Capital privado en salud

grupo larepublica
Plataforma_glr
2015 M09 22 | 23:30 h

Solo atesoran ganancias

Miguel Palacios Celi, médico cirujano.
 
La actual reforma de salud direccionó el dinero hacia el mercado asegurador y la integración vertical de los oligopolios conformados por clínicas, aseguradoras, gran capital financiero con una realidad y los empleadores de miles de médicos. El sector privado en salud ha crecido y facturó el último año US$ 1,200 millones, que representa casi el 30% del presupuesto que el Estado destina a la salud de los peruanos (S/. 13,721 millones). La tasa de crecimiento de los privados es 18% y tienen un millón 800 mil asegurados, de modo que el capital financiero ya está obteniendo ganancias, pero sus clínicas no mejoran cualitativamente pues otorgan citas lejanas y siempre hay aglomeración de pacientes en la consulta externa y en los servicios de ayuda diagnóstica. El sector privado apenas tiene 1,500 camas que representan el 15% de las camas hospitalarias del país, muy lejos de lo recomendado por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud. La situación debería cambiar para atender la demanda.
 

Clara ausencia del Estado

Rosa Mavila, congresista AP-FA.
 
Si bien es de conocimiento público que se ha incrementado el presupuesto para el sector Salud tras la grave crisis que se vivió con los días de huelga de diversos grupos de trabajadores, el Estado debe preocuparse por gestionar los recursos del sector en beneficio de sus asegurados. Se debe llamar a consensuar, pues no es posible que no se invierta en camas, en contratar profesionales competentes, que además estén bien pagados. Debemos priorizar, dentro de la cadena de negocio que representa también el rubro, que los pacientes son primero, planteando un sistema justo, coordinado y bien atendido. Hace falta equipamiento, medicinas, un orden en la atención a los pacientes, nuevos sistemas para el control del historial médico. No puede ser que nuestros compatriotas tengan que irse a otros países para realzar sus tratamientos y gasten bastante dinero en ello. El Estado debe propiciar el diálogo para cambiar esta  condición, de lo contrario, la precaria situación del sector Salud seguirá así por muchos años.