Yeni Vilcatoma se retiró llorando del cónclave fujimorista | FOTOS EXCLUSIVAS

Plataforma_glr
16 M09 2016 | 03:10h

Keiko Fujimori preside reunión desde el mediodía tras rumores de posible renuncia de Vilcatoma a la bancada.

Actualización

La legisladora de Fuerza Popular, Yeni Vilcatoma, abandonó la reunión que sostiene desde el mediodía la bancada de Fuerza Popular en el club La Hacienda, en el distrito de La Molina, donde se evalúa su situación en el grupo parlamentario, luego de que la mesa directiva le abriera un proceso disciplinario por infringir el reglamento interno del partido.

A su salida del local, Vilcatoma lucía desencajada y con los ojos llorosos, por lo que especula que en el cónclave naranja se habría acordado su retiro del grupo parlamentario mayoritario en el Congreso con 73 escaños.

Información previa

Después de que Fuerza Popular abrió un proceso disciplinario contra la congresista Yeni Vilcatoma, los integrantes de la bancada se reúnen a esta hora para definir una posición sobre el caso que ha originado fricciones al interior del partido. Keiko Fujimori llegó hasta el lugar para presidir la reunión.

PUEDES LEER: "A Vilcatoma la quieren ejecutar por revelar rostro del fujimorismo", afirma Olivera

La cita tuvo su inicio al mediodía, hora en que la lideresa fujimorista hizo su aparición en las instalaciones del club La Hacienda, en el distrito de La Molina.

Anoche, la congresista Yeni Vilcatoma se pronunció luego de que la mesa directiva del fujimorismo le abriera un proceso disciplinario sobre los últimos altercados con sus colegas de bancada Úrsula Letona y Héctor Becerril.

La parlamentaria no solo consideró "injusto" afrontar una evaluación al interior de la agrupación política, sino que aseguró que Becerril casi la agrede físicamente este jueves, por lo que ella decidió acusarlo ante la Comisión de Ética Parlamentaria.

Desde el jueves ha trascendido que Vilcatoma hará pública su renuncia a la bancada en las próximas horas, después de las discrepancias al interior de la bancada. El problema tuvo su origen por un impasse con Úrsula Letona, quien habría cuestionado su proyecto de ley sobre las procuradurías.