MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
DINA BOLUARTE - ¿cuáles son las actividades de su primer día como presidenta?
EN VIVO - Pedro Castillo: últimas noticias tras la orden de detención preliminar en su contra
Política

“Los chiclayanos” pagaban coima de 10% por obra a los alcaldes

Todo estaba armado. El empresario Hugo Espino confesó que los amigos del jefe de Estado, entre ellos el burgomaestre Nenil Medina, fraguaron licitaciones con los fondos que les otorgó el mismo presidente Castillo mediante el Decreto de Urgencia 102-2021. Para quedarse con los contratos, los empresarios debían pagar un soborno.

El dato. ‘Los Chiclayanos’ son Nenil Medina, Segundo Sánchez, Salatiel Marrufo y Abel Cabrera. Todos estaban conectados con el ministro Geiner Alvarado. Foto: composición LR
El dato. ‘Los Chiclayanos’ son Nenil Medina, Segundo Sánchez, Salatiel Marrufo y Abel Cabrera. Todos estaban conectados con el ministro Geiner Alvarado. Foto: composición LR

El empresario Hugo Espino Lucana confirmó que los amigos y paisanos del presidente Pedro Castillo conocidos como “Los Chiclayanos” consiguieron que les financiara 20 obras públicas mediante el Decreto de Urgencia 102-2021 del 29 octubre de 2021. Espino también dijo que los alcaldes involucrados en la repartija de contratos recibirían una coima del 10% del total de cada obra.

Como ha informado La República, uno de “Los Chiclayanos”, el exjefe del Gabinete de Asesores del Ministerio de Vivienda, Salatiel Marrufo Alcántara, poco antes que se emitiera el DU 102-2021, requirió a la exviceministra de Vivienda Elizabeth Añaños que incluyera 20 proyectos. Añaños renunció, pero “Los Chiclayanos” alcanzaron su objetivo y 20 proyectos de su interés fueron incorporados en el DU 102-2021 suscrito por el mandatario Castillo y su ministro de Vivienda, Geiner Alvarado López, otro de “Los Chiclayanos”.

Mediante un análisis de datos en el Sistema Electrónico de Adquisiciones y Adjudicaciones del Estado (Seace), La República comprobó que las 20 obras públicas fueron adjudicadas a empresas de familiares, amigos y socios de “Los Chiclayanos”, entre ellas la constructora de pantalla de Hugo Espino, exempleador de Yenifer Parades Navarro, la cuñada del presidente Castillo, el mismo que firmó el DU 210-2021.

De la manifestación de Hugo Espino se desprende que los 20 proyectos fueron licitados mediante operaciones simuladas, engañosas y fraudulentas, y adjudicadas a constructoras digitadas por 71 millones 954 mil 267 soles, según los registros del Seace.

Señalado. El ministro Geiner Alvarado es mencionado por Hugo Espino como parte de “Los Chiclayanos”. Foto: difusión

Para obtener beneficios ilícitos, “Los Chiclayanos” estaban confabulados con empresarios y alcaldes. “Los Chiclayanos” se comprometían en conseguir el financiamiento de las obras públicas aprovechando su cercanía con el jefe de Estado. Luego entre “Los Chiclayanos” se repartían los dividendos sobre el monto del proyecto adjudicado. El alcalde se quedaba con un 10%.

En 2010, siendo estudiantes de la academia preuniversitaria César Vallejo, Hugo Espino y Nenil Paredes, se conocieron e hicieron amistad e ingresaron a la Universidad Nacional de Ingeniería en distintas carreras. En 2019, cuando es elegido alcalde de Anguía, Medina contrató a Espino como consultor para la elaboración de estudios técnicos para proyectos de obras públicas. Es así que se entera que Medina era amigo del candidato Pedro Castillo y juntos financiaron su campaña presidencial. En la misma época, Salatiel Marrufo Alcántara, era asesor legal externo de Nenil Medina.

Se sumaron al grupo Abel Cabrera Fernández y Segundo Sánchez Sánchez, empresarios, paisanos y financistas de la campaña de Castillo. “Los Chiclayanos”, como eran llamados en el Ministerio de Vivienda, una vez que ganó Pedro Castillo, como parte de su plan de recuperación de su inversión, lograron que el jefe de Estado designara como ministro de Vivienda a Geiner Alvarado López, íntimo de Marrufo y Cabrera, y Alvarado nombró a Marrufo como su jefe de Gabinete de Asesores.

Hugo Espino se enteró de que Nenil Medina estaba buscando ejecutar 5 obras en Anguía cuyo financiamiento ya había aprobado el presidente Castillo, y le dijo que quería participar.

