensores también se opusieron. Argumentaron que el ingreso de una segunda fiscal los dejaba en desventaja frente al Ministerio Público afectando el principio jurídico de igualdad de armas. Después de 20 minutos de debate, la jueza prohibió el ingreso de la fiscal De la Cruz y la audiencia prosiguió.

Informe e investigación

Afectado por la intromisión de un colega de otro distrito fiscal, al día siguiente de la audiencia, el fiscal Jhon García llamó por teléfono y emitió un informe a la presidencia del distrito fiscal de Lima Este, a cargo del fiscal superior Walter Milla López, quien dispuso la inmediata intervención de la fiscal Marjorie Silva Velasco, de la fiscalía de control interno de Lima Este.

En principio, se estableció que Silvia de la Cruz Quintana no tenía autorización para salir del distrito fiscal de Lima Este y, menos, para, en horario de trabajo, participar en una diligencia en otro distrito fiscal. El fiscal Wilfredo Ureta Torres fue comisionado para realizar las investigaciones respectivas y esclarecer lo que había pasado.

Ureta se apersonó a la Fiscalía Transitoria Penal de San Juan de Lurigancho, en la calle Verdolagas, en San Juan de Lurigancho, donde labora De la Cruz. La fiscal a cargo de ese despacho, María del Carmen Ramírez, negó que tuvieran un caso relacionado con Ventanilla que justificara la presencia de la fiscal adjunta en otra sede.

Además, se determinó que el 15 de noviembre, Silvia de la Cruz salió de la fiscalía transitoria a las 11:00 de la mañana para participar en una diligencia de visualización de CD en una dependencia policial. Tras coordinar con la policía, esta informó que la fiscal no asistió a esa diligencia, pero que había llamado para decir que prosiguieran sin ella y que incluyeran su nombre, para firmar el acta, como si hubiera estado presente.

Wilfredo Ureta convocó de inmediato a la fiscal para que presente su descargo. Silvia de la Cruz pidió aclarar si se trataba de una investigación y, al responderle que sí, solicitó la presencia de un abogado defensor y pidió suspender su declaración para el día siguiente.

Ayudar a un fiscal supremo

Casi al retirarse, la fiscal Silvia de la Cruz comentó en voz baja que esto le pasaba por ayudar a un amigo que era fiscal supremo adjunto, recuerda Ureta.

¿Quién era ese amigo al que quiso ayudar?, Silvia de la Cruz no ha vuelto a repetir esa frase. Pero una investigación posterior, de la fiscalía suprema para casos de corrupción, ha encontrado otras evidencias y pruebas que señalan que ese amigo es el fiscal supremo adjunto Sandro Mario Paredes Quiroz.

Ambos han reconocido que son amigos. Se habrían conocido el 2006 en el distrito fiscal de Junín, donde coincidieron como fiscales.

El levantamiento del secreto de las comunicaciones reportó que antes, durante y después de la audiencia de comparecencia de Mandriotti, Sandro Paredes se comunicó con la fiscal de San Juan de Lurigancho en cuatro ocasiones, más un mensaje de texto. Paredes llamó a su amiga el 14 de noviembre, un día antes de la audiencia de comparecencia, dos veces: a las 09:20 horas y a las 10:04:34 horas.

El mismo día de la audiencia, 15 de noviembre, hubo otra llamada a las 14:57:14 horas, es decir, poco antes de que Silvia de la Cruz llegue al juzgado en Ventanilla. Al día siguiente, 16 de noviembre, Silvia de la Cruz llamó a Paredes a las 12:55:36 horas y a las 12:56:32 horas y envió un mensaje de texto a las 13:38:50 horas.

Ante la fiscalía anticorrupción, Silvia de la Cruz explicó que se trasladó a Ventanilla para reunirse con su amiga Ysabel Cerna Aquino, quien le había ofrecido material académico sobre la prisión preventiva y que al estar en el lugar quiso presenciar la audiencia. Sin embargo, Cerna Aquino ha desmentido esa coartada. Dice que el 15 de noviembre se encontraba con descanso médico, al haber sufrido un accidente.

La fiscalía sospecha que Sandro Paredes envió a su amiga, la fiscal Silvia de la Cruz, a Ventanilla porque quería estar al tanto de lo que sucedía en la referida audiencia para poder informar y ayudar a “Kiko” Mandriotti.

A Lima

La solución. Un testigo ha referido que el exnotario Óscar Medelius le dijo a “Kiko” Mandriotti, en una reunión en la pollería Micky: “Este es Sandro Paredes, si hay problemas en el Callao, lo sacamos del Callao y Sandro interviene, si lo llevamos a Lima, ahí lo solucionamos. En la reunión estuvieron ademas Jorge Zárate y José Prado, el presunto cabecilla de ‘Los Malditos de Angamos’”.

Reunión del fiscal con el gobernador

La fiscalía suprema anticorrupción ha recibido la declaración de dos testigos protegidos que han relatado que el fiscal supremo adjunto Sandro Paredes se reunió con “Kiko” Mandriotti en la pollería Micky, entre las avenidas Elmer Faucett y La Marina.

“En varias ocasiones, el señor ‘Kiko’ Mandriotti se ha reunido con el fiscal Sandro Paredes, incluso en una ocasión con ‘Los Malditos de Angamos’, que es una organización criminal investigada el 2018, en un restaurante en la avenida La Marina que se llama Micky. Estaba presente ‘Kiko’ Mandriotti, el fiscal Paredes, José Prado, el secretario del sindicato de Ventanilla, Constantino Galarza, y Jorge Zárate, con integrantes del sindicato del Callao”, señaló otro testigo.