Jaime Saavedra: “La política es dura. He conocido esa dureza”

Calma. Aun en la víspera de conocer a su sucesor en el Ministerio de Educación, Jaime Saavedra atendió su despacho y recibió más gestos de solidaridad. Todavía no decide qué oferta laboral aceptará, pero asegura que seguirá apoyando las reformas.

18 Dic 2016 | 1:59 h

Calma. Aun en la víspera de conocer a su sucesor en el Ministerio de Educación, Jaime Saavedra atendió su despacho y recibió más gestos de solidaridad. Todavía no decide qué oferta laboral aceptará, pero asegura que seguirá apoyando las reformas.

Dice no saber qué hará, que lo evaluará en este tiempo de fiestas. La jefatura del área de educación en el Banco Mundial es una oferta revelada por el mismo presidente Pedro Pablo Kuczynski. En el sofá negro de su despacho en San Borja, en sus últimas horas ahí, el saliente ministro Jaime Saavedra sonríe cuando mencionamos esa opción, pero repite que no ha decidido. Afirma que se va satisfecho, pero es inevitable no sentir el golpe. Un día antes, se quebró al despedirse ante la masa de trabajadores del Ministerio de Educación.

PUEDES VER: Cipriani sobre reunión entre PPK y Keiko Fujimori: "No busco protagonismo" | VIDEO

Una niña colorea un cuaderno afuera de su oficina, en curiosa metáfora. Es hija de una trabajadora. ¿Peligra la reforma educativa que se propuso seguir luego de la fuerza mostrada por el fujimorismo? No lo cree, pero reconoce que será difícil. "Nunca una reforma importante que cambia las cosas será fácil", sentencia.

Sí dice estar seguro de algo. "Definitivamente me interesa seguir contribuyendo desde donde esté a este proceso de reforma educativa", comenta.

Saavedra cuenta que la posibilidad de renunciar fue un escenario explorado con Kuczynski. Pero afirma que la descartaron porque no vieron responsabilidad política en las imputaciones que le hizo la oposición del Congreso, liderada por Fuerza Popular.

Aunque no hubo cuestión de confianza, agradece el respaldo de Kuczynski. "He tenido comunicación personal o telefónica permanente con él, incluso en momentos más álgidos. Antes de entrar a la interpelación, al salir, al darse la censura, siempre recibí una llamada del presidente para tener palabras de apoyo y ver siguientes pasos", revela.

Destaca también el respaldo de los jóvenes que respaldan la reforma. "Que miles de chicos marchen en defensa de la educación, no de un ministro, es señal de que estamos en buenas manos", dice.

Considera importante la anunciada reunión entre Kuczynski y Keiko Fujimori, pero sobre todo lo que le sigue. "Lo crucial no es la reunión misma sino que a partir de esta se diga 'pasado lo que haya pasado, establezcamos bases para poder trabajar mejor'. Eso es lo necesario para la gente y esa será la intención del presidente", cuenta.

No cree que el fujimorismo solo haya ganado con su censura, aunque mostró su fuerza y dejó a Kuczynski sin su ministro mejor posicionado. Una reunión entre ambos no tendría el mismo equilibrio que en junio, cuando él era el ganador de la elección y ella la perdedora. Pero Saavedra cree que la hostilidad "naranja" le puede pasar factura.

"Llegar a este tipo de confrontación hace daño a todos. Es una censura injusta, legal, pero no tiene sustento suficiente. Cuando se hacen actos políticos que, siendo legales, no tienen sustento sólido, no necesariamente el que hace eso gana. Será parte del análisis político e histórico", señala.

Sigue latente la sospecha sobre los intereses detrás de su caída. No rehúye el tema.

El cardenal pudo haber pedido esa reunión antes de que usted caiga, ¿no?

-Sí, también podía haberla pedido antes... sí.

Esperar que usted caiga genera suspicacia, ¿no cree?

-Lo mejor hubiera sido que lo pida antes. Eso habría que preguntárselo al cardenal. A veces pasa, siempre las cosas se pueden haber hecho antes.

Lo propone casi horas después de su censura.

-Casi horas después. Esa es pregunta para el cardenal.

¿Siente que ha sido tumbado por el negocio de las universidades privadas?

-No sé si tumbado, he sido censurado. Una reforma tan crucial como la universitaria tiene ganadores y perdedores. Ganadores son los jóvenes y perdedoras las instituciones educativas que tienen que adaptarse a la ley, que implica mayor inversión porque tienen que mejorar su calidad. Algunos están dispuestos a hacerlo y otros quizás no. No puedo tener la certeza, pero es factible que eso haya estado detrás de este escalamiento.

Ve difícil que vaya a entrar a la política. “La política es dura. He conocido esa dureza”, dice. Pero ratifica su compromiso con la mejora educativa. “Si no, estaríamos condenados a la mediocridad”, enfatiza.

Control de daños al salir de un puesto clave

Saavedra defendió su gestión. Sobre la compra de computadoras, recuerda que el caso se reveló porque la UIF detectó depósitos sospechosos de empresas que vendieron equipos al Ministerio.

"Como ministro no puedo saber eso porque es secreto bancario, solo lo puede detectar la UIF. Yo me enteré por la televisión y al día siguiente denunciamos y aceptamos la renuncia de la funcionaria involucrada", dice. Explica que no la despidió porque el proceso podía tardar. "Lo más práctico era aceptar su renuncia", dice.

Sobre la mentada "ideología de género", asevera que "hay gran tergiversación". "Lo que es parte del currículo es la igualdad de género: que los chicos tengan interiorizado que hombres y mujeres tienen los mismos derechos, deberes, y oportunidades". También enfatiza lo importante de la educación sexual para evitar el embarazo adolescente.

Te puede interesar