JNE: momento de decisión

Las tachas contra la candidatura de Todos por el Perú suben al JNE. ¿Se repetirá la votación de 3 a 2 que lo inhabilitaría? Otra duda: ¿la decisión será antes o después de las encuestas del 6 de marzo?

Las tachas contra la candidatura de Todos por el Perú suben al JNE. ¿Se repetirá la votación de 3 a 2 que lo inhabilitaría? Otra duda: ¿la decisión será antes o después de las encuestas del 6 de marzo?

La mayoría de las tachas contra la inscripción de candidaturas de Todos por el Perú (TPP) objetan que el Jurado Especial de Lima (JEEL) resolviera admitirlas, pese a que su estatuto y órganos de dirección no estaban inscritos conforme a ley, inadecuación confirmada por un fallo en mayoría del  Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Los reclamos señalan diferencias entre las resoluciones de ambos organismos. Si las tachas son rechazadas por el JEEL, lo que está ocurriendo,  las objeciones subirán al JNE vía apelación. Allí habrá una determinación definitiva.
 
 
El presidente del JNE, Francisco Távara, dijo que habrá un pronunciamiento esta semana. No es seguro. Si ocurre después del domingo 6 de marzo, los miembros del JNE decidirán conociendo los resultados de las encuestas que se publican ese día. 

Ámbito JNE

En la confusión pública que generó la controversia, no siempre se considera que las decisiones del JNE y JEEL fueron sobre asuntos distintos. El JEEL vio candidaturas y el JNE la documentación partidaria indispensable para validar elecciones internas, un requisito necesario para la participación electoral. ¿En qué medida la admisión de candidaturas depende de lo resuelto por el JNE? Este es un primer asunto por dilucidar.
 
—El Jurado Electoral Especial debe tomar en cuenta lo resuelto por nosotros —declaró Francisco Távara luego de la primera resolución del 15 de febrero. La declaración era significativa porque Távara había votado en discordia.
 
Pero el JEEL votó en un sentido distinto a la mayoría del JNE. ¿Está el JEEL en posición de desacatar al JNE en este caso concreto? Esta es una segunda cuestión.
 
Al  JNE le corresponde, a través del Registro de Organizaciones Políticas (ROP), controlar los procesos internos partidarios antes de las elecciones. La semana pasada confirmó por mayoría que TPP no tenía estatutos ni Tribunal Nacional Electoral (TNE) en regla. Denegó el procedimiento de subsanación que TPP había presentado. Aunque estos requisitos hasta ahora fueron indispensables para inscribir una fórmula presidencial, el JNE no puede invalidar la inscripción. No en primera instancia.

Eal ámbito del JEE

Solo los Jurados Electorales Especiales tienen atribución para admitir fórmulas presidenciales a trámite. Son autónomos. Ante alguna impugnación, el JNE resuelve. Los JEE también evalúan si, según la ley de partidos políticos, las listas cumplieron los requisitos de democracia interna. Para ello se sirven de la información del ROP. 
 
En su primera resolución, el 15 de febrero, la mayoría de magistrados del JNE estableció que el organismo que integraban era el supremo intérprete de los asuntos que administra el ROP. Esto significa que un JEE no puede sustraerse a su opinión en materia de registro de estatutos y demás instancias partidarias. Sin embargo, el JEE de Lima lo hizo, en su resolución sobre TPP, al dar por habilitados sus estatutos y su tribunal electoral.
 
Es común que ante una modalidad de elección de candidatos no prevista en el estatuto o en la ley, y ante la falta de registro de un tribunal electoral, un JEE rechace una inscripción.
 
Esto acaba de ocurrir con 14 listas parlamentarias de TPP en igual número de lugares. Fueron declaradas improcedentes por jurados electorales especiales de Puno, Moquegua, Madre de Dios, Lima Provincias, Trujillo, Ica, Huánuco, Arequipa, Apurímac, Tacna, Tumbes, Áncash, San Martín y Pasco. Solo fueron tramitadas en Ayacucho, y Ucayali, faltando confirmar lo de Lima. Habrá, entonces, una lluvia de apelaciones.

