Boyer, el falso testigo que presentó la fiscalía contra Nadine Heredia

Germán Juárez Atoche, fiscal de lavado de activos, presentó como testigo estrella al "colaborador eficaz 01-2016", código bajo el que se ocultaba el exmilitar venezolano Moisés Boyer Riobueno, conocido en varios países del continente por inventar historias. Boyer es quien entregó a Juárez la supuesta carta de Hugo Chávez en la que dejaba constancia de una entrega de dinero a la campaña de Humala. Esta es su historia.

Germán Juárez Atoche, fiscal de lavado de activos, presentó como testigo estrella al "colaborador eficaz 01-2016", código bajo el que se ocultaba el exmilitar venezolano Moisés Boyer Riobueno, conocido en varios países del continente por inventar historias. Boyer es quien entregó a Juárez la supuesta carta de Hugo Chávez en la que dejaba constancia de una entrega de dinero a la campaña de Humala. Esta es su historia.

El fiscal especializado en lavado de activos Germán Juárez Atoche reconoció que el colaborador eficaz, identificado con clave N° 01-2016, es el ex militar venezolano Moisés Boyer Riobueno, quien afronta diversas denuncias por fraude y falso testimonio.

PUEDES VER: PPK: "El premier va a ser hombre, independiente y joven" | VIDEO

El fiscal Juárez también aceptó ante las preguntas de La República que Moisés Boyer fue la persona que le entregó la fraudulenta carta del ex presidente Hugo Chávez en la que este dejaba constancia de haber donado 600 mil dólares a la campaña de Ollanta Humala en la campaña de 2011.}

El fiscal Germán Juárez Atoche sustentó parte de su acusación contra la primera dama Nadine Heredia en las declaraciones de Moisés Boyer Riobueno, conocido por engañar a diversas autoridades y medios de comunicación con historias ficticias sobre el gobierno chavista y su presunta cercanía con Hugo Chávez

Basado en la supuesta carta de Chávez, entregada por el mismo Moisés Boyer, y las declaraciones de este, el juez de investigación preparatoria nacional, Richard Concepción Carhuancho, decidió aceptar la petición del fiscal Germán Juárez para disponer del impedimento de salida del país de Nadine Heredia, su hermano Ilan Heredia Alarcón y su amiga Rocío Calderón Vinatea, investigados por presuntamente conformar una organización criminal con el fin de blanquear dinero de origen ilícito en las campañas electorales del 2006 y 2011.

Moisés Boyer se hizo conocido en agosto del 2003, cuando provocó un escándalo en Colombia al declarar al diario "El Espectador" que fue él, en su calidad de piloto del ejército venezolano, quien ingresó a territorio colombiano en abril del 2002 para transportar al ex integrante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Raúl Reyes, a Venezuela, por órdenes del entonces vicepresidente venezolano José Vicente Rangel.

Boyer también aseguró que trabajó como piloto para el presidente Hugo Chávez entre 1996 y 1997.

Viejo conocido

Al poco tiempo se comprobó que todo era falso.

La información fue rectificada por organismos judiciales de Colombia y Venezuela. No se hallaron registros que demostraran el paso de Boyer por las Fuerzas Militares venezolanas. El periódico "El Espectador" tuvo que disculparse y Boyer fue expulsado de Colombia.

Luego de aquel escándalo el falso piloto llegó al Perú para denunciar la presunta ayuda que Hugo Chávez le dio al ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos Torres durante su fuga de Perú.

Para convencer de su cercanía con Chávez, Moisés Boyer aseguró que lo apoyó en el golpe de Estado que intentó dar en 1992, lo que le costó dos años de prisión, pero que una vez que Hugo Chávez llegó al poder se decepcionó de su proceder y desertó.

En un inicio sus declaraciones generaron gran expectativa en la prensa, pero luego de conocerse sus antecedentes, el supuesto militar cayó en el descrédito. Boyer se mantuvo trabajando en diversos oficios y finalmente abandonó el país en el 2005.

Pero un año después, en plena campaña electoral, Moisés Boyer volvió a ingresar a Perú por la frontera con Ecuador para denunciar en conferencia de prensa el supuesto financiamiento del presidente Hugo Chávez a la candidatura de Ollanta Humala. En aquella oportunidad Boyer afirmó que el gobierno de su país había financiado la candidatura de Humala con 600 mil dólares, y que se encontraba en Perú, junto a otros oficiales de Venezuela, para verificar en qué se gastó el dinero.

