- Yenifer Paredes dio positivo a COVID-19, según su abogado
- Benji Espinoza se retracta y sigue siendo el abogado de Pedro Castillo
Política

Congreso: ¿cuál es la relevancia de las comisiones que no tienen resultados concluyentes?

Jorge Montoya presidió la “comisión del fraude”, que no mostró pruebas contundentes a dicha teoría. A esto se le sumó el grupo que lideró la excongresista Rosa Bartra, cuya investigación presentó una serie de irregularidades.

Jorge Montoya presidió la comisión investigadora de las Elecciones Generales 2021. Foto: Andina
Jorge Montoya presidió la comisión investigadora de las Elecciones Generales 2021. Foto: Andina
Kristell Costilla

Durante la historia del Congreso de la República se han creado múltiples comisiones investigadoras que no han llegado a conclusiones cruciales ni efectivas o inclusive han generado más dudas que respuestas. Un ejemplo de ello fue la Comisión de Lava Jato, que lideró la exparlamentaria Rosa Bartra, la cual seguía varios casos de coimas realizadas por distintas constructoras, entre ellas Odebrecht, a diversos personajes del escenario político.

Sin embargo, lo que llamó la atención fue que la congresista excluyó de las pesquisas al expresidente Alan García y a la excandidata presidencial Keiko Fujimori, quien era la lideresa del partido con el que Bartra ingresó al Parlamento. Ambos tenían ciertas implicancias con la constructora brasileña. Por ejemplo, Jorge Barata se había reunido en Palacio con el líder aprista unas 15 veces, mientras que Fujimori Higuchi fue incluida en la agenda de Marcelo Odebrecht.

La comisión señaló que solo Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski recibieron coimas de la empresa.

Otro caso reciente fue la comisión del fraude, liderada por el vocero de Renovación Popular, Jorge Montoya, cuyo informe final fue rechazado por el pleno del Congreso y el cual tampoco logró demostrar la existencia del presunto fraude que supuestamente se cometió en las Elecciones Generales 2021, en las que Pedro Castillo resultó ganador.

A esta indagación se le sumó la pérdida de tiempo y dinero. Sobre esto último, el Estado peruano tuvo que gastar 216.347,67 soles para dichas pesquisas, además de que el 75% de ese monto fue destinado al pago de dos asesores.

Método fallido en comisiones investigadoras

El ex oficial mayor del Congreso José Elice dijo que las comisiones investigadoras son importantes; sin embargo, precisó que el problema de ellas es que “falla el método”.

Las comisiones investigadoras deberían ser excepcionales y tener una gran importancia que le ha sido restada por la práctica. Aunque ahora se ha hecho como una regla darle facultades de investigación a las comisiones ordinarias y eso ha debilitado la figura de las comisiones investigadoras”, detalló para La República.

“La Comisión de Fiscalización también investiga y también se le da facultades para investigar. Para mí, debe desaparecer porque no tiene sentido. Para eso están las comisiones investigadoras que se forman cuando hay una junta de interés público que así lo amerita. Además, se le da los recursos necesarios para un periodo determinado, dentro del cual tiene que realizar la investigación y presentar informes al Congreso o pedir una ampliación para terminar con los informes. Debe presentar un plan de trabajo”, añadió.

Asimismo, Elice manifestó que dichos grupos de trabajo “pueden buscar el delito contra una serie de cosas”, pero el Ministerio Público será el último organismo que tome las riendas de la investigación y determine la culpabilidad de las personas involucradas en el caso correspondiente.

“Si el Ministerio Público quiere realizar una investigación por su cuenta, está bien porque es un órgano que busca el delito. Las comisiones investigadoras pueden buscar el delito contra una serie de cosas y lo trabajado iría al Ministerio Público. Tienen que presentar conclusiones que realmente estén sustentadas y con evidencias porque no se puede jugar con el prestigio de las personas. A veces se investiga a organismos en la que se las desprestigia y ocurre que no ha sucedido nada”, concluyó.

Por su parte, la constitucionalista Milagros Campos señaló que cuando se inicia una comisión investigadora es porque el Legislativo “ha calificado los hechos a investigar como relevantes”.

“Eso marca un poco la lectura que hace la representación nacional de la coyuntura o de temas que por su envergadura merecen un esclarecimiento o una investigación”, expuso a este medio.

En ese sentido, recalcó que el Tribunal Constitucional ha establecido los parámetros para dichas comisiones. Una de ellas es que “tiene que darse con reglas del debido proceso informando a los investigados sobre los temas que se les está investigado”.

En ese sentido, aclaró que, pese a que no se demuestren pruebas fehacientes, las funciones de los congresistas son representar, legislar y fiscalizar, así que “cualquier comisión investigadora se enmarca fundamentalmente en esa función de fiscalizar”.

“El Congreso es un órgano plural porque la representación es la pluralidad democrática de una sociedad. Creo que el punto es ver ahí si esto representa o no a la mayoría, pero también las comisiones investigadoras terminan siendo derecho de las minorías en la medida que no se requiera una mayoría absoluta para conformarse”, puntualizó.