OLIVIA NEWTON-JOHN - actriz protagonista de “Grease” falleció a los 73 años

Carlos Tovar: “Para Castillo, el sombrero era un disfraz, un símbolo de lo que en verdad es: un impostor”

Entrevista al caricaturista político “Carlín”, quien asevera que “el golpismo no ha ocasionado que Castillo, desde que comenzó su gobierno, armara un esquema de corrupción con sobrinos, ‘niños’ y Pacheco”.

Desafío. Según Carlín, es más difícil hacer un chiste sobre el que ya hizo un congresista. Foto: La República
Desafío. Según Carlín, es más difícil hacer un chiste sobre el que ya hizo un congresista. Foto: La República
Síguenos en Google News
Política LR

Por Paola Ugaz

¿Cómo haces para organizar el trabajo diario, que no es nada fácil?

A veces es fácil, cuando pasan cosas como la de Guerra García, y me dejan con poco trabajo por hacer. O a veces es un problema, porque digo, qué más chiste se puede hacer que el que ya hizo. Es más difícil hacer un chiste sobre el que ya hizo el congresista. Por eso digo que yo tengo más de 100 colaboradores, entre congresistas y ministros que todos los días hacen parte de mi trabajo. Inclusive alguna vez me dijeron: tú deberías pagarles a ellos por la colaboración. Pero de hecho les pago, porque todos los meses separo una parte importante de mis ingresos para pagar los impuestos con los cuales se les paga los sueldos.

Si bien eres una persona de izquierda, marxista declarado, tu criticas a la izquierda. ¿Cómo no perder esa objetividad? ¿Cómo no perder el centro?

¿Cómo no pierdo la capacidad de criticar tanto a derecha como a izquierda? Yo soy de izquierda, y a veces es más doloroso criticarlos. En primer lugar, porque me decepcionan y eso me causa frustración. Hacer una caricatura sobre ellos para mí es problemático, pero tengo que hacerlo. Espero haber cumplido con mi tarea. La otra parte incómoda es que tengo amigos que se molestan por esas caricaturas, por ejemplo, de Susana Villarán, porque la querían, y yo quedo como el malo. Después pasa el tiempo y creo que termina dándome la razón. Creo que no me ha faltado razón en ninguno, porque lo de Susana Villarán ha sido atroz. Que ella aparezca diciendo “sí, yo recibí los millones” es un alivio para los amigos que se molestaron conmigo, dirán que tenía razón. La confesión de Villarán es un alivio para mí, pero es una frustración terrible que ella haya decepcionado de esa manera.

Otro personaje que has criticado es a Verónika Mendoza. ¿Por qué en países como Colombia y Chile está surgiendo la izquierda democrática, pero es tan difícil en Perú?

Supongo que una cosa que pesa es Sendero Luminoso, que ha sido una desviación de izquierda, del marxismo, que ha ocasionado un desastre, un baño de sangre en el país, que ha sido criminal también con la izquierda, porque Sendero Luminoso asesinó a muchos dirigentes de izquierda: María Elena Moyano es el caso más famoso, pero hay muchos más. Pero para el común de la gente, ese el marxismo y ha quedado contaminada por el terrorismo. Y de eso se aprovecha la derecha para decirle terruco: el terruqueo. También es que han decepcionado los dirigentes. Lo más reciente es lo de Verónika Mendoza. En cierta forma parece que se hubiera inmolado, que se hubiese puesto una soga al cuello para aventarse con Castillo. Ella debió deslindar mucho antes. Cuando se interpela a Nuevo Perú, dicen “cómo querían que apoyáramos a Keiko, era natural que apoyáramos a Castillo”. Sí, era natural, yo también voté por Castillo, pero cuando comenzaron los indicios evidentes, la cuestión de Sarratea y los correteos con esta gente oscura, en ese momento era obligación decir “no, señor, usted está haciendo mal”. Pero no, se callaron y, más bien, hablaron de la ultraderecha y el golpismo. Y por supuesto que lo hay, pero el golpismo no ha ocasionado que el señor Castillo, desde que comenzó su gobierno, armara un esquema de corrupción con sus sobrinos, los “niños” y el señor Pacheco. Esa es otra piedra pesada que cae sobre la izquierda, que estaba tratando de reconstruirse.

Y hablando de la izquierda no democrática, me refiero a la de Vladimir Cerrón. ¿Qué hace que esté aliada con la bancada de Rafael López Aliaga y con Fuerza Popular?

Ellos no son ninguna clase de izquierda. Por eso, cuando hace tiempo se anunció la posible alianza de Verónika Mendoza con Cerrón, yo dije “no”, que eso no funcionaba. Pero amigos decían que Verónika estaba tratando de unir a la izquierda. Bueno, ya tenemos los resultados. Este señor no es de izquierda por ninguna parte. Cómo va a ser de izquierda una persona machista, homofóbica, que no apoya la cuestión de género y que vota con la derecha en el Congreso a cada rato. No es izquierda sino un engendro de un movimiento regional populista, cuya principal meta es depredar al Estado.

Y llegamos al presidente Castillo, que no cumple un año y tiene dos mociones de vacancia, y tiene un entorno prófugo...

Castillo en realidad es un impostor. El falso sombrero es lo más claro de eso, porque se lo pone un tiempo y después se lo saca. El sombrero era un disfraz, pero eso es un símbolo de lo que es: un impostor. Es una persona que no cree en nada. Lamentablemente, ni siquiera se ha dado cuenta de la enorme oportunidad que tenía de encabezar un gobierno que pudo hacer cosas fantásticas. Le entregaron el país en buenas condiciones económicas a pesar de la pandemia. No le interesó nada... Lamentablemente, hemos caído en el engaño de un impostor. Para manejar no una sino tres organizaciones de corrupción, y no terminan de salir todas a la luz, necesitas una dedicación a tiempo completo. Por eso quería seguir yendo a Sarratea... Pero luego hace lo mismo en Palacio, donde no se registran las personas que él no quiere.

Tienes a Sarratea, y de otro lado a un Congreso que durante ocho meses no quiso censurar a Silva porque recibían prebendas del ministro para obras en sus departamentos...

El Congreso es parte de la misma corrupción. Los niños no son seis, son más. Susel Paredes dijo que todos los congresistas visitaban a Silva, tal vez será un exceso, pero será más de la mitad. El congresista Wong iba donde el ministro Silva, y nombraron a un asesor de Wong como presidente de Enapu, por su recomendación. ¿Cómo explicas eso? Eso es una corrupción manifiesta. Y tiene la vergüenza de ir como parte de una comisión que va a interrogar a Castillo. Por poner un ejemplo. El Congreso es parte de toda esta red de corrupción. Como decía Fernando Vivas, si la bancada de Acción Popular no ha podido cambiar a su vocero, que es uno de los “niños”, entonces la mayoría de la bancada son “niños”.