El proyecto de reforma electoral tiene vacíos notables

Plataforma_glr
18 Sep 2015 | 18:30 h

Urgen cambios de fondo. JNE y la ONPE advierten que medidas incluidas en la autógrafa no ayudan a fortalecer la democracia interna de los partidos ni el control sobre sus fondos privados. Fredy Otárola asegura que debate no ha acabado. 

El dictamen del Congreso que plantea una serie de reformas a la ley electoral tiene importantes vacíos que no permiten afianzar la democracia interna de los partidos políticos ni el control sobre su financiamiento. 
 
Aunque el mencionado proyecto debió verse en el pleno del jueves, la discusión se postergó. El presidente de la Comisión de Constitución, el nacionalista Fredy Otárola, explicó que el aplazamiento respondió a una "falta de tiempo", porque el debate del informe final sobre el caso Áncash se dilató. 
 
Este dictamen, sin embargo, no parece dirigirse en la dirección correcta, advirtieron el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).
 
Efectivamente, la revisión de la propuesta de ley llevada al pleno del jueves deja en claro que temas puntuales que habían sido propuestos por los entes electorales no han sido incluidos, al menos por el momento. 
 
Por ejemplo, en ninguna parte se contempla la participación del JNE y de la ONPE (ni del RENIEC) en las elecciones internas de los partidos para escoger a sus autoridades y candidatos a ocupar cargos de función pública. 
 
Estos tres organismos propusieron en su momento que el RENIEC elabore el padrón, la ONPE organice las elecciones internas y el JNE resuelva aquellas controversias que pudieran presentarse y fiscalice el proceso en su conjunto.
 
Un segundo aspecto controversial es la omisión de sanciones efectivas en caso de que los partidos no cumplan con rendir cuentas, sobre todo en lo que concierne al financiamiento de fuentes privadas. 
 
Y un tercer punto que también ha motivado la preocupación desde los entes electorales es la pretensión de elevar, del 20% al 25%, el número de candidatos (por ejemplo, al Congreso) que pueden ser elegidos directamente por los partidos. Esto es, sin pasar por el tamiz de una elección interna en la que participen los afiliados.

“Sigue el debate”

Estos cuestionamientos de fondo fueron desarrollados en un comunicado conjunto del JNE y la ONPE, difundido en los medios de comunicación. 
 
Un comunicado que al parecer no cayó bien a Otárola, cuya comisión es la encargada de sustentar el proyecto de reforma. 
 
En conversación con La República, Otárola aseguró que los temas a los que aluden el JNE y la ONPE son aún materia de debate dentro de la comisión que dirige. 
 
Consultado entonces sobre por qué se envió al Pleno un dictamen que no contiene todos los cambios esperados, respondió que "una parte está más avanzada que la otra". 
 
Además, aseguró que el proyecto que espera su turno en el Pleno sí cuenta con "cambios trascendentales". Mencionó, por ejemplo, todo lo relacionado con la regulación de la propaganda política. 
 
Según la autógrafa, las organizaciones políticas estarán prohibidas de entregar u ofrecer "dinero, regalos, dádivas u otros obsequios de naturaleza económica". Además, la propaganda electoral deberá respetar los principios de legalidad, veracidad y autenticidad. 
 
No obstante, y a pesar de las buenas intenciones, los expertos han llamado la atención sobre la necesidad, urgente, de que la reforma amplíe su horizonte para atacar problemas de fondo. 
 
En ese sentido, el politólogo  y ex jefe de la ONPE Fernando Tuesta adelantó en una reciente columna que, dado que la iniciativa (tal como está) no trata "el pernicioso voto preferencial" ni precisa "medidas efectivas y severas de control del financiamiento privado" ni promueve elecciones internas con la intervención de los organismos electorales, la consecuencia puede ser "una contrarreforma política". 
 
Otárola, en todo caso, aseguró que el proyecto de ley sobre el financiamiento partidario que trabaja la Comisión de Constitución sí incluirá sanciones para aquellas agrupaciones que no cumplan con informar sobre los aportes privados que reciban. Dijo también que la comisión discutirá sobre el voto preferencial y el problema del transfuguismo. 
 
"No es bueno que entre los organismos electorales y el Congreso el intercambio sea a través de comunicados", dijo en referencia al anuncio del JNE y la ONPE. Su incomodidad era evidente. 

Mariano Cucho: "Las reformas buscan fortalecer a los partidos"

“Nuestra intención no es cuestionar, en absoluto. Por el contrario, reconocemos la disposición del Poder Legislativo por la aprobación de normas como la curul vacía, las modificaciones al procedimiento de revocación de autoridades regionales y municipales, y la ventanilla única de antecedentes de los candidatos, pero aún restan temas importantes”, declaró el jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Mariano Cucho.
 
En referencia al comunicado que la ONPE y el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) publicaron haciendo notar los principales vacíos de la reforma electoral, Cucho señaló que el objetivo es que se incorporen medidas adicionales a las ya aprobadas "para brindar mayor legitimidad a las elecciones internas y promover la transparencia de las finanzas en los partidos políticos".
 
Advirtió que la actual ley de partidos no establece mayores sanciones frente a faltas relacionadas con las finanzas partidarias. Insistió en que en el dictamen del Congreso se incluya un cuadro de multas. Comentó que esto ayudará a los partidos a protegerse de una eventual infiltración de dinero de fuentes ilícitas.