Enredado. Varios de los distritos a los que Salatiel Marrufo prestó servicios como asesor legal recibieron financiamiento del presidente Castillo con el Decreto de Urgencia 102-2021. Foto: difusión

Todos pasan por caja

“Yo le pregunté a Nenil Medina sobre quiénes iban a ejecutar las cinco obras de Anguía. (...) En una conversación telefónica le pregunté si estas obras iban a salir en el decreto (DU 102-2021), a lo que él me comentó que ya todo estaba coordinado arriba (presidente Pedro Castillo), haciendo alusión a que las obras iban a ser incluidas en ese decreto de urgencia, por lo que yo pienso que siendo amigo del presidente Castillo,y habiendo apoyado en la campaña (presidencial), además de ser amigo del ministro Geiner Alvarado, todo estaba destinado a que saliera lo de las obras”, relató Espino a la fiscalía.

Así fue, efectivamente. El presidente Castillo dio el visto bueno a las 20 obras que pidieron “Los Chiclayanos” y las incluyó en el DU 102-2021, como reveló La República.

Por la declaración de Hugo Espino, no queda ninguna duda que Nenil Medina consiguió las 5 obras por su vínculo íntimo con el jefe de Estado y por ser parte de “Los Chiclayanos”:

Esto es lo que dijo Espino a la fiscalía: “Conozco que Nenil Medina tiene extrema confianza con Pedro Castillo porque apoyó en toda la campaña presidencial, en sus gastos de campaña y personales. Me dijo que tenía contacto con gente de confianza de Pedro Castillo como Geiner Alvarado, Salatiel Marrufo (…), y tiene mucha amistad con Abel Cabrera (Fernández) y Segundo Sánchez Sánchez, además de tener mucha cercanía y amistad con Yenifer Paredes Navarro. (…) Fueron comentarios del mismo Nenil Medina (…) porque los resultados que obtenía respecto de las obras de Anguía salían favorables y rápido en los decretos de urgencia, por ello que su cercanía con el presidente ha dado buenos frutos para las obras en las que yo he participado”.

A pedir de boca

Hugo Espino también relató que, como no podía contratar con el Estado con su empresa JJM Espino Ingeniería & Construcción, lo hizo con una firma de fachada de su hermana Anggi Espino Lucana, Destcon Ingeniería & Arquitectos. Y reclutó a otras empresas para simular un consorcio con la seguridad de que ganaría el contrato por 3 millones de soles. A Nenil Medina le correspondió un soborno de casi el total de la obra.

" Cuando conversé con Nenil Medina respecto de los pagos de la coima que le correspondía, me indicó que le pagara en dos armadas 228 mil soles, la primera armada a la firma del contrato. (…) Se le pagó con conocimiento,autorización y coordinación de (los socios) (Teodoro) Lino Quiche y Yuner Solís (Arquinigo), quienes sabían que ese dinero era para Nenil Medina y le llamaban ‘Pago de estructuras’”, explicó.

Como lo ha mencionado, Salatiel Marrufo Alcántara fue parte de la conspiración. Marrufo organizó la reunión clandestina entre “Los Chiclayanos” y los funcionarios del Ministerio de Vivienda en un departamento de Surquillo, el 20 de agosto de 2021. Y fue Marrufo quien pidió a la exviceministra de Vivienda, Elizabeth Añaños, incluir 20 obras en el proyecto de financiamiento. Y específicamente le solicitó tomar en cuenta los proyectos para el distrito de Cumba, en Amazonas. Le salieron 4 por 4,9 millones de soles.

Enredado. Varios de los distritos a los que Salatiel Marrufo prestó servicios como asesor legal recibieron financiamiento del presidente Castillo con el Decreto de Urgencia 102-2021. Foto: difusión

Entre los distritos que salieron beneficiados con el DU 210-2021, Anguía no es el único municipio al que prestó sus servicios como asesor legal Salatiel Marrufo. Aparecen también de Amazonas, Lambayeque y Cajamarca, con los que Marrufo suscribió contratos por 700 mil 532 soles.

Por las confesiones de Hugo Espino se comprende que las adjudicaciones de las obras públicas elegidas por “Los Chiclayanos” fueron direccionadas a favor de empresarios confabulados que se prestaron al juego aceptando pagos de sobornos equivalentes al 10% del total de la adjudicación.

Por su amistad con Pedro Castillo y su pertenencia a “Los Chiclayanos”, Nenil Medina consiguió la adjudicación de 5 contratos por 9,6 millones de soles. Queda pendiente por identificar a los beneficiarios de otros 15 proyectos que fueron adjudicados por 62,3 millones. La mayor parte del pastel.

Datos

Modalidad. Está comprobado que las empresas que participaron en las licitaciones seleccionadas por “Los Chiclayanos” tenían algún tipo de vinculación con sus integrantes o eran sus familiares.

Al peso. Los alcaldes implicados por lo general convocaban a empresas que ya habían contratado con su municipios y montaban falsos consorcios para simular que cumplían con las normas. Se trataba en realidad de simulaciones.

Infografía - La República