RODRIGO CUBA EN VIVO CON MAGALY MEDINA - sigue el minuto a minuto de la entrevista en exclusiva EN VIVO - Mira el debate presidencial en Colombia que definirán las elecciones 2022

Caso Odebrecht: Juez Moro condenó a 12 años de prisión a Antonio Palocci, ex ministro de Lula

La Republica
Plataforma_glr

Antonio Palocci, el exhombre fuerte del Partido de los Trabajadores que habría pedido a Odebrecht apoyar la campaña del expresidente Ollanta Humala el 2011 cumplirá pena de 12 años y dos meses de prisión por delitos de corrupción y lavado de activos. 

Ex hombre fuerte del Partido de los Trabajadores (PT) y exministro de Lula y Dilma Rousseff, Antonio Palocci fue condenado por el juez Sergio Moro a 12 años y 2 meses de prisión por haber acordado el pago de "sobornos entre el grupo Odebrecht y agentes del Partido de los Trabajadores" y participar en el pago ilegal y posterior lavado de más de 10 millones de dólares para financiar campañas políticas en Brasil.

Detenido desde agosto pasado, esta es la primera sentencia que el juez Moro dicta contra Palocci. Aún tiene otros procesos pendientes por lo que las penas, que en Brasil se suman, podrían superar los 30 años de prisión, señaló la prensa brasileña.

Puedes leer: Buscan interrogar a Antonio Palocci

Según Marcelo Odebrecht, fue Antonio Palocci quién le pidió apoyar la candidatura del expresidente Ollanta Humala en las elecciones del 2011 con un aporte de 3 millones de dólares. Palocci también evalúa acogerse a la delación premiada en Brasil para evitar más condenas.

El exministro apeló el veredicto, pero continuará con prisión preventiva. El juez Moro decretó que continúe detenido, pues se trata de un personaje poderoso con conexiones con personas poderosas por lo que estando en libertad podría influir irregularmente en las acciones de la justicia.

Además, indica el juez en su sentencia, todavía no se han recuperado todos los fondos de los crímenes que se le atribuyen, haber influido como Ministro de Economía a favor de Odebrecht en 19 contratos con Petrobras

También anota que muchos de los crímenes cometidos se realizaron utilizando cuentas secretas en el exterior o traspaso de bienes en Brasil, lo que hace dificil controlar las actividades del condenado con otras medidas cautelares.

El juez Moro también defendió las "delaciones premiadas", como única forma efectiva de combatir el crimen organizado y la corrupción. "Nuestro sistema de justicia requiere que las personas que van a dar testimonio ante la Corte tengan conocimiento del caso y, frecuentemente, las únicas personas que califican como testigos para crímenes serios son los propios criminales".

Anota: "Los líderes de las mafias usan subordinados para hacer el trabajo sucio. Ellos permanecen en sus lujosos cuartos y envian a sus soldados para matar, mutilar, extorsionar, vender drogas y corromper agentes públicos. Para dar fin a eso, para llegar a los jefes y arruinar sus organizaciones es necesario hablar con los subordinados y hacer que se conviertan en topos. Sin eso los grandes peces permanecen libres y usted solo atrapa a los bagres. Bagres criminales con certeza, pero con la funcion de asistir y evitar que los tiburones sean procesados. Delatores, informantes, co-conspiradores y cómplices son nacesarios para proteger a la comunidad contra los criminales".

Sin embargo, subraya que la colaboración premiada siempre debe ser tomada con reserva hasta que se confirme la palabra del criminal con pruebas independientes. Criticar la delación premiada solo favorecen la ley del silencio, el omerta de las organizaciones criminales, indicó.

El juez también estableció que es posible cometer crímenes de corrupción y lavado de activos en forma simultánea, y negarlo solo genera impunidad para los criminales y favorece su especialización.