Cruce de fueros

Es difícil establecer cuáles apelaciones vería primero el JNE. Podría ocurrir que el JNE decidiera antes sobre el caso de una lista de TPP de provincias,  afectando el fondo del expediente de Lima, que concierne a la fórmula  presidencial. 
 
Existe por lo menos un caso en el que el JNE ha admitido, como última instancia, la inscripción de una lista declarada inadmisible por un jurado especial porque su estatuto no estaba inscrito. Ocurrió en las elecciones municipales del 2014. El JNE validó una elección interna del movimiento regional Obras+Obras sobre la base de un estatuto no publicado, advirtiendo que la modalidad de elección era sustancialmente la misma. Podría haber otros casos. Es un dato relevante porque el nuevo estatuto de TPP, como el de Obras+Obras, no cambiaba la modalidad de elección.
 
Tampoco se conoce que un JEE convalidara un tribunal electoral no habilitado por el ROP. Es lo que ha hecho el JEE de Lima, el 25 de febrero pasado, en el caso de TPP. Es el principal punto de colisión con el JNE, que este deberá considerar cuando el expediente del partido regrese a sus manos. 
 
Es necesario tener presente que al actuar en este caso como instancia revisora, el JNE ya no volverá sobre la validez del tribunal electoral y los estatutos. Los defectos ya no admiten discusión. Tampoco si hubo debido proceso al resolver sobre el punto. El pasado 25 de febrero, denegando un recurso extraordinario de TPP, el JNE, por mayoría, determinó que lo hubo. Ahora el JNE va a discutir si, pese a haber incumplido la ley, TPP podría inscribir su lista atendiendo a su derecho a la participación política. Es una nueva discusión, y, en teoría, los magistrados que votaron mayoritariamente podrían darle la razón al TPP. Al revés, también los de la mayoría podrían voltearse.

Un TNE en el aire

Ya hemos visto que existe precedente de aceptación de listas que no habían formalizado sus estatutos. Este es un punto a favor de TPP. Pero será extremadamente difícil la validación de los actos del Tribunal Nacional Electoral, el ente autónomo que supuestamente dirigió la elección de Julio Guzmán y su lista. La minoría del JNE solo ha llegado a considerar aceptable su elección como tribunal, dando conformidad a una asamblea extraordinaria subsanadora del 20 de enero del 2015. Pero no acepta validar sus actos: esto es, el proceso mediante el cual fue elegido Guzmán y el resto de candidatos. En otras palabras, la mayoría y la minoría del JNE consideran insubsanables las actuaciones del TNE.
 
Al admitir a trámite la lista de TPP, el JEE ha ido en contra del pleno del JNE en este punto. Dice que la asamblea extraordinaria convalida no solo la elección del TNE sino también sus actos, e incluso la elección de la fórmula presidencial. Por otra parte, el JEE confronta a la mayoría del JNE en la valoración del derecho a igualdad ante la ley como un principio que impide darle la razón al TPP en sus pretensiones de validación. No ha sustentado las razones que lo obligan a discrepar y a tomar otro camino, 

Varios escenarios

Así las cosas, lo lógico sería que la mayoría del JNE repita su correlación excluyendo a TPP de la justa electoral. Pero no hay por qué guiarse por la lógica con un JNE tan presionado por las encuestas de intención de voto de TPP.  El JNE podría considerar que las tachas no son para ver asuntos de democracia interna, dando la razón al formalismo que ahora sí le parece válido al abogado de TPP. La mayoría de magistrados podría decir que todos sus argumentos que fueron aplicables a la invalidación de los estatutos y TNE del partido, deben ser relativizados ahora que se trata de inscribir sus listas. Para ello tendría que desdecirse de lo que sostuvo respecto de la importancia de la igualdad ante la ley.  Si el JNE va a dar una pirueta tendrá que explicar demasiado.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO