Cusco celebra derogatoria de "ley antipatrimonio" y pide Ministerio de Cultura

Otro modelo. Una de las medidas sería exigir transferencia de esta cartera, de tal manera que la política nacional sobre cuidado de bienes históricos se dicte desde Ciudad Imperial.

Otro modelo. Una de las medidas sería exigir transferencia de esta cartera, de tal manera que la política nacional sobre cuidado de bienes históricos se dicte desde Ciudad Imperial.

Ni bien aterrizó en suelo cusqueño, a las siete y cuarenta y cinco de la mañana, el gobernador regional Edwin Licona enrumbó hacia la Plaza Mayor de la ciudad para -junto al alcalde encargado Richard Suárez- presidir el izamiento de la Bandera Nacional y la del Tahuantinsuyo. 

PUEDES VER: Machu Picchu: National Geographic nomina a ícono turístico peruano en importante premiación

Fue un gesto en señal de triunfo por la derogatoria del decreto legislativo 1198 o 'Ley Antipatrimonio', ocurrida en la víspera.

No obstante, las autoridades y ciudadanos son conscientes que la anulación de la norma solamente impide que los complejos incas sean entregados a manos privadas, mas no mejora la protección y conservación de los bienes patrimoniales. 

De ahí que más allá de la eliminación del decreto es necesario, según los gobernantes y varios expertos, cambiar el modelo de gestión patrimonial que impera en Cusco desde hace casi 30 años.

Licona y Suárez anunciaron, sin dar muchos detalles del qué y cómo, acciones para mejorar la política patrimonial en la región imperial. 

La idea es valorizar e incluir en corredores turísticos alrededor de 3 mil bienes patrimoniales que actualmente están abandonados. Estos están ubicados principalmente en provincias del interior de la región. 

Lo que pasa es que la Dirección Desconcentrada Cusco del Ministerio de Cultura apenas puede cuidar unos 2 mil bienes incas. "Tiene un presupuesto muy bajo para abarcar toda la riqueza cultural. Debe tener más dinero para intervenciones", advierte el congresista Hernán de La Torre.

Para el especialista en temas de patrimonio, Rosano Calvo Calvo, ha llegado el momento de elaborar una política integral de recuperación y proyección del patrimonio que debe empezar con la transferencia del Ministerio de Cultura a manos del Gobierno Regional Cusco. "Debemos tener autonomía, sólo así se puede articular una política regional en materia de patrimonio", anotó.

En esa misma dirección se pronunció el secretario general de la Federación Departamental de Trabajadores de Cusco (FDTC), Wilfredo Álvarez Illapuma. "Hay una ardua tarea para que la protección del patrimonio sea realmente eficiente".

Urge la reingeniería del modelo actual, explica Calvo, porque actualmente sólo se presta atención a un puñado de bienes incas como Machu Picchu, Ollantaytambo, Pisac, Moray, entre otros en el Valle Sagrado de los Incas; mientras que en el Centro Histórico de la Ciudad Imperial el interés está en la Fortaleza Inca de Sacsayhuamán y sus alrededores. 

Te puede interesar