- Yenifer Paredes se entregó y permanece en la Diviac
- Benji Espinoza se retracta y sigue siendo el abogado de Pedro Castillo
Política

Villa Stein habría absuelto a Fujimori por el caso “prensa chicha” porque “no hay pruebas”

Plataforma_glr

Según información obtenida por La República, la  Sala Penal Permanente, que preside el vocal supremo Javier Villa Stein, anuló la sentencia que recibió el expresidente Alberto Fujimori, por haber ordenado el financiamiento de la llamada “prensa chicha”, por intermedio de su asesor personal, Vladimiro Montesinos.

Fuentes judiciales y fiscales coincidieron en señalar a La República que la sentencia de la sala de Villa Stein admitió el recurso de nulidad que planteó el defensor de Fujimori, William Castillo Dávila, después que la Cuarta Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Lima, condenara al ex jefe de Estado a ocho años de cárcel y al pago de tres millones de soles por haber dispuesto no solo la ejecución sino también el financiamiento de las campañas de difamación de la “prensa chicha” controlada por el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), contra opositores al gobierno y periodistas independientes.

PUEDES VER: Abogado de Fujimori confirma que Villa Stein anuló sentencia a su patrocinado

Durante los feriados por Fiestas Patrias, la sala que preside Javier Villa Stein resolvió el caso a favor de Fujimori bajo el forzado argumento que durante el proceso judicial no se probó que éste mandó disponer de fondos públicos para solventar a la “prensa chicha” que manejaba Montesinos.

Sin embargo, de acuerdo con la sentencia de la Cuarta Sala Penal Liquidadora, del 8 de enero de 2015, quedó demostrado que Fujimori ordenó a Montesinos y a los jefes militares a desviar fondos para financiar a la “prensa chicha”, no solo para atacar a los opositores del régimen, sino también para las campañas electorales reeleccionistas del ex presidente.

En ese sentido declararon, además del mismo Vladimiro Montesinos, el ex jefe nominal del SIN, contralmirante Humberto Rozas Bonucelli; y los ex comandantes generales del Ejército, José Villanueva Ruesta; de la Marina, Américo Ibárcena Amico; y de las Fuerza Aérea, Elesván Bello Vásquez; entre otras altas autoridades de las Fuerzas Armadas.

La campaña de difamación estuvo destinada a difamar a los periodistas de investigación que destapaban los actos de corrupción del gobierno, como ocurrió con las fraudulentas adquisiciones de armamento, que descubrió el jefe de la Unidad de Investigación de La República, Ángel Páez.

Las campañas de descrédito también se organizaron contra políticos de oposición. Luego los ataques del SIN mediante la "prensa chicha" se dirigieron al fundador y director de LA REPÚBLICA, Gustavo Mohme Llona.

Según el fallo judicial que Fujimori no sabía nada de la “prensa chicha” y que tampoco dispuso financiarla, es como afirmar que el ex jefe de Estado desconocía de la existencia del Grupo Colina y de los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta.

Una reciente publicación del portal de investigación periodística “Ojo Público”, reveló incrementos patrimoniales importantes de Javier Villa Stein, César Hinostroza Pariachi y Josué Pastrana Pariona, precisamente los magistrados que suscribieron la virtual absolución de Fujimori por el caso “prensa chicha”.

En represalia por la publicación, Javier Villa Stein, que antes de ejercer como vocal supremo era un notario más de Lima, denunció a “Ojo Público” ante la Autoridad Nacional de Protección de Datos Personales, porque supuestamente los periodistas violaron información privilegiada. Nada más falso. Se trataba de data pública.

Lo niega

Pese a la información a la que tuvo acceso La República, Villa Stein ha negado que ya se tenga una deicisión final al respecto. Indicó a un medio local que la sentencia se conocerá entre mañana y el viernes.

Villa Stein tiene un historial de sentencias a favor del fujimorismo

También archivó el caso de la fraudulenta operación de venta que hizo Fujimori de un inmueble de su propiedad a favor de una empresa de fachada avalada por los hermanos Vito y Jorge Rodríguez Banda, propietarios del Grupo Gloria y financistas s de las campañas electorales del ex presidente.

Con la venta ficticia de su vivienda Fujimori pretendió justificar el pago de los estudios de su hija Keiko Fujimori en Estados Unidos. Está comprobado que resultó falsa la maniobra, pero no para Villa Stein.