Las consecuencias del nefasto autogolpe de Estado

Plataforma_glr
3 04 2016 | 23:31h

Alberto Fujimori salió en televisión nacional el 5 de abril de 1992 para disolver el Congreso de la Repùblica y declarar un estado de emergencia.

El autogolpe de estado, llevado a cabo por Alberto Fujimori el 5 de abril de 1992, significó el recorte de libertades y derechos civiles durante la década de los años 90.
 
Esa noche, hace 25 años, Fujimori declaró la suspensión de la Constitución, la clausura del Congreso y la intervención del Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, la Contraloría General y el Tribunal de Garantías Constitucionales. A continuación enumeramos las consecuencias del autogolpe a corto, mediano y largo plazo.
 

Intervención de los medios de comunicación

Todos los medios de la capital fueron asediados la noche del autogolpe. Minutos antes de que Fujimori saliera en televisión, tropas llegaron a las puertas de cada medio para informar sobre un supuesto ‘complot’, ese fue el pretexto que usaron para ingresar. 
 
Testimonios de periodistas de La República narran cómo luego de ingresar los militares revelaron sus verdaderas intenciones. El objetivo era “evitar una tergiversación” de lo dicho por Fujimori.
 
Los militares intentaron esa noche modificar titulares y vetar contenido del diario. Razón por la cual se decidió que, el día siguiente al autogolpe, La República saliera con varias páginas en blanco como forma de protesta por lo ocurrido.
 
La compra de líneas editoriales, el manejo de los llamados diarios Chicha que servían para atacar a todo aquel que se opusiera al régimen son herencia de ese momento de la historia de la patria.

Violación de libertades

La misma noche del 5 de abril las fuerzas militares avalaron el autogolpe de Fujimori y salieron a las calles a reprimir cualquier protesta. Es recordado cómo los militares se dispusieron en las puertas de edificios gubernamentales y hasta los domicilios de algunos representantes parlamentarios.
 
La instauración de una nueva constitución enmarcó el recorte de derechos laborales y sociales, claro ejemplo son las cientos de familias que aún no pueden encontrar justicia para sus familiares muertos o desaparecidos, pues sus restos no han sido encontrados. 

Cambio en la mentalidad política

Las debilitadas instituciones políticas que afrontaron el autogolpe de Fujimori fueron derribadas hasta sus cimientos. Desde los años 90 se implantó una nueva forma de entender la política, denominada por muchos como Pragmatismo.
 
Como señala Jo-Marie Burt, politóloga y profesora en la George Mason University, esta lógica no es ajena a otros países que han enfrentado crisis económicas y sociales. En los Estados Unidos, por ejemplo, desde los ataques del 11-9 se instauraron una serie de políticas que violan los derechos humanos.

A nivel económico

El autogolpe de estado tuvo el respaldo de una mayoría de la población debido a dos factores: relanzar la economía nacional y contener el avance de Sendero Luminoso a como de lugar, como apunta Gustavo Pastor miembro del Observatoire Politique de l'Amérique latine et des Caraïbes.
 
Otra medida del gobierno de Fujimori fue crear la SUNAT (Súper Intendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria), para aumentar la presión tributaria en el país y llenar las arcas fiscales.
 
“El estado buscó atraer las inversiones y los capitales extranjeros suprimiendo todos los controles en los mercados de cambio y de capitales y al mismo tiempo aumentado la tasa de interés del país”, señala Pastor.
 
Durante el gobierno de Fujimori también se despidieron a la mitad de los funcionarios públicos y se desreguló el mercado de trabajo. 

Corrupción generalizada

Este mal que fue personificado en cada uno de los denominados ‘vladivideos’ encarnó los peores momentos del gobierno peruano. La compra de líneas editoriales, jueces, fiscales y congresistas derrumbó la confianza del país en las instituciones.
 
Lo que registró Vladimiro Montesinos en cada uno de sus videos fue una presentación que nunca antes se había visto en la historia del Perú: los bloques de dinero que gustosos recibían aquellos que acudían a la denominada ‘salita del SIN’.