La izquierda, dispersa, buscará sobrevivir en el 2016

Incertidumbre. En el Frente Amplio, aparición de Verónika Mendoza fuera del rubro “otros” abriga cierta esperanza. Mientras, Yehude Simon apela a su “experiencia y corazón”.   

Incertidumbre. En el Frente Amplio, aparición de Verónika Mendoza fuera del rubro “otros” abriga cierta esperanza. Mientras, Yehude Simon apela a su “experiencia y corazón”.   

Los integrantes de la izquierda peruana, fieles a su tradición, competirán entre ellos en las elecciones 2016. El intento de unidad terminó naufragando y hoy tienen tres candidaturas. 
 
De las planchas anunciadas -y que deberán formalizar su inscripción ante el Jurado Nacional de Elecciones en enero-, la que tiene más opción de crecer es la del Frente Amplio FA, que lidera Verónika Mendoza.
 
 
Según la encuestadora GfK, Mendoza parece haber escapado del pantano de los “otros” y ya figura con 2% de intención de voto, una posición que, por cierto, ha despertado
expectativa en sus compañeros de ruta. 
 
“En realidad veo que Verónika es la única candidata de la izquierda. En las recientes encuestas se ha fortalecido”, declaró Marco Arana, candidato a la primera vicepresidencia.  
 
El FA confirmó un acuerdo político electoral y de gobierno con el Partido Comunista, Fuerza Social (al que recientemente renunció Susana Villarán) y el Partido Socialista. 
 
Se sabe que las conversaciones con el Bloque Nacional Popular BNP, de Sergio Tejada, continúan. Este último, por cierto, señaló que todavía no ha tomado la decisión de tentar la reelección e incluso mencionó la posibilidad de construir un proyecto nuevo, aunque pensando recién en los comicios generales del 2021. 
 
Según el diagnóstico de Tejada, las “fuerzas progresistas” viven una “crisis importante”.  
 

Los ejes del FA

 
¿Cómo tiene pensado el FA desarrollar su campaña durante los meses que vienen? 
 
Arana reveló que aquella se basará sobre tres ejes principales. En primer lugar, se recorrerá el país para establecer un contacto directo con la gente. Segundo, se promoverá una presencia importante en redes sociales. Y tercero, se buscará difundir las propuestas de gobierno aprovechando a medios regionales y provinciales.  
 
“Nuestro objetivo político estratégico consiste en derrotar a los que representan el continuismo. Hay un porcentaje de ciudadanos importante que votaría por la izquierda y quiere un cambio”, dijo. 
 
Arana confirmó a este diario que intentará conseguir una curul en el próximo Congreso representando a la región de Cajamarca. 
 
En tanto, el candidato a la segunda vicepresidencia, el economista de la PUCP Alan Fairlie, le dijo a La República que su participación en la plancha del FA no suponía ninguna candidatura al Congreso. 
 

“Soy centro izquierda”

 
Otra candidatura con intenciones de representar al electorado más progresista es la del legislador Yehude Simon. 
 
En un primer momento, Simon, con su Partido Humanista, encabezó el lanzamiento de una confluencia de izquierda, pero esta quedó en nada.
 
Ahora tratará de, por lo menos, no perder la inscripción. "Si lo pienso racionalmente, claro, el primer objetivo es pasar la valla, pero el corazón y la experiencia me lleva a creer que se puede llegar a segunda vuelta", declaró. 
 
Simon aseguró que él es alguien de "centroizquierda". Aparte, reconoció en Mendoza, su competencia, a una "propuesta interesante" con quien mantiene coincidencias. 
"También hay diferencias. Nosotros creemos en la inversión minera, aunque controlada. Empresa que contamine debe ser expulsada", sostuvo. 
 
Simon reconoció que lo ideal hubiese sido presentar una única plataforma. Ya no será posible. La izquierda, por diferencias entre sus miembros, mantendrá la dispersión de las elecciones anteriores. 
 
"La cabeza al Congreso en Lima será Rosa Mavila", adelantó Simon, tratando de parecer optimista. Va a luchar, pero la cancha luce muy inclinada.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO