Daniel Ivoskus: “En América Latina se ha avanzado en profesionalizar las campañas”

Presidente del Comité Organizador de la Cumbre Mundial de Comunicación Política. Licenciado en Comercialización en la Universidad de Palermo.

Presidente del Comité Organizador de la Cumbre Mundial de Comunicación Política. Licenciado en Comercialización en la Universidad de Palermo.

Para el especialista en comunicación política Daniel Ivoskus, en América Latina cada vez más se ha tendido hacia campañas electorales profesionalizadas. Además, sostiene que el voto de los ciudadanos es emotivo. "Las 72 horas previas a la elección son claves", asegura.  
 
¿Cuánta incidencia tiene el papel de un asesor de imagen en una campaña para definir una votación?
 
Bueno, la imagen en definitiva es una percepción que adquiere el ciudadano. Pero esa imagen uno la construye con posicionamiento y contenido. A veces se trata de simplificar la imagen de un candidato para las elecciones.
 
¿Cómo se estila hoy trabajar la comunicación política? ¿Hay planes a largo plazo, o en cambio se alista todo para la etapa final de la campaña?
 
Hay toda una planificación de campaña. En Latinoamérica se ha avanzado mucho en la profesionalización de las campañas electorales. Específicamente, en la planificación de una campaña existen distintas etapas. Hay que hacer un análisis de cada proceso electoral y de cada candidato. No es lo mismo el inicio de una campaña de un candidato conocido que de uno desconocido.
 
¿Qué tiene más incidencia en el elector? ¿La imagen o el mensaje?
 
Lo que tiene mayor incidencia es cuando la imagen coincide con el mensaje. A veces se quiere poner en distintos marcos conceptuales la imagen contra el mensaje. En realidad, una campaña exitosa es aquella en la que se logra que la imagen, el mensaje, y el propio candidato y el partido sean un único elemento. 
 
Tenemos un abanico de candidatos que están enfrentándose en una serie de denuncias. ¿Este amasijo de ataques puede generar que los casos se neutralicen y que la población se desoriente?
 
Más que desorientarse, yo creo que todo se neutraliza, porque, digamos, se piensa que toda la clase política es lo mismo. Las sospechas de corrupción y los denunciados ya son moneda corriente, así que esos temas dejan de ser elementos distintivos y por eso pierden sentido en una campaña electoral. Claro, siempre es posible que aparezca alguien que todavía no está en el tablero electoral, que pueda ser diferente,  y que  rompa con ese modelo, pero eso está por verse todavía.
 
He escuchado a un analista decir que hace falta en el Perú un candidato que genere un enganche emocional con el electorado. ¿El voto es emotivo?
 
Por supuesto que sí. El 95% de la decisión del voto es emocional y un 5% es racional. Siempre vemos encuestas pero esas son fotografías de un momento dado en un contexto dado, cuando las personas están pensando por quién van a votar. En realidad, las claves de una elección son las 72 horas previas.  Para entonces, ya se trabajó  la campaña durante un largo plazo.
 
¿Han perdido espacio las ideologías en las campañas?
 
Una campaña no se trata de armar eslóganes vacíos, sino de darle contenido a lo que está en la cabeza de la ciudadanía. Esto de derecha e izquierda en Latinoamérica ha quedado demostrado que cada vez tiene menos preponderancia. Yo no soy partícipe de la muerte de las ideologías en la política, pero sí considero que hay un terreno difuso.
 
¿La tendencia en Latinoamérica es a despercudirse de las ideologías?
 
Hay una tendencia a hablar de los problemas ciudadanos. La inseguridad, la educación, la salud, son temas centrales y claves que buscan un abordaje y una solución. 

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO