MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
QATAR 2022 - ¿Cuáles son los partidos de octavos de final?
Política

Alan García: Bloquean cuenta de testaferro en Andorra

Decisión. Miguel Atala Herrera recibió US$1 millón 300 mil de sobornos de Odebrecht y se los entregó en partes al expresidente aprista en Palacio de Gobierno.

Entre las cuentas bloqueadas se encuentra la de Miguel Atala, testaferro del expresidente Alan García. Foto: composición La Repúbllica
Entre las cuentas bloqueadas se encuentra la de Miguel Atala, testaferro del expresidente Alan García. Foto: composición La Repúbllica
María Elena Hidalgo

Los sobornos que pagó la constructora brasileña Odebrecht en cuentas secretas que exfuncionarios del régimen aprista de Alan García ocultaban en la Banca Privada d’Andorra (BPA) fueron bloqueados por una autoridad judicial del principado europeo, según informó el diario español El País.

En realidad se trata del dinero que no pudieron retirar a tiempo el exvicepresidente de Petroperú e íntimo amigo de Alan García, Miguel Atala Herrera, los exfuncionarios del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, Edwin Luyo y Santiago Chau, y el exdirectivo de Ositran, Juan Carlos Zevallos.

Según la decisión de la jueza andorrana Stephanie García, estas cuatro personas tienen 1 millón 673 mil 946 dólares de las coimas que les pagó Odebrecht para que direccionaran contratos en beneficio de la constructora. No es todo lo que recibieron.

Por ejemplo, Miguel Atala, que ofició de testaferro de Alan García, confesó ante las autoridades que abrió una cuenta en la BPA para recibir los sobornos de Odebrecht destinados al exmandatario aprista.

“(Alan García) me pidió que le llevara dicho dinero de forma progresiva, así que luego de esa reunión (en Palacio de Gobierno) empecé a llevarle el dinero al expresidente Alan García. La primera vez en un monto aproximado de US$ 20.000 a US$ 30.000, y así de forma progresiva iba llevándole dinero al expresidente García. Cada vez que necesitaba dinero me llamaba por teléfono previamente y me citaba a diversos lugares, le he entregado dinero en diversas ocasiones y lugares como en Palacio de Gobierno, en su domicilio”, relató Atala, quien, en total, le dio US$1 millón 300 mil al ex jefe del Estado aprista. En la cuenta de Atala todavía quedaban US$17 mil.

En el caso de Santiago Chau, dejó en la BPA un total de US$442.380, mientras que Juan Carlos Zevallos US$113.737 y Edwin Luyo US$1 millón 100 mil en el mismo banco.

El empresario Rómulo Peñaranda Castañeda, que oficiaba de operador de la red de corrupción de Odebrecht en el Perú, también tenía una cuenta en la BPA. Le quedaron US$202.678.

Según las declaraciones del colaborador eficaz Jorge Barata, exrepresentante de la constructora brasileña en el Perú, por decisión de los altos mandos de Odebrecht se abrieron cuentas a nombre de empresas de fachada, que luego transferían el dinero sucio a los exfuncionarios que se vendieron a la corrupción.

Para el caso específico de Alan García, Odebrecht constituyó una compañía offshore a nombre de Miguel Atala Herrera, Ammarin Investment, y una cuenta que manejaba el empresario en la BPA. Pero García recibió mucho más dinero por otra vía.

El exsecretario del presidente García, Luis Nava Guibert, manifestó a las autoridades que Barata le llevaba dinero al expresidente en maletines y loncheras.

De acuerdo con información del periódico madrileño El País, el abogado Horacio Cánepa Torre era dueño también de una cuenta en el BPA donde recibió hasta US$1.176.000 de Odebrecht.

Cánepa, quien llegó a retirar su dinero de la BPA, fraguaba arbitrajes en beneficio de la constructora.

Una farsa de licitación desde el MTC

Los pagos que hizo Odebrecht a las cuentas secretas en la Banca Privada d’Andorra (BPA) están relacionados con la adjudicación de la Línea 1 del Metro de Lima.

Como parte del acuerdo corrupto entre Odebrecht y Alan García, este emitió un decreto de urgencia para que fuera el Ministerio de Transportes y Comunicaciones el encargado de la licitación.

Y así fue, funcionarios del MTC del régimen aprista de García montaron una farsa de licitación para favorecer a la constructora brasileña.