¡Que pase el desgraciado! El día que Keiko Fujimori descubrió que Montesinos era una “mala persona”

Plataforma_glr
22 Feb. 2016 | 06:42h

La propia Keiko Fujimori reveló la fecha exacta del día en que se enteró de la vinculación de Montesinos con actividades ilegales.

¿En qué momento Keiko Fujimori supo que Vladimiro Montesinos estaba relacionado con actividades criminales?

PUEDES LEER: César Acuña: "Keiko Fujimori vivió en el SIN con Vladimiro Montesinos"

¿En 1996, cuando el narcotraficante “Vaticano” acusó a Montesinos ante un tribunal de cobrarle sobornos de 50 mil dólares mensuales para permitirle exportar cocaína?

¿En 1997, cuando la prensa reveló que el asesor de inteligencia de presidente Alberto Fujimori declaraba millonarios ingresos a la Sunat que no correspondían a un funcionario público?

¿En 1998, cuando quedó en evidencia que Montesinos financiaba a la “prensa chicha” con fondos del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) para difamar a políticos de oposición y periodistas independientes?

La propia Keiko Fujimori reveló la fecha exacta del día en que se enteró de la vinculación de Montesinos con actividades ilegales. Fue el 28 de febrero del 2000, seis años después de haber asumido como primera dama y poco antes de que terminara el gobierno de su padre.

Sin embargo, ahora la candidata presidencial asegura que siempre se pronunció “contra la presencia de Vladimiro Montesinos”, y disculpa a su padre por no haberse percatado de las dimensiones que había alcanzado el hombre con quien despachaba todos los días en Palacio de Gobierno o en el SIN: “(Montesinos) poco a poco fue ganando espacio y poder a lo largo de muchos años. Mi padre no se dio cuenta del poder que él estaba alcanzando” (“Punto Final”, domingo 17 de enero).

El 10 de enero de 2001, Keiko Fujimori detalló ante la comisión investigadora que presidía David Waisman cómo fue que se enteró del oscuro poder de Montesinos:

-Dígame ¿en qué momento, cuándo y cómo, usted descubre lo que es Vladimiro Montesinos?

-Cuando me doy cuenta de lo que estaba ocurriendo con la familia Martínez y Baraka (socios de la pesquera Hayduk). Al encarar al doctor Montesinos y decirle lo que estaba ocurriendo, el solo hecho que él diga que no iba estar aclarando cada versión que se dé acerca de él; el que él no haya tratado de esclarecer, implicaba su complicidad -para mi forma de pensar-, en el caso Hayduk. Es ahí cuando me doy cuenta que este señor es un desgraciado, perdón la palabra.

Keiko Fujimori no ha vuelto a llamar “desgraciado” a Montesinos en público.

En la misma sesión, Keiko Fujimori reconoció que luego de graduarse en la Universidad de Boston, en 1997, al retornar al Perú vivió una época en el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), donde despachaba el “desgraciado” Montesinos.

-Antes de eso ya se había hablado mucho de Vladimiro Montesinos, incluso su señora madre ya había tenido algunas referencias que debieron haber sido escuchadas en su momento sobre Vladimiro Montesinos. ¿Eso no la llamó a una reflexión sobre el caso Montesinos?

-Sí, cuando regresé después de haberme graduado, seguíamos yendo a veces al Servicio de Inteligencia a descansar por motivos de seguridad porque ese miedo también le habían creado a mi padre. Cuando regreso de Estados Unidos le pido a mi padre, por favor, quedarnos en la residencia de Palacio de Gobierno, porque para mí el departamento que se había instalado en el Servicio de Inteligencia me hacía mucho daño porque una de las razones principales del divorcio de mis padres había sido el doctor Montesinos, pero no me había involucrado, digamos, en ese tema.

En la misma presentación ante la comisión Waisman, le preguntaron a Keiko Fujimori por qué no actuó antes del año 2000, cuando salieron en evidencia las relaciones de Montesinos con las matanzas del grupo Colina -conformado por agentes del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) que estaban bajo su mando-, o se hicieron públicas las torturas infligidas a la agente de inteligencia Leonor La Rosa, acusada de filtrar información a la prensa.

Ella dijo que no tenía pruebas.

-Cuando suceden todos los hechos que le imputan a Montesinos, no solamente los últimos del enriquecimiento, sino la participación en lo de Barrios Altos, en lo de La Cantuta, lo de Leonor La Rosa, ¿usted no se pregunta y no le pregunta a su padre por estas acusaciones contra él?

-Yo estaba estudiando fuera y escuchaba eso. Obviamente, le preguntaba (a mi padre); pero me decía que había una campaña en contra del doctor Montesinos para que lo saquen de su lado.

-Bueno, eso es lo que contestaba; ¿pero qué cosa es lo que usted pensaba? Porque, incluso, yo recuerdo cuando firma los planillones para el referéndum, en donde usted opinaba de una manera discrepante a la oficial.

- Bueno, no habían pruebas concretas; pero a mí me parecía, tal como lo dije también públicamente, que ya la presencia del doctor Montesinos era muy negativa.

El 17 de septiembre de 2001, Keiko Fujimori se presentó ante la comisión investigadora que presidía Mauricio Mulder y ratificó que recién al final del tercer gobierno de su padre se enteró del oscuro poder de Montesinos.

