Fiscalía entrega restos de 21 víctimas de matanza de Chungui a familiares

Ayacucho. Después de 30 años, parientes de comuneros asesinados presuntamente por policías “Sinchis” podràn sepultar a seres queridos. Fiscalía tiene aún caso abierto.   

16 Dic 2015 | 23:30 h

Ayacucho. Después de 30 años, parientes de comuneros asesinados presuntamente por policías “Sinchis” podràn sepultar a seres queridos. Fiscalía tiene aún caso abierto.   

Elías Navarro, Ayacucho 
 
 Después de 31 años de espera, por fin los familiares de 21 comuneros de Chungui asesinados supuestamente por policías y militares en 1984 podrán darles sepultura.
Ayer la fiscalía les hizo entrega de los restos humanos exhumados el año pasado, en los parajes de Paqcha y Chillihua,  en la provincia de La Mar, donde se encontraban enterrados clandestinamente.
 
Entre las víctimas hubo 12  niños y una mujer embarazada,  lo que evidencia que los perpetradores de los crímenes se ensañaron.
Fabián Huamán Contreras recibió los restos de sus tres hermanos Teresa, Pedro y Celedonia. Esta última asesinada junto con cinco menores hijos, mientras que su hermano Pedro fue acribillado al lado de su esposa y tres hijos.
“Llevó un inmenso dolor. No voy a descansar hasta que los autores sean castigados con todo el peso de la ley. Exijo que la fiscalía acelere las investigaciones”, dijo Fabián Huamán.
Para la fiscalía, con esta entrega de cadáveres se cierra el ciclo de dolor para los parientes. Sin embargo, la individualización de los presuntos autores y las circunstancias en que ocurrieron los hechos aún son investigados por la Primera. Fiscalía Penal Supraprovincial de Ayacucho.
 
La masacre fue el 14 de julio de 1984. Los comuneros eran acosados por senderistas que habían convertido en zonas liberadas los caseríos de Chungui.
 
Dolores Guzmán es una de las sobrevivientes. Por suerte escapó de los asesinos, pero hasta ahora vive un trauma psicológico porque vio el asesinato de sus familiares y vecinos.
“A mediodía llegaron unos 50 sinchis con los ronderos de Chupón. Treinta personas adultas y niños fueron detenidos a balazos. Con mi conviviente Simeón Castro  hemos corrido hacia un riachuelo. A mí me dispararon pero no me impactó las balas. Cuando regresé al lugar encontré que los detenidos estaban sentados en el suelo con las manos atadas y sus hijos estaban a su lado llorando”, cuenta Dolores.
 
Indicó que ese día fueron detenidas 30 personas y algunas torturadas acusándolas de senderistas. Esta misma tarde, dijo que los "Sinchis" obligaron a los comuneros a cavar fosas donde los enterraron tras acribillarlos.
 
"Escuché que la gente gritaba y empezó la balacera. Los enterraron en esa fosa”,contó.
 
Dolores contó que los demás fueron interrogados a golpes toda la noche hasta las 7 am, hora en que fueron llevados a la segunda fosa donde fueron acribillados y sepultados.
 
 “Fue espantoso. No tuvieron compasión de los niños ni de una mujer embarazada y los acribillaron con ráfagas. Yo también estaba embarazada y lloraba de miedo sin poder hacer nada”, recuerda.
 
Fiscalía: No colaboran en la investigación 
 
El presidente de la Junta de Fiscales Superiores de Ayacucho, Javier Anaya Cárdenas, responsabilizò al Ejército por el retraso en las investigaciones.
 
Indicó que la institución castrense no colabora con dar información a la Fiscalía y sus respuestas han sido siempre evasivas.
 
"El Ejército señala que no tiene reportes en archivo. Eso dificulta las investigaciones para individualizar a los presuntos autores de los crímenes en Chungui", sostuvo el magistrado.
 
De otro lado, otro sobreviviente de la masacre, Cirilo Huamán Casa, se sumó a la exigencia de Dolores Guzmán para que se identifique y sancione a los culpables de los crímenes. 
 

 

Te puede interesar