Piden 15 años para Venero por desfalco de US$ 170 mlls en el gobierno de Fujimori

Se hace justicia. La fiscalía también reclama 60 millones de soles como reparación civil por los actos de corrupción del extestaferro de Vladimiro Montesinos que desfalcó a la Caja Militar con la complicidad de altos mandos de las FFAA y la PNP.

27 Ago 2015 | 4:25 h

La vida apacible del empresario Víctor Alberto Venero Garrido fue interrumpida intempestivamente cuando la policía lo arrestó y envió al penal de Canto Grande, el 21 de agosto. Venero, el empresario que se enriqueció mediante operaciones corruptas durante el gobierno de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, se creía librado de los diversos procesos de corrupción que enfrenta. 
 
De acuerdo con fuentes del Poder Judicial, del Ministerio Público y de la Procuraduría Anticorrupción, la justicia de Estados Unidos amplió las causales de la extradición de Venero, quien fuera traído al Perú el 25 de febrero del 2001, luego de fugar a Miami a los pocos días del derrumbe del gobierno fujimorista.
 
La defensa de Venero creía que, si bien las autoridades norteamericanas habían ampliado la extradición, el tribunal mantendría la comparecencia restringida dictada contra el empresario. 
 
Pero no era así. El Ministerio Público, basándose en la ampliación de la extradición, y en el hecho de que Venero se había fugado una vez, reclamó la detención del testaferro de Montesinos ante la Primera Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior. El tribunal dispuso aprehender al empresario.
 
La fiscalía acusa a Venero de haber organizado, en colusión con los directores de la Caja de Pensiones Militar Policial –generales del Ejército, la FAP y de la Policía Nacional, además de varios vicealmirantes y contraalmirantes–, digitados por Montesinos, fraudulentas operaciones inmobiliarias con propiedades de la institución por más de 170 millones de dólares.
 
Venero y sus cómplices, con la aprobación del ex asesor de Fujimori, también compraron a precios sobrevalorados inmuebles con fondos de la Caja Militar.

Repartición de coimas

Por otros juicios en los que resultó condenado, Víctor Alberto Venero deberá pagar 11.5 millones de soles de reparación civil a favor del Estado. Ahora, el Ministerio Público demanda también que el testaferro de Montesinos abone 60 millones de soles por los actos que se le imputan.
La fiscalía además ha solicitado 15 años de cárcel para Venero.
 
Durante las audiencias, se leyeron las declaraciones que Venero hizo en otros procesos judiciales, en las que admite que conspiró con Vladimiro Montesinos para desfalcar a la Caja Militar.
 
Según Venero, el ex asesor le pidió tres condiciones para defraudar a la Caja Militar: "Primero, que en las compañías participantes no figurara mi nombre, porque en algunos periódicos ya aparecía relacionado con Montesinos. Segundo, que le diera a él una 'comisión' o (coima) que iba a salir de las 'comisiones' que yo ganaría. Y, tercero, que los procesos de licitación o compras figuraran como 'legales' para no perjudicar a la Caja".
 
En estos actos de corrupción también participaban propietarios de constructoras que se prestaban al juego pagando sobornos.
 
Venero lo señaló así: "Se pagaba el 10% o 12% del valor de la venta total de la construcción. Los montos a pagar se amortizaban según el avance de las obras y se repartía del siguiente modo: el 70% para Montesinos y el 30% nos repartíamos entre mis socios y yo. Por su parte, Juan Valencia Rosas (el segundo testaferro de Montesinos) separaba fuertes  sumas de dinero que eran para pagar a los directores de la Caja  Militar como 'comisiones' por Fiestas Patrias y Navidad. Las sumas eran de 5 mil dólares por persona".
 
Por este motivo, en el mismo proceso contra Venero y Rosas se encuentran comprendidos ex directores y funcionarios de la Caja Militar, así como empresarios privados.
 
Entre ellos figuran los generales FAP Danfer Suárez Carranza y Miguel Morón Buleje; los generales del Ejército Luis Pérez Documet, Marco Rodríguez Huerta y Heli Vallejo Zapata; el general de la PNP Néstor Tafur López; y los contraalmirantes Jorge Gálvez Villarroel, José Duffóo Boza y Mario Gálvez Pinillos.
 
Con ellos, el ex gerente general Javier Revilla Palomino y el ex asesor legal  Ángel Puccio Arana.
 
También los "asesores"  Miguel Aguirre Rodríguez, Kenny Valverde Mejía, Óscar Barco Lecusan y Néstor Rojas Godínez. 
 
Además, el empresario Luis Piccini Martin.
 
De acuerdo con las fuentes de la Caja Militar, el desfalco afectó severamente a los millares de pensionistas de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

"Venero todavía tiene mucho que declarar"

El procurador anticorrupción Joel Segura destacó la importancia del encarcelamiento de Víctor Venero. 
 
“La detención permite asegurar su presencia en los juicios. En los últimos meses EEUU amplió los pedidos de extradición a efecto de que Venero sea procesado en los casos que tiene abiertos en el Perú", dijo Segura.
 
"Venero tiene pendiente una lista de 13 casos, por los que también se ha pedido a las autoridades norteamericanas la ampliación de extradición, y ahora Venero podrá rendir cuentas a la justicia peruana", explicó el procurador.
 
"Venero todavía tiene mucho que declarar sobre estos casos que están vinculados con su rol y su relación con Vladimiro Montesinos en el desfalco a la Caja de Pensiones Militar Policial. Su detención va a permitir que responda definitivamente  a todos los cargos que el Estado peruano le ha formulado", arguyó Segura.

Claves

Cuando estaba internado en el penal San Jorge, Venero salía de ese presidio para atenderse supuestamente en el Hospital de Neoplásicas.
 
Las autoridades descubrieron que esas salidas eran para mover algunas de sus cuentas o realizar coordinaciones para su defensa. 
 
Pero esta vez el testaferro de Montesinos no podrá repetir la misma treta para burlar la prisión.

Te puede interesar