Exactamente fue el 28 de febrero del 2000, cuando fue a visitar a las hermanas Miriana y Ana Isabel Martínez, recluidas en el penal de Chorrillos acusadas de narcotráfico. Las hijas del dueño de la corporación pesquera “Hayduk”, Eudocio Martínez, le dijeron a la primera dama que Montesinos maniobró para enviarles a la cárcel porque el empresario se negaba a pagar un millonario soborno.

Luego de abandonar Chorrillos, Keiko Fujimori buscó a Montesinos en el SIN y este le respondió que no haría nada al respecto. A continuación, enfurecida, ella habló con su padre para contarle lo malvado que era su asesor personal.

Sin embargo, Alberto Fujimori no le dio crédito a lo que le dijo Keiko Fujimori, como ella lo explicó ante la comisión investigadora. No creyó lo que las hermanas Martínez afirmaban. Sin embargo, indultó a las hijas del empresario Eudocio Martínez.

Después del incidente, todo continuó dentro de la normalidad del régimen. Vladimiro Montesinos se mantuvo como jefe de facto del SIN y la propia Keiko Fujimori siguió como primera dama, hasta que se difundió el primer “vladivideo”, el 14 de septiembre de 2000, y se inició el derrumbe del gobierno.

Esto es lo que declaró Keiko Fujimori a la comisión Mulder: en sus propias palabras, no fue precisamente la heroína de la lucha contra el montesinismo, como hoy afirma:

-¿Usted llegó a hablar en algún momento con Vladimiro Montesinos este tema (de las hermanas Martínez)?

-En el mes de febrero cuando voy a visitarlas a la cárcel y ellas me cuentan de la solicitud del dinero, salgo con tal indignación que decidí ir a ver al doctor Montesinos al Servicio de Inteligencia y preguntarle cara a cara, que me diga él si era cierto o falso lo que estaban contándome. Él me dijo que era falso. Entonces yo le dije, bueno, si esto es falso por qué no hace usted que se enteren en el Poder Judicial que usted no está de por medio porque están utilizando su nombre y utilizando su nombre están haciendo esta injusticia. Él me dijo que él no iba a hacer eso porque era una pérdida de tiempo y ahí me doy cuenta que él era una persona mala, porque no quería perder su tiempo esclareciendo un tema así.

-¿Y cuándo fue después usted donde su padre le comunicó exactamente esta apreciación, en el sentido de que Vladimiro Montesinos era una persona mala, era una persona taimada?

-Le conté todo. Le conté de la injusticia de las chicas, lo que ellas me habían dicho. Le dije lo que me contó el doctor Montesinos que él no estaba detrás de este caso. Pero, obviamente, también le di mi parecer. Después él me dijo: “Estoy tranquilo que el doctor Montesinos no esté detrás de esto”. Esas fueron sus palabras.

-¿Quiere decir entonces que era verdad, de acuerdo a la versión del ingeniero Fujimori que Vladimiro Montesinos no estaba detrás de esto, como le dijo a usted?

-No entiendo su pregunta.

-El ingeniero Fujimori, o sea, su padre, le dijo: Estoy tranquilo de que Vladimiro Montesinos no esté detrás de esto ¿no es cierto? Entonces, quiere decir que de acuerdo a su padre ¿Era cierto lo que le había dicho Vladimiro Montesinos a usted en el sentido de que él no estaba detrás de esto?

-Simplemente le conté lo que el doctor Montesinos me había dicho, porque se corrían muchas versiones, pero a mí me dejó esa mala impresión. O sea, el que él no pudiera hacer algo, simplemente lo que yo le solicitaba era que, que dijera en el Poder Judicial, que se haga saber que él no tenía nada que ver porque estaban utilizando su nombre para hacer todas estas cosas.

En la mencionada sesión de la comisión investigadora Keiko Fujimori no relató ningún otro enfrentamiento con Vladimiro Montesinos, muy probablemente porque su padre respaldaba ciegamente a su asesor personal.

Efectivamente, Keiko Fujimori, según su versión, insistió a su padre que apartara a Montesinos. Pero fracasó en sus intentos. Fujimori prefirió confiar en su asesor que en su primera dama.

-¿Cuándo fue la conversación, la discusión, el consejo –o como usted quiera llamarlo-, (…) en la que usted expuso con firmeza su punto de vista (sobre Montesinos) y cuál fue la respuesta concreta de su papá?

-Bueno, después de darme cuenta, como ya lo he contado anteriormente, de la clase de persona que era Montesinos, a partir de ese momento constantemente le sugerí a mi padre que retirara o que alejara al doctor Montesinos. La respuesta de él era que confiaba en él y que todo lo que se decía con respecto a él era una campaña sucia. Pero él en el mes de junio hizo el anuncio que él va a salir del Servicio de Inteligencia y que ocuparía un cargo público (Nota: Nunca sucedió el cambio, por el contrario Fujimori renovó su confianza en Montesinos). Las razones de por qué no lo sacó antes, no las conozco.

Quince años después de esta declaración, ¿Keiko Fujimori lo sabrá ahora?

View post on imgur.com
View post on imgur.com