Boyer llegó a decir que tenía pruebas y copias de los cheques enviados a Humala por Chávez. Pero nunca los presentó.

Luego de comprobarse su ilegalidad, Boyer fue capturado y expulsado por usurpar funciones militares e ingresar ilegalmente al Perú. La embajada de Venezuela en Lima confirmó que Boyer nunca perteneció a las Fuerzas Armadas de Venezuela.

Mitomanía y fraude

En el 2011, Boyer reapareció pero esta vez en Brasil, país al que ingresó por la ciudad de Boa Vista, frontera con Venezuela, para pedir asilo político.

Durante cuatro años esperó que el gobierno evaluara su petición. En ese periodo pasó cuatro meses viviendo en los pasillos del Aeropuerto Internacional Juscelino Kubitschek, de Brasilia, donde sobrevivió gracias a la ayuda de los empleados del aeropuerto y de los pasajeros que le daban propinas a cambio de cargarles las maletas. Luego de que los medios de comunicación lo hicieran conocido como “el piloto que vive en el aeropuerto”, Boyer fue refugiado en la Catedral Metropolitana de Brasilia.

En el 2015, se le perdió el rastro hasta que la semana pasada, cuando el fiscal Germán Juárez exponía ante el juez Richard Concepción las razones por las que debía ordenar el impedimento de salida del país de Nadine Heredia, mencionó como argumento la información entregada por un comisionado militar de nacionalidad venezolana a quien bautizó como el colaborador eficaz con clave N° 01-2016.

La República le preguntó a Juárez si su testigo era Moisés Boyer y lo aceptó.

Fuentes cercanas a la fiscalía dijeron a La República que una mañana Moisés Boyer se acercó al despacho del fiscal Juárez pidiendo hablar con él para entregarle información sobre la investigación por lavado de activos que seguía contra la primera dama.

Boyer se ofrecía como colaborador en el proceso.

Boyer contó al fiscal Juárez que en el 2006 fue designado por el fallecido presidente Hugo Chávez para entregar 600 mil dólares a Nadine Heredia para que los usara en el cierre de la campaña del entonces candidato Ollanta Humala. Añadió que Hugo Chávez lo mandó con una carta que debía de ser entregada a Ollanta Humala pero que no llegó a entregar por no estar presente cuando dejó el dinero. Boyer entregó la carta al fiscal.

“A fin de corroborar esa versión, el colaborador eficaz con clave N° 01-2016 puso a disposición de este despacho fiscal la referida misiva en original, la misma que se encuentra rubricada por el ex presidente Hugo Chávez”, expresó el fiscal Juárez ante el juez Richard Concepción al pedir el impedimento de salida del país para Nadine Heredia el pasado 9 de junio.

Nunca solicitó un peritaje grafotécnico para asegurarse de la autenticidad del documento.

Ante las evidencias, el fiscal Juárez dijo sobre Boyer: "Si se demuestra que la información que entregó es falsa, se tendrá que atener a las consecuencias jurídicas”. Ello lo señaló cuando La República lo confrontara con respecto a que la identidad del colaborador eficaz 01-2016 le correspondía a Moisés Boyer.

Boyer la hizo otra vez.

La Policía Nacional alertó sobre el venezolano Moisés Boyer

La Policía del Ministerio Público advirtió al fiscal Germán Juárez Atoche sobre los antecedentes de Moisés Boyer Riobueno. Le dijo que en Colombia había inventado historias.

Después de que el abogado de Nadine Heredia, Eduardo Roy Gates, afirmó que el fiscal Germán Juárez contaba con un colaborador eficaz que era un conocido farsante, recién entonces la autoridad buscó información sobre Boyer.

Sin embargo, el fiscal Juárez manifestó que tenía otros colaboradores eficaces que confirmaban la acusación contra la primera dama y sus familiares en relación con las oscuras finanzas de las campañas electorales del 2006 y 2011.

Juárez indicó que la descalificación de un colaborador o testigo por cualquier motivo no derrumba el fundamento de la investigación. Y resaltó que estaba en proceso de verificación la información que ha recibido.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO